Otro show del niño malo en el Masters 1000 de Roma
El sillazo de Nick Kyrgios
Imagen: AFP

El tenista australiano Nick Kyrgios lo hizo de nuevo, dándole más argumentos a quienes lo califican como el niño malo del circuito. En esta ocasión, su enojo y la forma de manifestarlo le ha costado demasiado caro ya que ha sido descalificado del Masters 1000 Roma 2019. El australiano se enfrentaba al noruego Casper Ruud y, tras caer en el primer set (6-3), había logrado igualar el encuentro en el tie break (5) del segundo set, momento en el que decidió repartir agua entre los aficionados.

 

Durante el tercer y decisivo set, cuando estaba 1-2 abajo, Kyrgios fue amonestado por sus expresiones, y molesto por esa sanción no tuvo mejor idea que tirrar la raqueta, patear una botella cuando llegaba a su lugar de descanso y luego agarrar una silla y lanzarla a la cancha. Ante este comportamiento, el juez decidió la descalificación del australiano.

Las consecuencias de este nuevo acoto de Kyrgios pueden ser muy duras,  ya que la ATP ya lo había suspendido del circuito, y por sus reiterados desplantes le permitía jugar bajo una supervisión especial.

 

 

Audiovisual
Audiovisual
Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ