La penosa experiencia griega con el FMI y el retorno de Argentina a sus programas de ajuste
“Es como huir de la cárcel y querer volver”
Stelios Kouloglou, eurodiputado griego, de Syriza, habla de lo que dejó en Grecia la prolongada dependencia del FMI. “Admiten sus errores, pero los vuelven a repetir”, señala. Su visión sobre la crisis económica mundial y el avance de la ultraderecha.
Kouloglou: “Es increíble lo que retrocedió Argentina en estos años; Macri debe ser un ser excepcional”.Kouloglou: “Es increíble lo que retrocedió Argentina en estos años; Macri debe ser un ser excepcional”.Kouloglou: “Es increíble lo que retrocedió Argentina en estos años; Macri debe ser un ser excepcional”.Kouloglou: “Es increíble lo que retrocedió Argentina en estos años; Macri debe ser un ser excepcional”.Kouloglou: “Es increíble lo que retrocedió Argentina en estos años; Macri debe ser un ser excepcional”.
Kouloglou: “Es increíble lo que retrocedió Argentina en estos años; Macri debe ser un ser excepcional”. 
Imagen: Kala Moreno Parra

Grecia logró poner fin en junio a siete años de “programas de austeridad” del FMI. “Tenemos miedo que si ganara la derecha las elecciones, regrese el Fondo y se apliquen las mismas medidas que hoy ejecuta Macri en Argentina”, señaló Stelios Kouloglou, eurodiputado de Syriza, coalición gobernante en Grecia. Kouloglou participó en Buenos Aires (también estuvo en Montevideo, para acompañar a trabajadores en huelga de hambre contra los despidos de la brasileña Petrobras, concesionaria de la distribución de gas en una zona de la capital uruguaya) de diversas actividades vinculadas a la próxima reunión del Grupo de los 20 en esta ciudad. Aunque en la entrevista con PáginaI12, explicó que, a diferencia de otros integrantes de la delegación, que se limitaron a las tareas oficiales y a concurrir a los encuentros con las autoridades, él busco tomar contacto con organizaciones sociales y representantes de la oposición. “Tuve una larga conversación con Cristina (Kirchner) sobre los estragos que provocó la política del FMI en Grecia, y la preocupación que me transmitió de lo que está sucediendo con la economía y la situación social en Argentina. A la vicepresidenta (Gabriela Michetti) también le hablé del FMI cuando estuve en Casa de Gobierno; le dije que ‘Vengo de Grecia, conocemos muy bien lo que son esas relaciones, Argentina también las conoce; si han decidido ir para ahí, sólo me queda decirle: Buena suerte’. Se debe haber entendido la ironía, porque todos se echaron a reír”. 

–¿Y cuál es la experiencia que podría transmitirse de lo que pasó en Grecia con los programas del FMI? –le preguntó PáginaI12 al visitante. 

 –La verdad es que Grecia tuvo grandes sufrimientos por seguir los programas del Fondo. El propio FMI admitió que cometió errores en la formulación del sendero para volver al crecimiento. El PBI perdió 25 por ciento en dos años, como nunca había ocurrido en la historia. Dos millones de personas desocupadas, 30 por ciento de la población activa desempleada y 40 por ciento entre los jóvenes, es decir una situación de miseria económica. Ahora bien, reconocieron su error pero no pagaron por sus errores. Pero resulta que esos mismos errores son los que repiten en diferentes países, a lo largo y ancho del mundo, insistiendo con los mismos programas. Les ocurrió en Ecuador, en Argentina ya antes de 2001, y eso no les genera a ellos ninguna responsabilidad, ni la lección les sirve para no volver a repetirlo. Por ortodoxos, van a volver a hacer lo mismo. Como el alcohólico que llega al hogar y le pega a su mujer, que a la mañana siguiente le pide perdón pero a la noche lo volverá a hacer.

–¿Son errores o una política deliberada para garantizar el pago de deudas y provocar cambios estructurales en la economía?

–Es una combinación de incompetencia y de servir a los intereses de multinacionales. Ellos tienen un plan, en Grecia era la privatización, lo tenían en mente como objetivo estratégico. Aeropuertos que fueron entregados (14) a sociedades alemanas, fuertemente vinculados a los bancos acreedores. Era una condición para acceder a los créditos de refinanciación. Pero de los primeros créditos, el 93 por ciento del dinero jamás llegó a Grecia, sino que fueron abonados directamente a los acreedores: los grandes bancos alemanes y franceses. 

Cuando la crisis empezó, los bancos franceses y alemanas quedaron muy expuestos. No había garantías que respondieran por esas deudas. Con el primer acuerdo (2011), en el primer año se dispuso que los países asumieran la deuda que tenían los bancos, de modo que ya no eran los bancos los que se sentarían a negociar sino que Grecia quedó frente al FMI, el Banco Central Europeo y la Comisión Europea (la troika). Después de eso, Grecia  entró en un estado de dificultad más profunda, porque ya no era un compromiso con privados, sino un compromiso con el conjunto de la Eurozona. Ya no se trataba de bancos que hubieran hecho un mal negocio prestando irresponsablemente: se trataba de que, si Grecia no pagaba su deuda, eran los contribuyentes germanos o franceses, los ciudadanos, quienes sufrían las consecuencias. Eso también generó una situación de discriminación contra los griegos en esos países centrales de Europa. Así era el juego.

–Recientemente, Grecia abandonó los programas del Fondo. ¿En qué mejoró?

–Está mejor que antes. El Fondo Monetario salió en el último verano, finalizó el programa. Ojalá no vuelvan. Como bien puede entender la gente en Argentina: mientras se está en un programa de créditos condicionados del Fondo, no tienes ningún tipo de soberanía económica. El sistema consiste en tener intervenido cada ministerio, cada área de gobierno intervenida por el FMI. Esa es la verdadera historia. Por ejemplo, en Grecia en nombre de los compromisos con el Fondo y la libertad económica, el Ministerio de Transporte fue inhibido de cualquier acción que pudiera acometer contra Uber (la plataforma digital de contratación de autos con chofer para traslado de personas), por más que se tratara de políticas en defensa de los taxistas. Fue el Fondo el que dijo: no puede hacerlo. Y lo mismo se repite en cada país en que el FMI interviene. Es equivalente a quedar sometido a la condición de colonia: las decisiones las toman ellos, no se discuten. Si no obedeces, no tendrás el dinero que necesitas para no caer en default. Te conviertes en una especie de adicto a la heroína: empiezas a inyectártela y luego necesitas más y más para poder seguir viviendo.   

–Regreso a la relación entre Grecia y Argentina. Ustedes seguían con mucha atención el proceso argentino antes de llegar Syriza al gobierno. ¿Qué es lo que observan hoy con atención de Argentina?

–Sí, estamos siguiendo este proceso. Y tenemos miedo que el FMI retorne, que si la derecha ganara en Grecia en las futuras elecciones, pretenda aplicar las mismas medidas que Macri, y que el FMI vuelva para prestar su acuerdo. Estoy teniendo la sensación de ver a la Argentina deteriorada, drásticamente. Estoy pensando que este sujeto, Macri, debe ser una persona excepcional, porque en tan solo dos años, desde que yo estuve la última vez, fue capaz de cambiar todo. Más que duplicó la deuda externa, casi duplicó el desempleo, duplicó la pobreza, no duplicó sino que multiplicó varias veces los precios de los servicios públicos y destruyó la moneda nacional. Es muy difícil para una sola persona, para un solo gobierno, haber logrado hacer tanto en tan poco tiempo. Ahora mismo, en Grecia la derecha está proponiendo las mismas políticas. Nos asusta, realmente, que el FMI pueda regresar. Se me hace la idea de alguien que se escapa de la cárcel, y piensa que tendrá que volver o desea volver.

–Usted es miembro de la Comisión de Seguimiento de las revelaciones de los Panama Papers y otras vinculadas a la evasión y las guaridas fiscales. ¿En qué instancia están de las investigaciones? 

–En el Parlamento europeo hay un creciente interés por este asunto de la evasión de capitales y la colocación en paraísos fiscales. Estamos tratando de investigar que sucedió y los mecanismos que se han utilizado. Porque la corrupción por vía de evasión fiscal ha sido una de las causas principales de la injusticia social. Estamos investigando a toda la gente involucrada en los Panama Papers, los políticos y los demás. Sabemos que el presidente Macri esta involucrado, aunque parece que no tuviera ningún problema con eso. No es solo Macri, mucha gente de su gobierno también. Me da la sensación de que fuera una condición para ser miembro del gobierno en Argentina, figurar en los Panama Papers.

Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ