El dólar subió y el Banco Central volvió a elevar la tasa de interés. Incertidumbre en el mercado
En la city están preparando el casco
La cotización del dólar está rozando los 40 pesos y el Banco Central aumentó nuevamente la tasa de Leliq a casi el 44,5 por ciento anual. Para economistas y operadores el año electoral ha comenzado a influir en la actividad financiera.
Las reservas internacionales del Banco Central cerraron en 66.969 millones, con una suba de 51 millones.Las reservas internacionales del Banco Central cerraron en 66.969 millones, con una suba de 51 millones.Las reservas internacionales del Banco Central cerraron en 66.969 millones, con una suba de 51 millones.Las reservas internacionales del Banco Central cerraron en 66.969 millones, con una suba de 51 millones.Las reservas internacionales del Banco Central cerraron en 66.969 millones, con una suba de 51 millones.
Las reservas internacionales del Banco Central cerraron en 66.969 millones, con una suba de 51 millones. 
Imagen: Jorge Larrosa

El dólar cerró ayer a 39,79 pesos. La suba fue de 26 centavos en la jornada y de 1,51 pesos en los últimos diez días. La divisa alcanzó la cotización más alta desde el 26 de noviembre. La volatilidad cambiaria empieza a generar nuevamente nerviosismo entre ahorristas. El avance del dólar en los últimos días implicó un cambio en la estrategia del Banco Central. Se suspendieron las bajas de la tasa de interés e incluso se la incrementó levemente para calmar las expectativas de devaluación del mercado. 

Economistas consultados por este diario coincidieron que tres elementos explican las presiones. El primero es que el rendimiento de las Leliq por debajo del 45 por ciento vuelve menos tentador para los inversores quedarse en activos en pesos. El segundo es que el mundo no termina de dar garantías de estabilidad para los países emergentes. El tercero es que el escenario electoral sigue siendo impreciso y la respuesta del mercado ante la incertidumbre es refugiarse en moneda extranjera. 

El tipo de cambio mayorista se ubicó en 38,80 pesos, al avanzar 18 centavos. La divisa cerró 30 centavos por encima del piso de la banda cambiaria (38,37 pesos). La cotización mayorista registró poco volumen de operaciones por el feriado en Estados Unidos. Los grandes jugadores del mercado no participaron de la jornada. Las reservas internacionales cerraron en 66.969 millones, con una suba de 51 millones. La plaza mayorista movió unos 140 millones de dólares, cuando en las jornadas normales supera los 500 millones. Esto no implica que la tendencia de la divisa sea poco representativa. Desde la mitad de la semana pasada hubo un cambio de perspectivas y la demanda de dólares empezó a presionar el precio del tipo de cambio.

“La perspectiva que hay entre los inversores es que llegó el momento de empezar a dolarizar las carteras”, planteó Arnaldo Bocco, director del Observatorio de Deuda Externa de la Umet. El economista señaló que el rendimiento de las Leliq anotó una fuerte baja en las últimas semanas y para los que tienen activos en pesos empezó a ser menos atractivo continuar en moneda local. “La inflación sigue en niveles elevados. El dólar se ubica cerca del piso de la banda. La ganancia que puede hacerse con las tasas en pesos no es extraordinaria. La intuición que tienen muchos en la city es que vale la pena arrancar ahora a pasarse a dólares”.

El Banco Central en los últimos días se mostró cauteloso y decidió suspender el retroceso de las tasas de interés de las Leliq. Desde principio de año el rendimiento de las letras de corto plazo había bajado 15 puntos. Pero en las últimas dos jornadas la autoridad monetaria no sólo mantuvo las tasas sino que las subió levemente. EL objetivo fue dar una señal para frenar la dolarización. Ayer las Leliq se ofrecieron en 44,3 por ciento, contra el 44,2 por ciento de la jornada previa. El dato de inflación de enero de 2,9 por ciento fue otro factor que explicó la cautela del organismo a cargo de Guido Sandleris.

Economistas de distintas corrientes aseguran que el factor electoral de este año es otro de los puntos importantes para explicar el regreso de las presiones cambiarias. En los años de elecciones el movimiento de ahorristas y grandes inversores es refugiarse en moneda extranjera y esperar a ver cómo manejará la economía el Gobierno que llegue. 

Bocco mencionó que el oficialismo está dando señales de debilidad ante el mundo. “Los fondos del extranjero observan que el FMI se reúne con la oposición y lo que perciben es que el Gobierno está debilitado” dijo. Planteó que “las posibilidades están abiertas para que se aplique un programa económico distinto al que propone el oficialismo”. 

No es el único que asegura que el actual plan económico es de corto alcance y habrá que modificarlo a partir de octubre. El ex ministro de Economía, Roberto Lavagna, dejó trascender que será necesario renegociar con el FMI el préstamo de más de 50 mil millones de dólares. El diputado Axel Kicillof interpretó el problema en la misma dirección. Y esta semana el consultor Carlos Melconian, quien fue funcionario del Gobierno, volvió a criticar el plan monetario y fiscal por ser una “propuesta picapiedra”. Dijo que sólo permite llegar a las elecciones pero es inviable en el mediano plazo.

Audiovisual
Audiovisual
Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ