CAME informó que las ventas por la celebración de Reyes Magos cayeron 11,5 por ciento
No hubo ni pasto para los camellos
Es la peor semana previa de Reyes en al menos diez años. En los locales tradicionales, los 10 grandes rubros tuvieron caídas interanuales en las unidades vendidas. El mayor derrumbe se dio en “‘Libros y CD para niños y adolescentes”, con una baja de 15,1 por ciento
El rubro jugueterías y rodados retrocedió en unidades vendidas 10,7 por ciento interanual.El rubro jugueterías y rodados retrocedió en unidades vendidas 10,7 por ciento interanual.El rubro jugueterías y rodados retrocedió en unidades vendidas 10,7 por ciento interanual.El rubro jugueterías y rodados retrocedió en unidades vendidas 10,7 por ciento interanual.El rubro jugueterías y rodados retrocedió en unidades vendidas 10,7 por ciento interanual.
El rubro jugueterías y rodados retrocedió en unidades vendidas 10,7 por ciento interanual. 
Imagen: Jorge Larrosa

Las ventas de los comercios minoristas durante la semana anterior a la celebración de Reyes Magos cayeron 11,5 por ciento frente a la misma fecha de 2018, de acuerdo con un informe de la Cámara Argentina de la Mediana Empresa (CAME). El organismo precisó que en cantidad de productos las compras en los locales físicos descendieron 13,3 por ciento, mientras que las online subieron 0,9 por ciento. En los locales tradicionales, los 10 grandes rubros tuvieron caídas en las unidades vendidas frente a Reyes del año pasado. Mientras que en la modalidad online, 8 subieron, uno se redujo y otro se mantuvo sin cambios, aunque la incidencia de esta modalidad es marginal al concentrar apenas el 13 por ciento de las ventas.  

Las ventas por el día de los Reyes fueron las peores en al menos diez años, ya que la serie que informa CAME se retrotrae hasta 2010. Entre 2010 y 2016 subieron todos los años con un piso de 1,9 por ciento en 2015 y un techo de 12,1 por ciento en 2011. En 2017 cayeron 3,1 por ciento, en 2018 remontaron apenas un 0,6 por ciento y este año volvieron a caer, aunque de manera mucho más pronunciada.  

El ticket promedio este año rondó los 600 pesos, un 39,5 por ciento por encima del 2018 (430 pesos). Las familias se orientaron a productos económicos, en general uno por niño o niña. Según una encuesta realizada por la consultora Focus Market para CAME entre 4.200 casos: el 50 por ciento de las ventas de la fecha se realizó en comercios de calles y avenidas, 27 por ciento en supermercados y shopping y 13 por ciento por internet. 

El mayor derrumbe  se dio en “‘Libros y CD para niños y adolescentes”, con una baja anual de 15,1 por ciento, seguido por “Instrumentos musicales”, con una declive de 13,6 por ciento. “Fueron dos sectores con poco interés, posiblemente porque generalmente eran más pedidos para edades más adolescentes, que este año quedaron más excluidos de los festejos”, aseguró CAME. En el rubro “Videojuegos, consolas y accesorios” las ventas también disminuyeron un 13,6 por ciento.

En “Indumentaria y ropa interior” se podían conseguir descuentos de hasta 40 por ciento, tanto en las grandes ciudades como en las más turísticas, pero igual las ventas se derrumbaron un 12,7 por ciento en unidades frente a Reyes 2018. El mismo porcentaje retrocedieron las ventas de calzado. 

Las ventas de artículos de librería y accesorios escolares (incluyendo bolsos y mochilas) cayeron 12 por ciento, mientras que artículos de computación, electrónicos y celulares retrocedieron 10,7 por ciento.  

El ramo “Jugueterías y rodados”’ concentró 42,5 por ciento de las ventas, con 1,5 puntos más de participación que en 2018, pero igual se retrajo un 10,7 por ciento (siempre en unidades vendidas). Por último, “Golosinas y regalerías” retrocedió 8,2 por ciento. “Si bien no tiene tanta trascendencia para esta festividad, fue una buena opción para las familias que buscaron algún regalo muy económico”, destacó el informe de CAME sobre ese último rubro. 

El organismo realizó el relevamiento entre el 4 y 5 de enero en un total de 1560 negocios de varios rubros, ubicados en las principales ciudades de cada provincia.  La entidad consideró que esta baja de las ventas se debe al “declive del consumo general” y a que “este es un festejo que cada año va perdiendo atractivo entre las familias”. Además, destacó que en esta ocasión no hubo grandes promociones, más que algunos descuentos con tarjetas y ofertas con rebajas de 30 a 40 por ciento que no lograron incentivar el consumo.

Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ