El gobierno porteño fomenta el uso de la bicicleta, pero no protege a los ciclistas
No es seguro pedalear por la ciudad
Faltan registros oficiales sobre accidentes y muertes en las ciclovías, están mal señalizadas y peor mantenidas y no se previene sobre cruces peligrosos o zonas de riesgo. Los homenajes a ciclistas muertos para exigir justicia, prevención y soluciones.

Sofía Oswald tenía 26 años cuando murió atropellada por un colectivo de la línea 126 mientras circulaba con su bicicleta por el barrio de San Telmo el 3 de enero de 2018. A un año de su muerte, su familia y amigos convocan a participar de un homenaje para reclamar justicia y visibilizar el riesgo que corren cada día quienes eligen usar la bicicleta como medio de transporte en la ciudad. 

La ausencia de políticas de seguridad vial para los ciclistas, la falta de registros oficiales con datos sobre accidentes y muertes en las ciclovías, la mala señalización, la falta de mantenimiento de las mal llamadas bicisendas (son ciclovías) y la ausencia de información sobre zonas de riesgo, intersecciones peligrosas y con mayor flujo de tránsito, entre muchas más irregularidades, ponen en evidencia la ausencia del gobierno porteño a cargo de Horacio Rodríguez Larreta que, por un lado fomenta el uso de la bicicleta pero, por otro, no concientiza sobre este medio de transporte que crece día a día en las calles y que pone en riesgo la vida de los ciclistas.

El homenaje a Sofía es organizado y convocado por Masa Crítica, un movimiento de ciclistas urbanos que reivindican el derecho a transitar en bicicleta de forma segura como una alternativa para cuidar la salud y el medio ambiente.

“Se ha incrementado notoriamente la cantidad de siniestros y accidentes viales vinculados con ciclistas en el ámbito de la Ciudad. Es realmente un caos. Cada vez son más las personas que usan este medio de transporte y eso está buenísimo, pero la realidad es que no hay una política pública más allá de las bicisendas. Falta mucho por hacer”, dijo Gabriel Becker, abogado de la familia de Sofía, en diálogo con PáginaI12. 

“Ni hablar con el fenómeno nuevo de los chicos que trabajan haciendo repartos en bicicleta para empresas como Rappi o Glovo. Cada vez hay más coches, más motos y más bicicletas, pero no hay controles ni educación vial. Por un lado se fomenta el uso de la bicicleta y se construyen las bicisendas pero, por otro lado, faltan políticas públicas vinculadas a la educación vial”, agregó.

La causa por la muerte de Sofía está en el Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional Nº 43, a cargo del juez Pablo García de La Torre, y la fiscal es Cinthia Oberlander. Eduardo Emilio Farías, chofer de la línea 126, está imputado por el delito de “homicidio culposo agravado”, pero recién se le tomará declaración indagatoria el próximo 5 de febrero, trece meses después del accidente que se llevó la vida de la joven. 

El abogado de la familia de Sofía explicó que Farías estaba citado a declaración indagatoria para el pasado 17 de octubre, “pero su defensa solicitó una postergación alegando que le faltaban elementos de prueba para proceder a una estrategia de defensa”.

“Ahora estamos a la espera de la indagatoria y de lo que resuelva el juzgado. Existen probadas y sobradas pruebas que ameritan su procesamiento. Es una persona que obró de manera imprudente y vulnerando normas de tránsito. Lo de Sofía no fue un accidente, fue un siniestro”, aseguró.

“Es evidente la responsabilidad del conductor. En ese momento, en la calle Perú al 900, donde se produjo el siniestro, había un container de la mano derecha y de la mano izquierda una obra de la empresa AySA que reducían notablemente la calzada. Esto obligaba al conductor del colectivo a circular con extrema prudencia, a baja velocidad y a no intentar sobrepasar a la bicicleta, que estaba a su derecha. Pero él no tuvo en cuenta este deber de cuidado que debía contemplar y, al no tener lugar para pasar, en lugar de permitir que la ciclista pasara primero, le puso el freno detrás de la bicicleta para apurarla y luego la sobrepasó de forma totalmente imprudente, desestabilizando al rodado, haciendo que Sofía se cayera y su cuerpo fuera arrollado por el colectivo, lo que le causó la muerte en forma inmediata”, detalló el abogado.

Becker hizo especial hincapié en la necesidad de políticas públicas de educación vial y prevención de accidentes que tengan en cuenta a los ciclistas como nuevos actores en el tránsito en la ciudad.

Marcelo Calderón es integrante de Masa Crítica hace más de ocho años y trabaja como repartidor en la empresa Rappi. Consideró que las campañas para ciclistas del Gobierno de la Ciudad son “lamentables” y coincidió con el diagnóstico de Becker. 

“En la Ciudad de Buenos Aires no hay datos sobre accidentados en bicicletas, por eso no se toman muchas políticas públicas y las que se toman son muy decadentes”, opinó Calderón.

En ese sentido, el activista señaló que las campañas de educación vial para quienes circulan en bicicletas “son dirigidas desde las páginas oficiales de Facebook, no hay mucha difusión y mayormente nadie las ve”. 

“La primera campaña consistía en que la Policía de la Ciudad nos decía cómo teníamos que andar en bicicleta. La segunda daba consejos para salir el fin de semana a andar en bicicleta. Nosotros discutimos esa idea porque no vemos solamente a la bicicleta de forma recreativa, sino que trabajamos y nos transportamos en ella”, agregó. 

Recientemente, la Secretaría de Transporte de la Ciudad realizó una singular campaña de concientización sobre normas de tránsito y convivencia destinada a los ciclistas. La campaña se realizó en Recoleta, Almagro y Palermo durante noviembre y diciembre y consistía en grupo de concientizadores que interpelaba a través de emojis a quienes circulaban en bicicleta mientras estaban detenidos en los semáforos. “Supuestamente era para concientizar sobre cómo andar en bicicleta. Si no tenías casco, iba una carita triste, si te detuviste bien antes de la senda peatonal, una carita feliz. Nos pareció muy ridículo. Una campaña de educación vial tiene que ser contundente y masiva”, sostuvo Calderón. Además, para ejemplificar el desinterés y la falta de cuidado a los ciclistas subrayó que ni siquiera “cuando alquilás las bicicletas del Gobierno de la Ciudad te dan casco ni te exigen su uso”.

Esta tarde Calderón participará junto a sus familiares y amigos del homenaje a Sofía Oswald e Isabel Vera, otra joven que falleció en un siniestro vial cuando transitaba por la ciclovía en el barrio de Caballito, sólo una semana después de la muerte de Sofía.

Bajo la consigna “Más seguridad para los ciclistas”, Masa Crítica convoca a las 16 a una bicicleteada desde el Obelisco hasta las bicicletas blancas que se colocan en homenaje a las víctimas de accidentes viales. “Ellas no quisieran que estemos tristes sino alegres en la lucha. Están todos invitados a pasar un momentito por cada bici blanca que colgamos. Pedimos justicia, concientización y educación vial, memoria y alegría”, sostuvo el activista.

Nelvi, la mamá de Sofía, destacó este tipo de acciones y aseguró que son fundamentales para mantener el caso presente en los medios y en las redes sociales. “Tengo un desesperado pedido de justicia por Sofía.Todo lo que hago lo hago para visibilizar el caso y que no quede impune”, agregó.

La mama de Sofía remarcó que “la Justicia es muy lenta” y aseguró que nunca pensó que iba a vivir algo así. “¿Como puede ser que este chofer siga teniendo su licencia y haciendo su vida normal como si nada hubiera pasado cuando yo estoy sin mi hija?”, pregunta.

Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ