El grupo de Mataderos se pone los zapatos y presenta su nuevo disco en el Teatro Opera
Andando Descalzo: media vida juntos
Cerca de cumplir 25 años de su plan mestizo de rock, reggae y estribillos, el clan busca sobrevivir en una escena cambiada.
"La mirada que tenemos hacia atrás está llena de recuerdos lindos y positivos", dice el cantante Juani Rodríguez."La mirada que tenemos hacia atrás está llena de recuerdos lindos y positivos", dice el cantante Juani Rodríguez."La mirada que tenemos hacia atrás está llena de recuerdos lindos y positivos", dice el cantante Juani Rodríguez."La mirada que tenemos hacia atrás está llena de recuerdos lindos y positivos", dice el cantante Juani Rodríguez."La mirada que tenemos hacia atrás está llena de recuerdos lindos y positivos", dice el cantante Juani Rodríguez.
"La mirada que tenemos hacia atrás está llena de recuerdos lindos y positivos", dice el cantante Juani Rodríguez. 
Imagen: Cecilia Salas

Hay una canción del nuevo disco de Andando Descalzo, Media vida, que rompe con el tono general del disco cuando irrumpen unos versos rapeados. Se llama Hay una manera y el flow lo mete El Mosquito de Lugano. “Es un rapero que viene a cantar hace cinco años con nosotros en vivo, tiene su intervención fija en el tema El intocable”, comenta el tecladista Pablo “Bocha” Otero. “El tema habla sobre el autismo. Se la mandé a El Mosquito para que improvise en una parte melódica donde la canción caía, y nos encantó. Él estuvo siempre ligado a Andando y además es un guiño musical a los tiempos que corren”, explica el cantante Juani Rodríguez.

¿Y cómo se llevan con el trap?

Juani: Yo no le cazo la onda, pero mi hijo que tiene 16 años está con el trap a pleno. Pero también escucha El Mató, Usted Señalemelo... sigue mezclando. La otra vez vinieron a casa amigos de mi nene a hacer un asadito y en la terraza ponían una base y empezaban a batallar. Ahora quiere que lo lleve a ver a Ca7riel. Yo nunca lo escuché pero me dijo que “tiene buenos mensajes”.

La banda de Mataderos llegará por primera vez al Teatro Ópera para presentar su sexto disco de estudio, publicado el año pasado, y producido por Pepe Céspedes y Juan Bruno, de Bersuit. En este trabajo siguen apostando a las canciones ricas en estribillos y melodías adhesivas. Y si bien están presentes los colores clásicos de la banda (reggae, ska, rock), hay una fuerte impronta pop que atraviesa el sonido de todo el disco.

“Con el audio de este disco se generó un sonido pop y moderno. Y nuestra intención era buscar el estilo de canción de los primeros discos de Andando, volver a las fuentes y rescatar ciertas cosas que en el disco anterior, Ventanas (2013), habían ido por otro lado”, explica el Bocha. “Quizás el anterior es más guitarrero y éste es más de teclado y piano”, compara Juani. “Cuando la guitarra se esconde un poco más atrás del piano y aparece la percusión, queda distinto”, completa el vocalista. “Es un disco rioplatense”, precisan.

Según indica el calendario, el año que viene cumplirán 25 años tocando juntos. Toda una vida. O media vida. La poética de varias canciones, de hecho, parece delinear una especie de balance. “Llevo tanto recorrido y hay tanto por recorrer/ Muchos que siguen conmigo y otra parte que se fue/ Aprendí de los errores, a ir un poco más despacio, a ponerle un freno al vaso /Y ahí va mejor, el camino está bueno /De frente el sol, mi sombra atrás”, cantan en El camino, el corte del disco.

“Somos de recurrir al balance y revisar qué cosas están bien y cuáles están mal. Y eso aparece en las canciones El camino y Media vida. El título del disco tiene que ver con que ya tenemos 40 años y estuvimos media vida tocando con Andando”, explica el tecladista. “No nos ponemos a analizar tan fríamente pero tratamos de ver qué pasa y aggiornarnos a los tiempos que vamos viviendo. En general, la mirada que tenemos hacia atrás está relacionada con recuerdos lindos y positivos”, dice Juani. “Hubo momentos muy locos de rock and roll: con bandas como Catupecu Machu o Karamelo Santo íbamos a tocar a lugares que hoy es imposible que existan”, lanza el vocalista.

Cambió mucho la escena, ¿no?

Juani: Avanzó tanto la tecnología que uno puede grabar un disco más fácilmente o tener más llegada en forma independiente.

Bocha: En los primeros años de la banda, uno de nuestros puntos más fuertes para que a la gente le llegara nuestra música era irnos quince o veinte días a girar a la Costa, donde va gente de todo el país.

Juani: Pero no sé si hoy es más fácil tocar en vivo. Antes nosotros organizábamos nuestras movidas, alquilábamos un club, no había tanta burocracia. Hoy está todo mucho más regulado, no es tan simple.

¿Y hay un circuito para bandas como la de ustedes?

Juani: Sí, nosotros tenemos un circuito. Creo que el problema está en las bandas emergentes. Si tocás en un lugar grande y tenés una mala noche, la podés pasar muy mal económicamente. No hay muchos lugares intermedios para 200 o 300 personas. Creo que falta un poquito más de under.

Bocha: Por lo menos el under que nosotros conocimos, el de los ‘90 y principios de los 2000, que si los ves a la distancia te encontrabas con cosas... sótanos cuyo piso de arriba se movía mucho. Todo tiene sus cosas buenas y malas.

* Andando Descalzo tocará el viernes 26/4 a las 20.30 en el Teatro Ópera, Corrientes 860.

Audiovisual
Audiovisual
Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ