Un niño con discapacidad mató al padre
El riesgo de las armas

Un nene de 11 años, que tiene un retraso madurativo, mató a su padre de un escopetazo en la espalda, en el partido bonaerense de Berazategui.

Según confirmaron fuentes policiales, el hecho ocurrió el martes pasado por la tarde en una casa ubicada en la calle 12 al 3246 entre 132 y 133, del barrio 12 de octubre de Berazategui, cuando el hombre, Alcides Lavandeira, un trabajador municipal de 51 años, recibió un disparo en la espalda de una escopeta que habría sido manipulada por su hijo. Aparentemente, el chico habría sacado la escopeta calibre 28 de abajo de la cama.

Tras el hecho, el hombre fue trasladado al Hospital Evita Pueblo, pero murió horas más tarde producto de la gravedad de la herida del balazo recibido en la espalda del lado izquierdo.

En el momento del hecho, en la casa estaba la hermana del niño, quien se estaba bañando cuando escuchó el disparo.

Según contó la hija de la víctima, de 19 años, ante efectivos policiales de la comisaría 1ª de Berazategui, ella escuchó una detonación cuando estaba en el baño y al salir, se encontró con la escena en la que su padre se encontraba tendido en el piso de la cocina. En fiscal Federico Weinstein caratuló el hecho como “homicidio”.

El cuerpo de la víctima fue trasladado a la morgue judicial donde se le realizó la operación de autopsia, pero los resultados no trascendieron. En el lugar del hecho los efectivos que participaron del operativo secuestraron una escopeta marca Brenta, calibre 28, y una vaina servida también calibre 28 marca Orbea.

El fiscal Weinstein ordenó realizar una serie de medidas y peritajes y en las próximas horas determinará la situación procesal del chico.

Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ