El Presidente apuntó contra Aerolíneas y los gremios le respondieron
Macri prefiere las low cost
Se quejó por los subsidios que demanda la línea de bandera, pero Flybondi, Avianca, Norwegian y Jetsmart también reciben apoyo oficial.
El gobierno nacional realiza obras para bajarles gastos a las low cost.El gobierno nacional realiza obras para bajarles gastos a las low cost.El gobierno nacional realiza obras para bajarles gastos a las low cost.El gobierno nacional realiza obras para bajarles gastos a las low cost.El gobierno nacional realiza obras para bajarles gastos a las low cost.
El gobierno nacional realiza obras para bajarles gastos a las low cost. 

Mientras se subsidia a las aerolíneas amigas del segmento low cost, de capitales extranjeros, el presidente Mauricio Macri volvió a poner el foco en el costo de los desembolsos del Estado a la línea de bandera y en demonizar a sus trabajadores. “Las nuevas aerolíneas no le piden un peso a nadie. Venden sus pasajes y, si les va bien, ganan. Si les va mal, pierden”, fue la frase del mandatario en una entrevista televisiva en que dejó fluir nuevamente su obsesión contra Aerolíneas Argentinas y Austral. Sin embargo, las empresas low cost que comenzaron a quedarse con parte de las rutas que operaba Aerolíneas reciben subsidios provinciales, como es el caso de Flybondi, Avianca, Norwegian y Jetsmart, por parte de las gobernaciones de Córdoba, Santa Fe, Tucumán y Chubut. Incluso se reacondicionó la terminal de El Palomar, con dinero público, para que lo usen las low cost y ahorren tasas aeroportuarias, que la línea de bandera sí debe pagar. Macri también apuntó contra los trabajadores de Aerolíneas, que reclaman por la apertura de paritarias y están en conciliación obligatoria hasta la semana que viene. Según confirmaron a PáginaI12, todos los gremios aeronáuticos –excepto aeronavegantes– se sumarán al paro que convocan Hugo Moyano y las CTA, por lo cual el martes 30 no habrá vuelos. Todavía no se definió la postura para el 1 de mayo, cuando se analiza un paro de todo el transporte.

A principios de mes, durante el vuelo inaugural de Jetsmart desde el mejorado aeropuerto de El Palomar, Macri había renovado su militancia privatizadora y reiteró su objetivo de que el Estado “no tenga que poner ni un peso todos los meses como no pone en JetsMart, Avianca, Norwigean, Flybondi, Latam ni Andes”. En la noche del lunes, en una entrevista televisiva, el Presidente volvió a hablar del tema y sumó en sus críticas a los trabajadores. “Seguimos batallando con un gremio que te dice ‘yo te exijo que me subsidies porque tengo estos privilegios que no quiero ceder’. Empezando por el día feriado por el cumpleaños y al día siguiente por si tienen resaca. Esto no pasa en ninguna empresa del mundo”, arremetió. 

“Es un nuevo ataque de Macri a los trabajadores de Aerolíneas, a los que busca estigmatizar y poner a la población en contra para destruir a la línea de bandera y flexibilizar las condiciones laborales”, retrucó ante este diario el titular de la Asociación de Pilotos de Líneas Aéreas (APLA), Pablo Biró. Según explicaron desde este gremio, que confirmó su adhesión al paro del próximo martes, las empresas low cost reciben subsidios y programas Repro de Córdoba, Bariloche y Santa Fe. “Le están subsidiando la tasa aeroportuaria y les construyen un aeropuerto para tengan menos costos operativos, ya que la ecuación con una ocupación menor a 70 por ciento no es sustentable con pasajes en pesos y costos en dólares”, explicaron desde APLA. 

Los casos de subsidios directos e indirectos a las low cost son variados. Flybondi, la controversial primera low cost en el país, fue también la primera beneficiada de ese esquema de beneficios. Para radicarse como centro de operaciones y distribución (HUB) en el aeropuerto Ambrosio Taravella, en Córdoba, obtuvo beneficios impositivos y laborales de esa provincia. “Son los mismos que tienen otras empresas que se radican aquí y toman gente”, aseguró en ese momento el ministro de Inversión y Financiamiento cordobés, Ricardo Sosa. Los beneficios constaban de pagar la mitad de la alícuota de Ingresos Brutos sobre la tasa de aviación durante dos años y el 75 por ciento los tres años siguientes. Además, la provincia abonó 4000 pesos por única vez por cada puesto y un aporte de 20 por ciento del sueldo básico por dos años. 

Avianca, la compañía colombiana que compró la aerolínea del Presidente (MacAir), cerró un acuerdo con Tucumán, el cual fija que, una vez que la empresa activó sus servicios desde y hacia ese distrito, el Estado provincial garantizará un piso del 65 por ciento de ocupación en cada uno de esos vuelos. La administración cordobesa además estableció la creación de un HUB para la gigante low cost Norwegian en esa provincia y le garantiza la exención al pago del Inmobiliario por cinco años mientras que, a la par, también se verá excluida de abonar el Impuesto a los Sellos por dos años. El acuerdo con el Estado provincial fija que Córdoba otorgará un subsidio mensual a los primeros 100 puestos de trabajo que Norwegian active en esa provincia. Negociaciones similares hubo entre Flybondi y Jetsmart con gobernaciones de Río Negro y Tucumán. 

De esta manera, una compañía privada, de capitales extranjeros, tiene antes de volar una ruta, asegurado un mínimo de cobertura con caja estatal en desmedro de Aerolínas. En el primer trimestre, la línea de bandera retrocedió 10 puntos en cabotaje respecto del año pasado, al 62 por ciento de la torta, según datos de la Dirección Nacional de Transporte Aéreo de la Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC). “Cuanto menos sea la porción de torta de Aerolíneas, más fácil es cerrarla”, alertan desde APLA.

Audiovisual
Audiovisual
Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ