Pablo Javkin habla después de su gran triunfo en Rosario
El intendente que deberá crear su estilo
Javkin se inclina por un estilo cercano al de Binner intendente, "buscando liderazgos en cada una de las áreas". El futuro mandatario de Rosario aspira a una relación respetuosa con Perotti.
Javkin confió en la proyección de sus mesas testigos y salió temprano a anunciar su victoria.Javkin confió en la proyección de sus mesas testigos y salió temprano a anunciar su victoria.Javkin confió en la proyección de sus mesas testigos y salió temprano a anunciar su victoria.Javkin confió en la proyección de sus mesas testigos y salió temprano a anunciar su victoria.Javkin confió en la proyección de sus mesas testigos y salió temprano a anunciar su victoria.
Javkin confió en la proyección de sus mesas testigos y salió temprano a anunciar su victoria. 
Imagen: Sebastián Granata

Unir, acordar, buscar referentes por fuera del ámbito de la política, emular la primera gestión de Hermes Binner en la intendencia de Rosario para afrontar los nuevos tiempos que corren. Por allí habrá que buscar las claves del nuevo desafío que Pablo Javkin tendrá por delante luego de imponerse por algo más de 7.800 votos al candidato del Frente Juntos, Roberto Sukerman, en las generales del pasado domingo para transformarse en el próximo intendente de la ciudad a partir del 10 de diciembre y por los próximos cuatro años. "La ciudad tiene múltiples liderazgos y yo quiero buscarlos en cada una de las áreas", aseguró ayer Javkin, mientras aguarda reunirse en los próximos días con la intendenta Mónica Fein para trabajar sobre la transición. Además, el intendente electo dijo que espera tener "una relación institucional lo más razonable posible" con el gobernador electo, Omar Perotti, teniendo en cuenta que el Frente Progresista se impuso en varias ciudades grandes de la provincia. "Habrá oportunidad de conversar y de acordar los temas y de hacer una gestión que respete esa institucionalidad", destacó.

Pasaron algunas horas desde la consagración. Dice que apenas pudo dormir tres horas. Desde temprano recorrió estudios de radio y televisión para explicar un triunfo que le permitirá al Frente Progresista seguir gobernando uno de los distritos más importantes del país, pero tras 30 años de hegemonía socialista. Después de almorzar algo rápido en un tradicional lugar de la ciudad, el intendente electo conversó con Rosario/12 y subrayó, entre otros temas, que su prioridad será "atender las demandas de los vecinos y vecinas de la ciudad".

--¿Cuáles serán las principales características de su gestión al frente del Palacio de los Leones?

--Fue una elección pareja donde las cuatro fuerzas tuvimos una cantidad importante de votos, y creo que eso es lo que viene, unir. Lo dije antes de la campaña y lo digo ahora, sobre las prioridades de gestión, serán las de unir, escuchar, ver qué acuerdos podemos alcanzar con el resto de las fuerzas con las que competimos, y obviamente en mi caso, tomar el programa de gobierno y generar los acuerdos para cumplir las medidas que propusimos.

--En la conformación del equipo estará rodeado por gente de su confianza, con la que viene trabajando desde hace muchos años, pero habrá tiempo hasta el 10 de diciembre para conocer todos los nombres.

--Vamos a ver. Tenemos un tiempo en el que uno puede dedicarse a escuchar, la ciudad tiene múltiples liderazgos y yo quiero buscarlos en cada una de las áreas. Pero también habrá que discutir con el resto de los integrantes del Frente y de escuchar sugerencias de quiénes fueron mis rivales, creo que eso también es un camino importante porque uno puede nutrirse de algunas ideas que pueden sugerir. Tengo la impresión de hacer un gobierno amplio en serio, e independientemente de las disputas políticas nos permitan hacer una gestión lo más abarcadora posible de la ciudad.

Sebastián Granata
Emocionado, su triunfo tuvo aires de epopeya.

--¿Qué lectura hace de la elección en Rosario?

--Nosotros lo planteamos, creo que el Frente fue a una interna competitiva con dos personas que representamos una nueva generación. Y estábamos convencidos que si ganábamos le íbamos a dar un marco de amplitud y de apertura que nos iba a fortalecer en la elección general y eso fue lo que sucedió. Nos permitió en una elección difícil, con una suerte de ola a favor del peronismo, defender a la ciudad de Rosario.

--¿Cómo imagina su relación con el gobernador electo Omar Perotti?

--Me parece que fue una elección donde quedó muy repartido el poder a nivel provincial, y aspiro a tener una relación institucional lo más razonable posible. Creo que está en el espíritu de todos. Vamos a tener muchos intendentes de ciudades grandes del Frente Progresista y un gobernador que viene del peronismo. Habrá oportunidad de conversar y de acordar los temas y de hacer una gestión que respete esa institucionalidad.

--¿Y con la nueva composición que tendrá el Concejo Municipal?

--Aspiro que sea buena, es un ámbito que conozco bien, conozco bien a sus actores. Es un Concejo plural, como lo es la ciudad. En este marco lo tomo como un desafío favorable.

--¿Qué es lo que más lo preocupa a la hora de empezar a gestionar: la situación económica, la problemática de la inseguridad?

--Faltan seis meses, lo que en la Argentina te cambia mucho el factor de previsión de qué me preocupa hoy (risas). Pero claramente, espero que algún momento el rumbo económico del país encuentre una situación de mayor alivio, de mayor movimiento y crecimiento. Rosario sufre mucho los períodos de recesión económica y es eso lo que está pasando hoy.

--¿La idea es implementar políticas de incentivos como pregonó en sus propuestas de campaña?

--Si, cada una de las propuestas que pusimos allí en relación al incentivo, a las empresas tecnológicas y biotecnológicas, a las empresas que están en condiciones de convertirse en exportadoras, en la infraestructura para ocupar el suelo industrial, en las reformas de las habilitaciones, hay varias medidas en ese sentido.

--¿En qué condiciones recibirá la Municipalidad?

--Tenemos seis meses para trabajar en eso, creo que bien. Tengo una relación muy buena con Mónica y supongo que en breve comenzaremos a trabajar sobre esa transición.

--Destacó, y más en una jornada como la del domingo en la que se produjo un gran apagón nacional, la importancia de la Boleta Unica?

--Bueno, imaginen si hubiésemos tenido voto electrónico. Pero lo valoro también porque, vuelvo a insistir, creo que la libertad de la gente a la hora de votar que da la Boleta Unica la convierte en el mejor sistema electoral del país, y ayer (por el domingo) quedó comprobado una vez más.

--¿Le llamó la atención que candidatos que no vienen de la política, como Susana Rueda, Marcelo Lewandowski, Ariel Cozzoni, entre otros, hayan conseguido buenos resultados?

--Eso no es un fenómeno nuevo, lleva mucho tiempo en la sociedad. Y creo que en algún caso está ligado a una causa social muy definida. En el caso de Marcelo es una persona que también tiene una convicción política muy reconocida, o en Susana. Y en el caso de Ariel, pertenece a una fuerza que hizo una gran elección provincial y que tuvo su rebote acá, y además él también es una persona muy reconocida. Me parece que es normal que hoy se den esos fenómenos en la política. La voluntad popular en eso es sagrada, siempre hay que aprender cuando suceden esos fenómenos sobre todo quienes venimos más de adentro de la política.

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ