LO VI EN INSTAGRAM
Julián Sorter
www.instagram.com/juliansorter

Si hay alguien inquieto en el mundo de las artes visuales emergentes, ese es Julián Sorter. Todas sus obras son pregnantes, no se olvidan fácilmente. Pensemos si no en ese muñeco gigante, más grande que el tamaño real de su autor; su falso doppelgänger hecho de papel, cartón y cinta scotch. “Me llamo Julián”, la instalación del año pasado. La escultura incluía un audio que además de darle la bienvenida al potencial visitante, tratando de “dialogar” con él, en un momento confesaba: “Igual, este no soy yo, yo estoy en la cocina, tomando algo, charlando, o no.” Aunque, conociendo un poco a la Julián, lo más probable es que, efectivamente, estuviera charlando. Siguiendo en la línea de esos papeles impresos con fotos que recubren cuerpos, Sorter fue más lejos (no sólo geográficamente) a principio de este año, cubriendo esta vez su propia piel con impresiones en papel que conformaban algo así como un yuppie híbrido entre Ben Affleck y/o Leo DiCaprio (léase chongo cis hegemónico). Ese engendro básicamente no hacía otra cosa que fumar tabaco industrial y sacarse selfies subido a una tarima en la Residencia Lagos de la Ciudad de México. Hablando de pregnancia, fue inolvidable su perfo en la Bienal del Pensamiento Paralelo de 2016: “Ojitis”, Sorter empezaba la acción “en cuatro” y en calzoncillos, mostraba sus propias nalgas en las que había dos perfectos ojos dibujados, uno en cada cachete. “Hablando con la titiritera Flor Carrizo, descubrí que muchas de mis obras están atravesadas por la idea del títere aunque no esté trabajando sobre títeres específicamente.”¿Intención animista? Julián nos cuenta que esta obra nació de la inquietud que le generaba cómo, de alguna manera, personificamos las partes del cuerpo dándoles entidad más allá de nuestro propio ser. “Decimos el dedo del pie, por ejemplo, esa forma de nombrarlo me parece entre rara, útil y divertida.” Los ojos del culo. Esa misma performance se complejiza en el ciclo Perfuch de 2016 con cuatro nalgas y cuatro ojos en una intervención callejera. “Colonia Express”, en la eidición 2017 del ciclo, lo encontró vestido de dama antigua en un carruaje tirado por caballos debajo de una tormenta (real) impresionante. “Me inspiré en la novela argentina Más allá del horizonte, no sé si la conocen.” Nos dice, y no podemos dejar de pensar en qué va a hacer en la Perfuch de este año. No les pensamos spoilear nada.

Julian Sorter presenta su nueva performance: “Bohemios y Funebreros”, dentro del marco de “Perfuch 3D, mostra di arte performática” el día 16 de diciembre en UV Estudios.

 

Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ