El senador participó de la reunión de gabinete en lugar de Michetti
Pichetto ya se mueve como vice de Macri
Se reunió con Marcos Peña, hizo declaraciones y se incorporó a la reunión de ministros. Le organizarán encuentros con los encargados de cada área.
Miguel Angel Pichetto hizo un breve discurso al iniciar la reunión.Miguel Angel Pichetto hizo un breve discurso al iniciar la reunión.Miguel Angel Pichetto hizo un breve discurso al iniciar la reunión.Miguel Angel Pichetto hizo un breve discurso al iniciar la reunión.Miguel Angel Pichetto hizo un breve discurso al iniciar la reunión.
Miguel Angel Pichetto hizo un breve discurso al iniciar la reunión. 

Fue un hecho inusual. Miguel Angel Pichetto asistió a una reunión de gabinete y se sentó en donde normalmente está la vicepresidenta Gabriela Michetti, como si ya formara parte del Gobierno. Quedó justo enfrente de Mauricio Macri y al lado de Emilio Monzó, el saliente presidente de la Cámara de Diputados. Según contaron los asistentes, hizo un breve discurso de presentación y luego escuchó la reunión de gabinete sin intervenir. Los ministros quedaron en tener reuniones para ponerlo al tanto de los distintos temas de gobierno para la campaña. En tanto, siguen las negociaciones con los radicales: para apaciguarlos, empezaron a discutir dejarle a un correligionario la presidencia provisional del Senado, ya que la de Diputados será para Cristian Ritondo.

Pichetto llegó a la Rosada a eso de las 9 para reunirse con el jefe de Gabinete, Marcos Peña. Habló con la prensa y dijo que no siente “ningún tipo de culpa” por haber pasado del peronismo al macrismo. “Algunos creen que solamente la oposición kirchnerista hace política y despliega movimientos tácticos, pero Macri juega y arriesga, tiene talento y decisión”, lo elogió. “El kirchnerismo dice que soy un demonio y lo que se dice traición es un punto de fractura con el pasado”, argumentó.

Una hora más tarde formó parte de la reunión de Gabinete en el Salón de los Científicos, con Macri. Como la actual vicepresidenta está de viaje en Nueva York en un debate sobre los derechos de las personas con discapacidad que se realiza en la sede de la ONU, Pichetto directamente ocupó su lugar.

Tuvo de un lado a Emilio Monzó –a quien buscan convencer de que no abandone los cargos políticos, pero por ahora no parece haber cambiado de idea– y a Federico Pinedo, que deja también a fin de año su lugar de presidente provisional del Senado y su cargo podría ser un lugar que ocupen los radicales. De hecho, se los propusieron hace unos días, pero las negociaciones siguen. El lugar de Monzó, que pedían en la UCR, será para el actual ministro de Seguridad bonaerense. 

Según uno de los asistentes al encuentro, Pichetto hizo una breve presentación formal, luego fue saludado por los ministros –muchos lo conocen hace tiempo– y luego continuó la reunión en los términos normales, sin que Pichetto tuviera intervenciones importantes. Por supuesto, analizaron las repercusiones del lanzamiento de la fórmula, tanto políticas como económicas.

La idea es que cada ministro tenga reuniones mano a mano con Pichetto para explicarle detalles de cada área, con vistas a la campaña. Para eso, luego de la introducción que recibió ayer, Pichetto coordinará una agenda de reuniones. También están planificando que aparezca con Macri en inauguración de obras o en lanzamientos de programas de seguridad. También estuvieron poniéndolo al tanto de las lógicas de comunicación macrista, donde hay un discurso centralizado del que los candidatos no pueden salirse. Pichetto no mostró ninguna molestia con eso.

Al final del encuentro, los encargados de hablar con la prensa fueron el ministro de Educación, Alejandro Finocchiaro, y la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich. Esta última sabe lo que es pasar de un espacio político a otro, dado que lo hizo en muchas oportunidades a lo largo de su carrera política. Tal vez por eso, remarcó que el nuevo candidato a vicepresidente “se sentía muy cómodo, muy contento por su decisión, sin ningún tipo de culpa, todo lo contrario”. Y dijo que en la reunión Pichetto había manifestado que sentía que estaba aportando a “la unidad nacional”. 

Bullrich sostuvo que se trató de “un salto muy grande en una Argentina que necesita reencontrarse y no vivir en la pelea y en la dicotomía”. La funcionaria aseguró que la fórmula tiene “un impacto sobre la gobernabilidad” de aquí a las elecciones. También sostuvo que no habrá, de momento, cambios en el Gabinete. “De Lavagna no se habló, creemos que nuestro espacio está potente”, descartó Bullrich. 

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ