Para Rossi, es posible derrotar a Cambiemos
"El 70 por ciento de los argentinos no quiere que Macri siga"
De cara al año electoral que comienza, el diputado por Santa Fe aseguró que “si la oposición logra una única referencia electoral, gana las elecciones en primera vuelta". También dijo que se encuentra trabajando en un gran frente en torno al PJ que incluya dirigentes no kirchneristas.
Agustín Rossi sueña con un gran triunfo opositor en las elecciones presidenciales.Agustín Rossi sueña con un gran triunfo opositor en las elecciones presidenciales.Agustín Rossi sueña con un gran triunfo opositor en las elecciones presidenciales.Agustín Rossi sueña con un gran triunfo opositor en las elecciones presidenciales.Agustín Rossi sueña con un gran triunfo opositor en las elecciones presidenciales.
Agustín Rossi sueña con un gran triunfo opositor en las elecciones presidenciales. 
Imagen: Noticias Argentinas

Agustín Rossi se refirió hoy a la carrera electoral y aseguró que “si la oposición logra una única referencia electoral, gana las elecciones en primera vuelta". El diputado por Santa Fe y precandidato presidencial consideró además que aquellos que ponen reparos en compartir un espacio con la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner "tienen en realidad otras motivaciones y la usan como excusa".

“Nosotros venimos trabajando en un gran frente electoral que se está conformando alrededor del Partido Justicialista (PJ), y se empezaron a incorporar dirigentes no kirchneristas, por decirles de alguna manera, como Felipe Solá, Hugo Moyano, Héctor Daer, Hugo Yasky”, contó Rossi, quien destacó que “por primera vez, los distintos referentes de distintos matices del movimiento obrero convergen en un mismo espacio político electoral”. Además dijo que habló con Fernando “Pino” Solanas y que “Proyecto Sur se va a incorporar” al armado.

Resaltó que las PASO servirán para clarificar el panorama de las candidaturas dentro del espacio. “Uno siempre imagina una lista única, pero me parece que lo que hay que hacer en este caso es convocar a todos y si hay diferencias, que se diriman en las PASO”, manifestó Rossi, quien subrayó que “no es una cuestión de gustos” la posibilidad de desalojar a Cambiemos de la Rosada en primera vuelta “porque el 70 por ciento de los argentinos no quiere que Macri siga”.

El ex ministro de Defensa advirtió que si el espacio opositor “divide su voto en tres o cuatro opciones, obviamente que el único que celebra es” el actual mandatario. “El diablo va a meter la cola sin dudas, y el diablo es Macri, que va a intentar que la oposición no pueda unificarse”, añadió.

De este modo minimizó las chances de una tercera alternativa. “Veo dos bloques tensionados”, dijo al tiempo que señaló que “habrá que ganar con una coalición amplia y gobernar con más actores aún que los que integran esa coalición” y que por lo tanto será necesario “construir consenso permanentemente”.

No dudó en definir a Cristina como “la figura política más importante que tiene la oposición” y que “no hay otro dirigente que tenga el nivel de consenso de ella ni la dimensión de estadista”, a la vez que manifestó que “es la que mayor potencial electoral tiene” y que “su rol va a ser de protagonismo” aun si no fuera candidata. "No creo en eso de que si no está Cristina, yo voy. O vienen con Cristina o no vienen. Me parece que es una excusa", apuntó sobre los dirigentes renuentes a sumarse.

Sobre la posibilidad del desdoblamiento de elecciones en la provincia de Buenos Aires, Rossi caracterizó ese escenario como “la prueba más clara de la debilidad del Gobierno y del Presidente. Si Vidal no quiere estar con Macri, ¿quién va a querer estar? Es la admisión de que van a perder las elecciones nacionales”. A su juicio, la gobernadora “decide independizar su suerte” de la del mandatario, y si se concreta ese proyecto “es la antesala de la derrota a nivel nacional”.

Finalmente, en diálogo con Télam, Rossi puso el acento en la cuestión económica y llamó a “quebrar la inercia económica de la recesión” a partir del próximo 10 de diciembre, para así “devolverle a la gente el poder adquisitivo que tenía en diciembre de 2015”. Propuso para ello “un proceso de sustitución de importaciones, con una baja de la tasa de interés y regular el mercado cambiario”, además de dejar de financiar con deuda la fuga de capitales.

En cuanto a la relación con el FMI, llamó a “quitarle dramatismo”, y sugirió “adecuar el plan financiero que tiene acordado el Gobierno, ya que creo que es de cumplimiento imposible, no para el próximo gobierno, sino para este”. En su opinión, el problema no es el Fondo, sino el propio Gobierno. “No nos va a ser muy difícil superar al peor equipo de los últimos 50 años”, cerró.

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ