Denuncian un recorte en el Plan de Natación en escuelas porteñas
Alumnos sin lugar para nadar
El piletazo en la Escuela Nº4 Alvarez Thomas.El piletazo en la Escuela Nº4 Alvarez Thomas.El piletazo en la Escuela Nº4 Alvarez Thomas.El piletazo en la Escuela Nº4 Alvarez Thomas.El piletazo en la Escuela Nº4 Alvarez Thomas.
El piletazo en la Escuela Nº4 Alvarez Thomas. 
Imagen: Joaquín Salguero

La comunidad educativa de la Escuela Nº4 Alvarez Thomas, ubicada en el barrio de Agronomía, denunció que el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires está realizando recortes en el Plan de Natación. “Les sacaron las clases de natación a los alumnos de jardín y recortaron las de los chicos de primaria”, acusó Sandra Naccarato, madre de una alumna de sala de cuatro del “Alva”, una de las cuatro escuelas porteñas que cuenta con natatorio propio. Padres, alumnos y docentes hicieron un piletazo frente al Ministerio de Educación para visibilizar el reclamo.

La comunidad educativa del Alvarez se manifestó frente al Ministerio de Educación, ubicado en Paseo Colón 255. Padres y alumnos llevaron flotadores, gorras, antiparras y repartieron volantes para denunciar el conflicto. “Ya hemos pegado carteles y presentamos un pedido de informe en la Legislatura para que el Gobierno nos informe qué inversión va a realizar en el Plan de Natación”, afirmó Naccarato.

“Andrea Bruzos –secretaria de Coordinación Pedagógica y Equidad Educativa del Ministerio de Educación porteño– nos dijo que no podía garantizar las clases del 2020 porque no sabía cuántas escuelas y alumnos concurrirán al Alva”, dijo Naccarato a PáginaI12. A fines del año pasado, el Ministerio de Educación de la Ciudad sacó la resolución 344 que recorta el Plan de Natación, originalmente creado en 1985 y ampliado durante la gestión del exjefe de Gobierno Aníbal Ibarra.

Según Naccarato, “el Plan original dice que en las escuelas con natatorio propio los chicos van a tener clase de sala de cuatro hasta séptimo”. Con la resolución 344, el Gobierno porteño establece que los alumnos de cuarto grado de escuelas primarias estatales y los de primero a séptimo de las que tienen orientación en Educación Física tendrán natación “durante un mínimo de catorce clases, equivaliendo ello a un cuatrimestre”. Mientras que en las escuelas que cuentan con natatorio propio, tendrán clase “los alumnos/as de 1° a 3° y de 5° a 7° grado de nivel primario”. 

Naccarato contó que el conflicto entre el Alvarez y el Gobierno de la Ciudad comenzó en diciembre de 2017, cuando el Ministerio de Educación notificó a la escuela que “los alumnos de jardín dejan de tener clases de natación”. “En febrero de 2018 presentamos un recurso de amparo, en agosto sale una cautelar que restituye las clases a jardín, pero el Gobierno no la cumplió. El año pasado los chicos de jardín no tuvieron natación y este año sólo están garantizadas las clases durante un cuatrimestre”, afirmó. En esa misma notificación, el Ministerio informó a la escuela que se iban a recortar diez minutos las clases de natación de los alumnos de primaria “porque tenían que llevar más alumnos”.

La pileta del Alvarez fue construida en 1971 por Jorge Sacco, director de la escuela en ese entonces. “Sacco y otros padres hipotecaron sus casas y con ese dinero y el de la cooperadora de la escuela se hizo la pileta”, contó la madre. La pileta semiolímpica está techada y cuenta con baños, vestuarios y calefacción. A partir de 1985, con la sanción del Plan de Natación, el Alvarez comenzó a recibir alumnos de 4º a 7º grado de otras escuelas públicas para utilizar la pileta. 

“Lo que pasó en 2018 es que el Gobierno dejó de alquilar los natatorios que alquilaba y tuvo que llevar más alumnos a la escuela Alvarez Thomas”, explicó la madre y señaló que en marzo de este año el Gobierno porteño sancionó el decreto 149, que constituye al natatorio del Alvarez en un Centro Educativo Complementario.

“Ellos lo que quieren es anular el Plan de Natación”, denunció Naccarato y señaló que “hay un doble juego” por parte del Gobierno porteño porque “el dinero que le da a la cooperadora para que pague gastos” equivalía a 87 pesos por chico en 2018. Con esa plata, explicó la madre, además solventar los arreglos en infraestructura, las escuelas deben alquilar los micros para llevar a los alumnos a los natatorios. “Muchas escuelas dijeron que no pueden seguir el Plan porque no pueden pagar los micros”, agregó.

Naccarato acusó que el Gobierno de la Ciudad dice que el Alvarez “no quiere compartir su pileta”. “Siempre recibimos alumnos de otras escuelas”, afirmó y señaló que el Gobierno podría acondicionar las piletas del natatorio Costa Rica y del Club Comunicaciones “que usa para las colonias de verano” para garantizar el cumplimiento del Plan de Natación.

Informe: L. F.

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ