Tras las absoluciones por el caso Paula Perassi

La Justicia acumula deudas y prejuicios

Mientras esperan los fundamentos para más elementos, tres abogadas Feministas analizan la falta de perspectiva de género.
La absolución de los nueve acusados generó estupor.La absolución de los nueve acusados generó estupor.La absolución de los nueve acusados generó estupor.La absolución de los nueve acusados generó estupor.La absolución de los nueve acusados generó estupor.
La absolución de los nueve acusados generó estupor. 
Imagen: Sebastián Granata

El fallo absolutorio en el caso de Paula Perassi dejó interrogantes que preocupan y ocupan al movimiento feminista. Mientras se esperan los fundamentos del tribunal compuesto por Griselda Strólogo, Mariel Minetti y Alvaro Campos, tres abogadas feministas analizan el estado de la causa. "Lo que más interesa es el retardo de la Justicia. Que hayan pasado más de siete años violó garantías constitucionales y tratados internacionales que debe respetar nuestro país. Quienes están juzgando no pueden medir con la misma vara (en este caso), al haber pasado tanto tiempo", dijo la penalista Gabriela Santinelli.

A su vez, aclaró que "ante situaciones donde hay una desaparición de persona o, como en este caso, donde se presumen varios delitos en contexto de violencia de género, el Estado debe garantizar el acceso a la Justicia con pautas como una actuación pronta e inmediata, ordenando todas las medidas para dar con el paradero o asegurar las pruebas; y justamente poder juzgar en un plazo razonable; sino el acceso a la Justicia tanto de Paula, como víctima, como el de la familia, se ve vulnerado", planteó.

Si bien faltan los fundamentos, señaló que "lo que dijeron los jueces, al hablar de una versión de los hechos que no surge de una investigación estatal, sino de una serie de datos y comentarios, habla de un desconocimiento de que hay testigos que pueden dar cuenta de reuniones previas entre algunos imputados, del entrecruzamiento de llamadas". Para la letrada, es "mucha más prueba de la que la Corte Interamericana de Derechos Humanos exige para este tipo de situaciones, ya que llegó a decir que con presunciones y algunos testigos indirectos se puede llegar a una condena".

Por otro lado, evaluó que "se deja ver una cuestión de violencia de género institucional. Si empezamos a repasar las situaciones con mujeres como víctimas, son las que más grado de impunidad suelen tener. En esta causa también encontramos que están citados estereotipos patriarcales y machistas. Ni hablar de la revictimización de la familia".

Y agregó: "La CIDH dice que el Estado tiene el deber de esclarecer". Pero, lamentó: "Muchas veces la Justicia sigue actuando de modo patriarcal y aleccionador. Que no nos detenga esto para seguir acompañando a la familia".

Para Mabel Gabarra, integrante de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito, lo que manifestó el tribunal en la previa de las absoluciones fue "lamentable". Y planteó que "desvalorizaron" a los acusadores. "Me remito a lo que dijo el fiscal sobre un fallo injusto. Ahora habrá que ver qué pasa en las otras instancias". Y se quejó: "La jueza no se hizo cargo de nada y acusó a la querella y la Fiscalía. El juicio estuvo demorado por la Justicia, no por la querella. La duda la tienen los magistrados a partir de un error de la policía y de la Justicia". Y sumó: "La jueza dijo que se tendrá que seguir investigando, pero ¿quién? ¿la familia?".

La abogada Susana Chiarotti preguntó "por qué en épocas de tantos avances tecnológicos, donde se generaron recursos para encontrar pruebas". Y analizó: "Eso habla de fallas en la investigación, pero no quiero cargar todo sobre la Fiscalía porque recibió el caso tiempo después. Hubo jueces de instrucción antes", recordó sobre las actuaciones de Eduardo Filocco y Juan José Tutau.

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ