Comienza el Festival Internacional de Armónica en Lavardén
Cuando la armónica es protagonista
Con la presencia de músicos nacionales e internacionales, la armónica conoce la tercera edición de una celebración internacional que es única en el país. Cierra la noche la música de un legendario exponente del instrumento: Lee Oskar.
Leyenda viva. Lee Oskar cerrará el festival en la Lavardén.Leyenda viva. Lee Oskar cerrará el festival en la Lavardén.Leyenda viva. Lee Oskar cerrará el festival en la Lavardén.Leyenda viva. Lee Oskar cerrará el festival en la Lavardén.Leyenda viva. Lee Oskar cerrará el festival en la Lavardén.
Leyenda viva. Lee Oskar cerrará el festival en la Lavardén. 

“Feliz y contento de que el festival se haya vuelto estable. Es una tercera edición, es la mayor de las alegrías”, dice Martín Chemes. El III Festival Internacional de Armónica de Rosario tiene lugar hoy, a partir de las 20, en el Teatro de Plataforma Lavardén (Sarmiento 1201), y en palabras de su impulsor: “Estoy contento de brindar a la ciudad un evento que prestigia y difunde el instrumento que me apasiona y con el que trabajo desde hace 15 años”.

De manera acorde con las ediciones anteriores, Chemes señala que se contará con la participación de armonicistas de la ciudad “que sean de distintos géneros: folklore argentino y sudamericano, tango, jazz, rock, reggae, y también géneros como músicas étnicas. Hay que sacar a la armónica del universo en el que generlamente se la encasilla, al estar vinculada con el blues. Lo cierto es que ha crecido de tal manera que conoce diferentes posibilidades”, dijo.

Entre las figuras partícipes, destacan Martín Guzmán (San Juan), Huguis López (Tucumán) acompañado por el prestigioso guitarrista Federico Verteramo (Buenos Aires), y Mirian Asuad (Corrientes). La presencia más relevante es la del legendario Lee Oskar, armonicista norteamericano cuyo vínculo con Chemes conoce ya una década. Oskar, de hecho, supo venir a Rosario en la primera edición del festival. “En este momento no hay en el país otro festival internacional de armónica como éste. Oskar vino y dio su apoyo a la primera edición en 2016, y ahora vuelve a visitarnos”. En cuanto a los laureles del maestro, mejor dejar que el discípulo los refiera: “Lee Oskar tiene más de 50 años de trayectoria, ha ganado múltiples premios, ha tocado y grabado con Jimmy Hendrix, tocó más de diez años con Eric Burdon -el cantante de The Animals-, estuvo con Tony Bennett y Willie Nelson. Ha ganado premios Grammy, y continúa muy vigente: el último premio lo ganó hace dos años con la canción Timber, que la canta Pitbull; él grabó la armónica y fue el productor artístico. Además, viene a presentar material de su próximo disco. Es el más grande de la historia, por su influencia y por darle un rol preponderante a la armónica. En la música de Lee Oskar, la armónica canta. Él fue el pionero de todo esto, hoy hacemos muchos esto, liderando y cantando con la armónica”.

—Retomar su legado, te debe significar de manera especial.

—Tengo la suerte de vivir hace 15 años de la música y para mí no es nada extraño. Pero siempre que lo cuento la gente no imagina que lo hago a través de la armónica y sin irme de Rosario, si bien viajo todo el tiempo. Viajo mucho dando seminarios y tocando en festivales alrededor del mundo; el año pasado estuve en Estados Unidos, recorriendo distintas ciudades. Y lo importante es que en estos viajes ya se sabe y se habla de este festival.

—¿Qué permitieron las ediciones anteriores?

—Tuvimos la suerte de que las dos ediciones fueran a sala llena y eso ha permitido que el evento siga creciendo. He notado que la sala no se llena sólo con gente del mundillo de la armónica, sino que hay músicos en general, y que la gente se acerca. Cada armonicista viene también con sus músicos y se arma una propuesta musical más global. Al final de cada edición hacemos un sorteo, y tenemos la ilusión de que quien gane no haya tocado nunca la armónica. De hecho, en la edición pasada regalamos, al igual que lo haremos en esta edición, una armónica bañada en oro de la marca Lee Oskar. La ganó una señora que se había enterado por el diario, fue con unas amigas y salió encantada con una armónica.

—¿En qué consiste tu nuevo material?

—El festival permite que en la ciudad confluyan distintos músicos. El año pasado vino un muy buen armonicista de Chile, Cristian Inostroza, acompañado por el guitarrista, cantautor y compositor, Jano Letelier. Con Letelier empezamos a charlar y darnos cuenta de que tenemos lugares comunes, y que había mucha música que nos unía. De allí salió Canciones que nos unen, en donde intentamos rescatar el cancionero popular trasandino de música argentina y chilena, desde Charly García, Fito Páez, Luis Alberto Spinetta, Mercedes Sosa, Jorge Fandermole, León Gieco, a Victor Jara, Illapu, Inti Illimani, Violeta Parra, La Ley, Los Prisioneros, Los Ángeles Negros. La verdad es que vamos fusionando ambas músicas, muy variadas, desde rock a cuecas, chacareras, chamamés. Tuvimos la suerte de presentarlo en nueve ciudades de Chile con un éxito bárbaro. También tiene una veta educativa, hemos dado charlas y seminarios en colegios primarios, secundarios y en universidades de Chile, y pensamos hacer lo mismo en Rosario.

El cierre del festival estará a cargo de Lee Oskar, cuya banda de músicos nucleará los talentos rosarinos de Leo Moyano (guitarra), Pipo Piantino (saxo), Tato Mamet (batería), Marcelo Vizzari (piano), y Tutu Rufus (bajo).

Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ