Paulinha fue insultada por usar un escote en su toma de posesión en Brasil
Una diputada demandará a los agresores machistas
Día atrás Ana Paula da Silva asumió su banca estadual.Día atrás Ana Paula da Silva asumió su banca estadual.Día atrás Ana Paula da Silva asumió su banca estadual.Día atrás Ana Paula da Silva asumió su banca estadual.Día atrás Ana Paula da Silva asumió su banca estadual.
Día atrás Ana Paula da Silva asumió su banca estadual. 
Imagen: Instagram Paulinha

La diputada estadual brasileña Ana Paula da Silva, más conocida como Paulinha, presentará acciones judiciales contra aquellos que la agredieron en las redes sociales por usar un escote pronunciado en la ceremonia de toma de posesión. Da Silva fue electa el año pasado como diputada en la Asamblea del estado de Santa Catarina por el Partido Democrático Laborista (centroizquierda) de Ciro Gomes. Antes, había sido alcaldesa del municipio costero de Bombinhas durante dos mandatos. 

“Mi equipo está imprimiendo los comentarios y documentándolos, voy a entrar en una acción judicial contra los autores”, advirtió Da Silva. “Ser criticada en la vida pública es algo normal y esperado. Pero me sentí psicológicamente violada. Un internauta dijo que si fuese violada no podía reclamar. Una mujer comentó que no podría hablar de Dios, porque Dios no bendeciría a una mujer como yo”, afirmó. 

La Asamblea Legislativa y la diputada, sin embargo, afirmaron que la ropa estaba dentro del protocolo. “No se usa frecuentemente en estas ocasiones, pero no rompí nunca regla. Mucha gente puede pensar que es impropio de la ocasión porque nuestra participación en la política es tan minúscula, somos tan pocas mujeres, que nos vamos adaptando a una serie de reglas que, si te ponés a pensar, no son del mundo de las mujeres. Son del mundo de los hombres”, dijo da Silva al diario Folha de Sao Paulo. “Creo que lo que pasó es un extracto de ese machismo secreto, subterráneo, que todavía está anclado en nuestra sociedad”, sentenció.

Audiovisual
Audiovisual
Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ