Las mil formas de Nathy Peluso: cantante urbana, referencia feminista e icono generacional
"Amo la música de los 2000"
En plan Natikillah, su última encarnación rapera y Y2K, vuelve para revalidar su chamuyo argento en el Festival Nuestro.
"Este show tiene hip hop, salsa, electrónica, soul. Es un viaje por lo que soy, por todo lo que me compone.""Este show tiene hip hop, salsa, electrónica, soul. Es un viaje por lo que soy, por todo lo que me compone.""Este show tiene hip hop, salsa, electrónica, soul. Es un viaje por lo que soy, por todo lo que me compone.""Este show tiene hip hop, salsa, electrónica, soul. Es un viaje por lo que soy, por todo lo que me compone.""Este show tiene hip hop, salsa, electrónica, soul. Es un viaje por lo que soy, por todo lo que me compone."
"Este show tiene hip hop, salsa, electrónica, soul. Es un viaje por lo que soy, por todo lo que me compone." 

A seis meses exactos de su anterior visita a la Argentina, en la que terminó consumando una gira de salas en Buenos Aires y presentaciones en varias ciudades del país, Nathy Peluso aún no sale de su sorpresa por la magnitud del fenómeno que cultivó en su terruño de origen. “No sabía que me iba a encontrar con esa masividad tan pasional”, afirma la cantante. “Lo viví desde la alegría y desde la inmensa gratitud.” Por eso, en este regreso a la capital argentina la artista viene con un show recargado de fuerzas. “Va por la misma línea de lo que se vio la última vez, aunque mucho más completo y con sorpresas. Estoy orgullosa de lo que conseguimos”, adelanta la moronense de 24 años. “Sumé gente a la banda, y ahora suena más potente. Vuelvo con muchas ganas de presentar mi nuevo single en directo, Natikillah. Además vengo cargada de pilas y entrené un montón de bailes. Quiero que mi público disfrute. Musicalmente, me parece un espectáculo idílico.”

Tus recitales en Argentina establecieron un contraste importante entre lo que mostrás en vivo y lo que se cree de vos como artista. Si bien dejaste en claro que no sos la esperanza del trap, ¿te incomoda que se siga diciendo eso de vos?

--Mi identidad la fui construyendo poco a poco. Hacerse un artista conocido es un proceso en el que hay que trabajar mucho para que la gente termine de cazar. Sobre todo cuando trabajás con tantos estilos diferentes, con tanta mescolanza. Salí en un momento en el que el trap estaba efervesciendo. Sin querer, al hacer hip hop y al formar parte de la música urbana, mi propuesta la volcaron al trap. Ya no lo siento así. Ahora soy un poquito más consciente de lo que hago. Y eso creo que sucedió gracias al show en vivo: hay hip hop, ritmos latinos, salsa, electrónica, R&B y soul. Es un viaje por todo lo que me compone. Es realmente lo que soy.

¿Por qué decidiste abrir tus shows con La grasa de las capitales, de Serú Girán?

--Soy muy fan de Serú Girán, y sin duda es una canción que me representa. Forma parte de mis raíces, y armónicamente me vuelve loca. Es un código muy piola para conectar con mi público. Y para el que no es argentino, es una forma de transportarlo a una parte de mi infancia.

¿Con cuál artista te gustaría colaborar?

--No estoy muy al tanto del presente musical que se está trabajando acá. Tengo pendiente conocerlo más... Una colaboración es para mí algo tan grande que Stevie Wonder sería mi próximo fichaje.

Considerando que hiciste tu carrera en España, ¿qué nacionalidad suelen ponerte allá cuando cantás en los festivales?

--Yo soy argentina adonde quiera que vaya. A veces colocan que soy “argentina residente en España” o directamente ponen “España”. Pero me gusta que me digan que soy argentina porque me siento así, mi cultura es de acá por más que viva allá.

En el Primavera Sound 2019, considerado el festival musical más importante del mundo, aparecés como “argentina”, por lo que serás representante nacional junto a El mató a un policía motorizado. Pero también sos una de las figuras de la música urbana en un evento dedicado generalmente al indie, ¿cómo te sentís al respecto?

--A mí me apasionan el hip hop, el R&B y un montón de estilos que constituyen mis influencias. No sé si soy un referente, pero recurren a mí al momento de hablar de la música urbana en español y para mí eso ya es una corona. Así que me hace feliz y agradecida participar en el Primavera Sound en un círculo urbano, que ya no es tal porque hoy es una cultura inmensa, de lo que dejaron constancia artistas como Erykah Badu, que está también en la grilla.

Quien también será parte del inminente festival es Rosalía, que en su último single, Con altura, se adentra en la música urbana. ¿Por qué no fuiste a la pasada entrega de los Grammy Latinos, en la que ella terminó como la artista revelación del galardón?

--No sé cómo funciona, pero es una cuestión de invocar e ir. Rosalía acaba de sacar un disco, mientras que yo preparo el mío. Es cuestión de tiempo. Cada una está en un momento diferente. En mi caso, le estoy dando más atención a mis shows en vivo y construyendo un disco muy artesanal, con mucho cariño y dedicación. Y ese trabajo de construcción del disco ya lo hizo ella. Por eso está recibiendo lo que sembró. Creo que es cuestión de instancias de la carrera de una artista.

A propósito, ¿cuándo estará listo el nuevo disco?

--Ese disco es cien por cien mezclas de todos los estilos que admiro. Es un viaje por mis inspiraciones y tiene un montón de data espiritual acerca de lo que vivo en la actualidad. Pero aún falta tiempo para llegar a terminarlo. Ahora el foco lo tenemos en Natikillah, mi último single.

¿Y por qué no guardaste Natikillah para ese repertorio?

--Es una canción que hice como ofrenda a mis fans. Tenía muchas ganas de sacar música, y esperar el disco supone un tiempo mayor al que me gustaría. Si admiro a alguien, de vez en cuando me gusta escuchar algo nuevo. Entonces quise darles esa música nueva para que disfruten conmigo, para que en las giras haya una nueva canción y también para demostrar mi amor por el hip hop, por la música de los 2000. Natikillah es una de mis facetas.

Otra de ellas, al menos en Argentina, parece ser tu rol de símbolo feminista. Se vio en tus shows pasados, donde entre tema y tema las chicas cantaban por el aborto legal. ¿Qué te sucedía en el escenario cuando veías eso? ¿Conectaste con eso?

--Cuando vine a Argentina descubrí una marea de fuerza feminista que desconocía por no vivir acá y por no mamar eso todos los días. Me sorprendió gratamente porque me pareció que hay una conciencia súper poderosa e indestructible. Es un momento clave, y el poder ser parte de algo tan fuerte, tan histórico y tan social para mí es muy lindo. Pero no es intencional ni tampoco lo planeé.

¿Te sentís una referente del movimiento feminista?

--Nunca escribí una letra pensando en el movimiento feminista. Escribo desde mi naturalidad, principios y valores. Por mi convicción de mujer llega ese mensaje, que son mis pensamientos y mi corazón. Y por eso creo que las chicas se ven reflejadas.

¿Esto se vive igual en España?

--Se vive igual. Sólo que se transmite con una pasión y lenguaje distintos, porque cada cultura tiene su manera de digerir estos momentos sociales. A todos los lugares a los que voy a cantar siento ese poderío femenino constante y consciente. Pero sinceramente en Argentina lo viví tan fuerte que me sorprendió.

* Nathy Peluso tocará este sábado 18 a las 21 en el escenario Afuera del Festival Nuestro, en Tecnópolis.

Audiovisual
Audiovisual
Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ