El acoso no se toma vacaciones
La sociedad mantiene alertas sus reflejos frente al machismo. Aun en febrero, la comunidad educativa de la escuela Carlos Pellegrini reclamó la separación de un profesor que publicó un ataque contra una estudiante con expresiones sexuales agresivas y la consigna “basta de feminazis”
Denunciaron a un profesor del Carlos Pellegrini por acosoDenunciaron a un profesor del Carlos Pellegrini por acosoDenunciaron a un profesor del Carlos Pellegrini por acosoDenunciaron a un profesor del Carlos Pellegrini por acosoDenunciaron a un profesor del Carlos Pellegrini por acoso
Denunciaron a un profesor del Carlos Pellegrini por acoso 

Un profesor de Biología de la Escuela Superior de Comercio Carlos Pellegrini fue denunciado en la Justicia por “hostigar e intimidar de modo amenazante” a una alumna, de 17 años, con un meme que publicó en su Facebook personal en el que le hace decir a una caricatura con el rostro de la chica, la frase “me mete el pene de repente”, y el mensaje del posteo es “Basta de feminazis”. La denuncia la presentó la madre de la adolescente, Norma Otero, en el Ministerio Público Fiscal el 8 de febrero pero recién trascendió ayer, cuando más de 560 madres, padres y adultos responsables y 200 estudiantes, además de graduados y docentes de la escuela, le pidieron al rector saliente, Leandro Rodríguez, y a la rectora designada, Ana Barral, la suspensión preventiva del docente y la realización de un sumario administrativo-académico para investigar su conducta, en respaldo de la estudiante. El reclamo lo hicieron por la mañana con la presentación de un petitorio con más de 800 firmas, que se juntaron en pocas horas, al conocer el caso. 

La denuncia involucra al profesor Renato Rístori, cercano a jubilarse, conocido en el Pellegrini por sus expresiones misóginas, homofóbicas, sexualmente inapropiadas, y también por tomarles fotos a las alumnas sin permiso ni justificación institucional, según contaron a PáginaI12 integrantes de la Asamblea Permanente de Familias de la escuela, quienes además, refirieron que en diversas reuniones de padres/madres venían cuestionando este tipo de actitudes y poniendo en conocimiento de las autoridades del Pellegrini, con testimonios y situaciones concretas, pero nunca tuvieron eco institucional. 

Mañana, miembros de la Asamblea denunciarán el hecho en la Defensoría Zonal del Consejo de Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes de la Ciudad. 

La alumna aludida en el meme, fue presidenta del Centro de Estudiantes, una joven con visibilidad pública por su activismo por la ley de despenalización y legalización del aborto durante 2018.

La denuncia judicial lleva el número 430784. La conducta denunciada fue encuadrada dentro del artículo 52 del Código Contravencional de la Ciudad de Buenos Aires, que se refiere a “intimidar” u “hostigar” de “modo amenazante” siempre que el hecho no constituya delito.

Rápida reacción

“Estamos en otra época y los docentes deben registrarlo. En nuestra generación fuimos criados con estereotipos rígidos de pareja, de amor, de género que no nos han servido y nuestras hijas por suerte se permiten una mirada crítica basada en sus necesidades y lecturas. Un profesor no puede discriminar, insultar o humillar a sus alumnos ni en las aulas ni en redes sociales”, dijo a PáginaI12 Norma Otero, madre de la alumna. “Mandamos a nuestros hijos a una escuela preuniversitaria para que se nutran de una educación de calidad con perspectiva de género y de derechos. Y nos encontramos con un docente que además de cometer todo tipo de actos misóginos en el aula y de fotografiar a las niñas sin su consentimiento, en una noche de verano no encuentra mejor entretenimiento que cometer ciberacoso contra una chica de 17 años con la cual tiene un deber de protección. Y encima exponiendo su imagen y llamándola feminazi. Las familias no podemos consentir estos actos. Y los estudiantes ya no se callan más. No es solo violar las leyes, sino herir y hacer sufrir a las chicas”, agregó Otero. 

La reacción de la comunidad educativa, al conocer la denuncia, fue inmediata. En 48 horas, el petitorio que promovió la Asamblea Permanente de Familias con el pedido de la suspensión preventiva de Rístori y el inicio de un sumario administrativo-académico recogió 881 firmas (más de quinientos padres, madres y adultos responsables, doscientos estudiantes, 22 graduados, 15 docentes y 3 terapeutas). En la tarde de ayer se sumaron casi un centenar más, en su mayoría docentes, contó a este diario una de las madres de la Asamblea, Paula Tizzano Fernández. “Los jóvenes deben ser merecedores del máximo respeto por parte de los adultos. Para las mujeres de nuestra generación es muy esperanzador ver la madurez y la claridad de las adolescentes que no solo reclaman por sus derechos, sino que toman iniciativas solidarias, se organizan y abren el camino a una época de mayor igualdad y diversidad”, destacó Tizzano Fernández, en diálogo con PáginaI12.

Los antecedentes

El petitorio está dirigido al rector saliente, que está terminando su mandato, y a quien lo reemplazará, Ana Barral, a partir de marzo. En el texto, al que tuvo acceso este diario, se solicita “formalmente y con efecto inmediato la suspensión provisional del profesor”, que dicta la asignatura Biología en la Escuela, “a fin de evitar todo contacto del denunciado con el alumnado del colegio, no solo a partir del inicio del ciclo lectivo 2019, sino incluso y especialmente en las mesas de exámenes de febrero y  marzo que están por abrirse en los días próximos”, así como también, se reclama el inicio de un sumario administrativo-académico”, en atención a una serie de hechos que se enumeran en el petitorio, que no se limita a la denuncia por el meme, sino que se refieren a “un patrón sistemático de actitudes aberrantes, ya documentadas y denunciadas en otras oportunidades por las familias de esta Escuela”. En ese sentido, se cita como ejemplo, que “en carta y en reunión de padres de 2016, las familias de 2° 5° turno mañana denunciaron los actos de arbitrariedad, violencia y maltrato académico del docente en las aulas, además de sus comentarios misóginos; en carta de octubre de 2018, las familias de 2° 4ª TM denunciaron las expresiones homofóbicas, discriminatorias de varios grupos de personas, misóginas y racistas con respecto al origen de los apellidos; en 2018, dos cursos suyos presentaron una carta recopilando actos de violencia de género y negándose a participar en sus clases sin supervisión de las autoridades”.  

En el petitorio también se señalan “dos antecedentes de extrema preocupación, documentados por el testimonio presencial de estudiantes, son sus comentarios lascivos en la clase de Bulimia y Anorexia de que “Algunas chicas les gusta el régimen de comer la banana doblada” y la conducta inadmisible de tomar, a través de la puerta del aula, una foto subrepticia a una niña de 14 años (por supuesto, sin su consentimiento y en un total abuso de su posición asimétrica) que intentó justificar involucrando falsamente a una tutora y agrediendo, luego, a los alumnos, al saberse desmentido”. 

Desde la Cooperadora de la escuela repudiaron en un comunicado el hecho. “La conducta no solo es repudiable sino indignante: que quien debe formar y educar pretenda hacerlo en el odio a las mujeres. No podemos permitir que esto pase en la escuela”, señaló a este diario el presidente de la Cooperadora, Juan Manuel Di Teodoro.

“En la comunidad de familias trabajamos con un gran aprecio a la escuela, que es parte de nuestra vida familiar, pero al mismo tiempo con una vigilancia saludable para que se erradiquen prácticas docentes de discriminación, abusos de autoridad, violencia de género y de cualquier tipo. Esperamos una respuesta ejemplar del colegio que le permita a las chicas asistir con tranquilidad”, consideró ante PáginaI12 Daniela Maturano, madre de dos alumnos del Pellegrini, uno ya egresado.

El meme que generó la denuncia y la reacción de padres y madres, lo publicó el profesor el 16 de enero en su FB personal. Ahí la ex presidenta del Centro de Estudiantes es presentada con un arma en la mano en una actitud agresiva y beligerante. Otro de los personajes se burla del lenguaje inclusivo de géneros, pidiéndole decir “Mi moto alpina derrapante” con la letra “e”, de tal manera que el personaje, con el rostro de la joven aparece diciendo explícitamente en el cuadro siguiente: “Me mete el pene de repente”. Y el otro personaje, la insulta: “Q idiota”. El mensaje de la publicación del meme es “Basta de feminazis”.

El rostro de la alumna apareció cubierto por tratarse de una menor a la que se buscó proteger.

 

Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ