La Bicameral designó defensora del niño a Marisa Graham
Una deuda de catorce años con la infancia
La ley 26.061 fue promulgada en 2005. Grupos de defensa de los derechos de los niños piden que el Congreso salde “una deuda vergonzosa” con los chicos argentinos.
Marisa Graham, Fabián Repetto y Juan Facundo Fernández son los tres designados.Marisa Graham, Fabián Repetto y Juan Facundo Fernández son los tres designados.Marisa Graham, Fabián Repetto y Juan Facundo Fernández son los tres designados.Marisa Graham, Fabián Repetto y Juan Facundo Fernández son los tres designados.Marisa Graham, Fabián Repetto y Juan Facundo Fernández son los tres designados.
Marisa Graham, Fabián Repetto y Juan Facundo Fernández son los tres designados. 

Catorce años después de promulgada la ley 26.061, la Argentina tiene defensor de los derechos de niños, niñas y adolescentes. La Comisión Bicameral encargada de la designación nombró a la abogada Marisa Graham como defensora y a Juan Facundo Hernández y Fabián Repetto como sus adjuntos y ahora propondrá la aprobación al resto de los legisladores. Los nombramientos deben ser refrendados por los plenos de ambas cámaras, por mayoría simple.

La bicameral está conformada íntegramente por mujeres: las diputadas Samanta Acerenza (Pro), Carla Carrizo (Evolución radical), Soledad Carrizo (UCR/Cambiemos), Verónica Mercado (FpV) y María Florencia Peñaloza Marianetti (Somos San Juan). Y por el Senado, está compuesta por Gladys González (Frente Pro), Pamela Verasay (UCR/Cambiemos), Norma Durango (Partido Justicialista La Pampa), Sigrid Kunath (Justicialista) y Anabel Fernández Sagasti (FpV).

Marisa Graham fue titular de la Dirección Nacional de Promoción y Protección Integral de la Secretaría de Niñez, Adolescencia y Familia, tiene una larga trayectoria dedicada a la defensa de los derechos humanos, en particular los de los niños y niñas y trabajó como asesora legislativa en la Cámara de Diputados y en la Comisión de Tratados de Derechos Humanos en la Comisión Constituyente de 1994. Juan Facundo Hernández es abogado y socio fundador del colectivo Derechos de la Infancia y la Adolescencia. Y Fabián Repetto es politólogo e investigador principal del Centro de Implementación de Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento.

En su agradecimiento por la designación, la doctora Graham destacó que una emoción similar a la que sentía en ese momento fue la provocada en 1994, durante la tarea de reformar la Constitución, con la aprobación del artículo 75, inciso 22, que daba rango constitucional a 25 tratados de derechos humanos. Y, tras manifestar su orgullo por haber sido ponderada y seleccionada por diez mujeres, agradeció la confianza en un “equipo de gente que conozco desde hace mucho”. 

La presidenta de la Bicameral, la diputada macrista Samanta Acerenza, afirmó que la postulación de Graham se logró “por unanimidad”, tras lo cual dijo que por haber designado a la titular de la Defensoría se estaba “haciendo historia”. Y destacó también que “hemos privilegiado los valores del diálogo y el respeto entre las fuerzas políticas”, tras lo cual pidió a los otros concursantes al cargo que “colaboren y trabajen en conjunto con la Bicameral y la Defensoría”.

Luisa Brumana, representante de Unicef para Argentina, manifestó su beneplácito por la designación y ofreció a los tres designados, el apoyo y la colaboración del organismo que dirige. Y definió la tarea de los máximos responsables de la Defensoría como “necesaria pero muy difícil”. También habló de las dificultades que deberán afrontar los recién designados el licenciado Gabriel Castelli, actual titular de la Secretaría Nacional de Niñez, Adolescencia y Familia.

La figura del defensor fue creada en 2005 por la Ley 26061, para proteger los derechos y visibilizar los problemas de los niños y priorizar su defensa en la agenda de políticas públicas. La ley fija un plazo de noventa días (se tardó doce años hasta conformar la bicameral y luego vinieron los dos años de trabajo) para nombrarlo y establece que la selección y la designación corresponden al Congreso. El concurso actual tiene una valides de 180 días, en los que se descarta que el pleno de ambas cámaras apruebe las designaciones.

Infancia en Deuda, una coalición de catorce organizaciones de defensa de los derechos de la niñez, a través de un comunicado “celebra la finalización del trámite del concurso y pide a todas las fuerzas políticas responsabilidad y celeridad para culminar con el proceso de designación”. Y destaca, en otro párrafo: “El Congreso en su conjunto tiene la obligación constitucional, legal y política de saldar una deuda vergonzosa con la infancia argentina y la oportunidad histórica de demostrar un compromiso genuino con las niñas, niños y adolescentes de nuestro país, en un contexto de profunda vulneración de sus derechos”.

El final del largo proceso por el cual la Bicameral designa al titular de la Defensoría y los dos adjuntos llegó justo el Día Mundial contra el Maltrato Infantil. 

Audiovisual
Audiovisual
Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ