Demanda judicial en EE.UU. contra la estrategia de Trump

Veinte estados no quieren muro

Hacen juicio para que el gobierno no pueda usar U$S 1600 millones del Congreso para el muro en la frontera con México.
Un globo que se burla de Trump visto desde Mexicali, antes de la visita del mandatario.Un globo que se burla de Trump visto desde Mexicali, antes de la visita del mandatario.Un globo que se burla de Trump visto desde Mexicali, antes de la visita del mandatario.Un globo que se burla de Trump visto desde Mexicali, antes de la visita del mandatario.Un globo que se burla de Trump visto desde Mexicali, antes de la visita del mandatario.
Un globo que se burla de Trump visto desde Mexicali, antes de la visita del mandatario. 

Una alianza de 20 estados encabezada por California presentó ayer un recurso judicial en contra de la declaración nacional de emergencia del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, que le permite avanzar en la construcción del muro fronterizo con México, mientras el mandatario amenazó a ese país vecino con una multa económica.

La iniciativa de los 20 estados es el primer paso de la batalla legal para que el Gobierno no pueda usar 1.600 millones de dólares de fondos federales para construir parte del muro prometido por Trump durante su campaña. “El presidente Trump está robando dinero de nuestras comunidades y poniéndolas en peligro por construir el muro”, advirtió el fiscal general de California, Xavier Becerra, en una conferencia de prensa.

Trump, por su lado, resaltó algún cambio de postura de México respecto de los migrantes pero amenazó con aplicar una sanción económica al país azteca por las drogas que entran a territorio estadounidense por la frontera sur. “Estoy evaluando aplicar una sanción económica por los 500.000 millones de dólares en drogas ilegales que son enviadas y contrabandeadas desde México a través de la frontera sur”, explicó. El tuit del mandatario fue poco antes de su viaje a la ciudad de Calexico, fronteriza con la ciudad mexicana de Mexicali, para reunirse con la policía local y recorrer un tramo reconstruido del muro.

Trump declaró que Estados Unidos está “construyendo mucho muro” y subrayó que están sucediendo “muchas cosas muy positivas” en materia migratoria.

Resaltó, entre ellas, que en los últimos cuatro días México detuvo a diario a unos 1.400 migrantes que se dirigían hacia la frontera. “Esto es genial y así es como debe ser. El gran flujo se detendrá”, dijo Trump.

Con la acción judicial de los estados, en tanto, California encabeza otra vez un desafío legal contra la Administración Trump y recurre a las cortes del Distrito Norte, donde ya logró detener y revocar decisiones  del republicano, especialmente en temas de inmigración.

Los estados solicitaron al tribunal que emita de inmediato una orden que impida al Gobierno usar la partida presupuestaria, que el Congreso destinó para autoridades locales y federales. Los 1.600 millones de dólares en disputa originalmente estaban destinados al Fondo de Confiscación del Departamento del Tesoro, de donde se desviaron esta semana 601 millones de dólares para que la Patrulla Fronteriza los use en el muro, aseguró Becerra.

“Desviar fondos de iniciativas clave para financiar un muro innecesario e injustificado es fundamentalmente irresponsable, socava el poder del Congreso y perjudicará a todos los estadounidenses de esta nación”, dijo la fiscal general de Nueva York, Letitia James, al anunciar que su estado se suma a la querella legal.

Además de la ilegalidad en la obtención de los fondos, las organizaciones sostienen que si el proyecto del muro fronterizo se realiza bajo las indicaciones de la proclamación de emergencia nacional, se perjudicará a las comunidades fronterizas y el medioambiente, argumento también usado por los estados para pedir una orden preliminar que se espera antes del 9 de mayo.

En su andanada dialéctica diaria contra México, Trump amenazó también con imponer un arancel del 25 por ciento a los vehículos que lleguen desde México a Estados Unidos, si no profundiza su política sobre migrantes y drogas. “Si por alguna razón México deja de capturar y llevar a los ilegales de vuelta al lugar de donde proceden, Estados Unidos se verá obligado a imponer un arancel del 25 por ciento a todos los autos fabricados en México y enviados por la frontera”, advirtió.

Con todo, el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, rechazó que exista una “confrontación” entre su Gobierno y el de Estados Unidos. “Son buenas las relaciones; no tenemos confrontación con el Gobierno de Estados Unidos, hay estabilidad financiera y así lo demuestran los datos”, dijo el mandatario.

En una conferencia de prensa celebrada en Guadalajara, López Obrador llamó a los inversionistas mexicanos y extranjeros a estar tranquilos porque la relación con Washington es muy buena. “Se va a ratificar el tratado de libre comercio” entre México, Estados Unidos y Canadá, prometió.

Escriben hoy:
Escriben hoy:
Suplementos
Suplementos
Escriben hoy:
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ