Con respecto a 2018, se redujo la demanda en un 39 por ciento. Malas perspectivas de la industria
Cayó la venta de electrodomésticos en enero
La retracción del mercado se sintió fuerte en las casas de venta de electrodomésticos. El subrubro más afectado resultó el de informática, que con respecto a enero de 2018 registró un retroceso del 41 por ciento.
La venta de grandes artefactos para el hogar (heladeras, lavarropas) cayó en un 26 por ciento.La venta de grandes artefactos para el hogar (heladeras, lavarropas) cayó en un 26 por ciento.La venta de grandes artefactos para el hogar (heladeras, lavarropas) cayó en un 26 por ciento.La venta de grandes artefactos para el hogar (heladeras, lavarropas) cayó en un 26 por ciento.La venta de grandes artefactos para el hogar (heladeras, lavarropas) cayó en un 26 por ciento.
La venta de grandes artefactos para el hogar (heladeras, lavarropas) cayó en un 26 por ciento. 
Imagen: Rafael Yohai

El rubro de electrodomésticos es otro en el que las ventas al mercado interno se derrumbó en el mes de enero. Así lo consigna un informe de la consultora GFK Argentina (citada en una nota de BAE Negocios de ayer) en el que se consigna una caída del 39 por ciento en las ventas con respecto a enero del año pasado, con picos del 46 por ciento en el rubro Informática. 

Las ventas de notebooks, PC de escritorio y tablets, según la fuente referida, encabezan la baja en la comercialización de electrodomésticos detectada en el primer mes del año. Le siguen, en orden de magnitud de la caída, los televisores planos, con el 41 por ciento. Después vienen los electrodomésticos para el hogar (pequeños artefactos), como licuadoras y microondas, que agrupados presentan un descenso del 25 por ciento. En similar magnitud de caída se ubican los grandes artefactos para el hogar (heladeras, lavarropas, cocinas) con el 26 por ciento de retracción en relación a 2018, mientras que aires acondicionados, calefactores a gas, eléctricos y placas, sufrieron un recorte de ventas del 15 por ciento. 

En su visita a Vietnam, en febrero, el presidente de la Nación, Mauricio Macri, se ufanó del acuerdo comercial firmado en ese país para venderle naranjas, pomelos y mandarinas al país asiático, mientras que Vietnam le proveería al mercado argentino sus productos electrónicos. No le habrá hecho mucha gracia a la industria local de ese rubro, que se encuentra sumergida en una severa crisis, con cierres de plantas y suspensiones prácticamente en todo el resto que logró sobrevivir hasta acá, debido al doble impacto de la caída en el consumo interno de bienes durables y la competencia importada.

Fuentes de la industria electrónica, tanto de la isla como del continente, afirman que se espera una agudización de la crisis para el año en curso, porque no existen expectativas de una recuperación de la demanda, mientras que los costos de producción se incrementaron por efecto de la valorización del dólar, el aumento de las tarifas de los servicios y el transporte, y el encarecimiento del crédito. Así lo señala la nota mencionada más arriba. 

Un informe presentado por la UOM de Tierra del Fuego a fines de enero daba cuenta de una alarmante situación, en la que se computaba el cierre en los últimos tres años de las fábricas de Visteon, IPSA, Interclima, Telecomunicaciones y Leanval. Entre las que permanecían en actividad, o bien seguían trabajando en un solo turno o se encontraban con el personal suspendido sin fecha cierta de regreso a las tareas regulares. Por otro lado, el informe gremial daba cuenta que muchas plantas no preveían el ingreso de insumos durante los meses de febrero y marzo, por lo cual quedaba prácticamente descartada la posibilidad de reanudar la producción al menos mientras no se redujeran los stocks sin vender. 

Algunos de los casos informados eran los siguientes:

  • Foxman. El personal no percibía salarios, no tienen qué producir y “hay abandono de la patronal”.
  • Audivic. Están a la espera de poder colocar aires acondicionados que no pudieron vender, y también en este caso se denunció “abandono de la empresa”. 
  • BGH. La planta permanente (700 trabajadores) estaba suspendida y los contratados o “discontinuos” (130) aún no tenían fecha de ingreso. La empresa anticipó que no tendría actividad en marzo.
  • Radiovictoria Fueguina. El personal “discontinuo” (unos 30) no estaba trabajando ni tenía fecha de reincorporación.
  • Carrier. El personal permanente (104) se encontraba suspendido y el discontinuo (28) no tenía fecha de ingreso prevista.
  • Grupo Digital. Personal permanente (196) suspendido hasta marzo, y el discontinuo (58) no tenía fecha de reincorporación. 
  • Brightstar. Sin producción, y con planteo de suspensiones y desvinculaciones hacia el plantel de 424 trabajadores. 
  • Fapesa. Personal suspendido (223) y los contratados (18) sin fecha de reincorporación. 
  • Aires del Sur. Extendió el período de vacaciones con una suspensión que llega hasta el 10 de marzo, con una prolongación flexible hasta agosto. 
  • Mirgor. El personal (230) trabajaba en un solo turno.

Audiovisual
Audiovisual
Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ