Para 2050, América Latina será una de las regiones con menos aumento de población, según la ONU

Hacia un mundo habitado por viejos

Si los gobiernos quieren "beneficiarse de este 'dividendo demográfico'", tendrán que "invertir en educación y salud, especialmente para los jóvenes, y crear las condiciones propicias para el crecimiento económico sostenido", advirtió el organismo.
Para 2050, la población mundial será de 9.700 millones.Para 2050, la población mundial será de 9.700 millones.Para 2050, la población mundial será de 9.700 millones.Para 2050, la población mundial será de 9.700 millones.Para 2050, la población mundial será de 9.700 millones.
Para 2050, la población mundial será de 9.700 millones. 

América latina será una de las regiones con menor aumento poblacional hasta 2050, mientras que la población de Africa Subsahariana se duplicará e India superará a China como el país más poblado, de acuerdo con un informe de la Organización de Naciones Unidas. Para ese entonces, estiman los expertos, el mundo tendrá 9700 millones de habitantes. Si bien la población aumentará, será cada vez más vieja.

El organismo internacional calculó que “la población mundial pasará de los 7700 millones de personas actuales a 9700 millones para 2050”, pero que las regiones con menor porcentaje de crecimiento poblacional serán América Latina (18 por ciento), el sudeste y este asiático (3 por ciento) y Europa y América del Norte (2 por ciento). Esta reducción en la población del continente implica, para la ONU, que se revertirá una tendencia histórica en la región, donde la cantidad de habitantes se triplicó entre 1950 y 2019. 

De acuerdo al informe, “las tendencias en la población mundial son determinadas en gran medida por las tendencias en fertilidad, que se calculan en base al número promedio de nacimientos por cada mujer a lo largo de su vida, cifra que disminuyó notablemente en las últimas décadas prácticamente en todos los países”, señalaron funcionarios de la ONU en el documento. 

En el caso de América latina, la tasa de fertilidad era de 3,3 en 1990, de 2 en 2019 y “se estima que será de 1,7 en 2050”. El informe también remarcó que en 2018, “por primera vez en la historia”, existen más adultos mayores de 65 años (o más) que niños menores de cinco años. Esto, explicaron, sucede porque hay un aumento en la esperanza de vida y niveles más bajos de natalidad. Este año, una de cada 11 personas –el 9 por ciento de la población mundial– tiene 65 años o más y se espera que para 2050 una de cada seis personas pertenezca a ese grupo etario. Esto representará el 16 por ciento de la población a nivel mundial.

Para 2050, la cantidad de adultos de 65 años o más se duplicará en América Latina. El documento de la ONU señaló que una de las ventajas del “descenso reciente de la fecundidad” es que esto provocó que “la población en edad de trabajar, entre los 25 y 64 años, crezca más rápido que la de otras edades”. Este crecimiento “crea oportunidades para acelerar el crecimiento económico”, pero si los gobiernos quieren “beneficiarse de este ‘dividendo demográfico’”, advirtieron desde el organismo internacional, tendrán que “invertir en educación y salud, especialmente para los jóvenes, y crear las condiciones propicias para el crecimiento económico sostenido”.

Asimismo, se espera que para 2050 la esperanza de vida a nivel global aumente a 77,1 años. En 1990 la expectativa era de 64,2 años y pasó a 72,6 en 2019. Sin embargo, según el informe, “continúan existiendo brechas considerables” entre países. En 2019, quienes nacen en los países más pobres viven 7,4 años menos que el promedio mundial porque “los niveles de mortalidad en la niñez y materna permanecen altos, así como a la violencia, los conflictos y el impacto persistente de la epidemia del VIH”.

Según la ONU, la migración puede ser un factor importante en la reducción de la población en algunos países. Desde 2010, advirtieron, la población de “27 países o áreas” ha disminuido en un 1 por ciento o más y “esto ha sido causado por los bajos niveles de fertilidad y, en algunos lugares, por las altas tasas de emigración”. 

Se espera que estos migrantes salgan de diez países –entre los que se encuentran Bangladesh, Nepal, Filipinas, Siria, Venezuela y Myanmar– y sean recibidos por otros catorce. “Bielorrusia, Estonia, Alemania, Hungría, Italia, Japón, Rusia, Serbia y Ucrania experimentarán una entrada neta de migrantes a lo largo de la década, ayudando a compensar las pérdidas de población causadas por un exceso de muertes infantiles”, afirmaron.

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ