La agencia espacial estadounidense reconoció que el ataque ocurrió durante 10 meses
Hackeo a la NASA: una minicomputadora accedió a documentos clasificados

Una computadora de 35 dólares logró una proeza: franquear los mecanismos de seguridad de la Nasa, la agencia del gobierno estadounidense responsable del programa espacial civil, y extrajo 500 megas en archivos confidenciales sobre las misiones en Marte.

El inspector general de la NASA, Paul Martin, reconoció que la intromisión ocurrió en abril de 2018 hasta 2019, período en que los hackers permanecieron ocultos, a salvo de la detección de la agencia. En ese lapso, robaron 23 documentos. “La incapacidad de protegerse contra los ataques cibernéticos en general y las amenazas persistentes avanzadas en particular sitúan el estatus de la Agencia como líder mundial en exploración espacial e investigación aeronáutica en riesgo”, advirtió el funcionario.

El ataque comenzó en abril de 2018 y continuó durante casi un año en las redes del mítico Jet Propulsion Laboratory (JPL), en Pasadena, California, de acuerdo con un informe de la Nasa publicado el 18 de junio. Las investigaciones revelaron que el espía utilizó para esta operación una pequeña computadora Raspberry Pi, con la cual habría logrado entrar a la red de la organización, obligando a la agencia estadounidense a desconectar temporalmente los sistemas de control de los vuelos espaciales del centro afectado.

El robo incluye dos archivos confidenciales. Uno de ellos contenía datos científicos obtenidos por el rover Curiosity, que se encuentra en Marte. Otro tenía datos relacionados con la ley de control de exportaciones para tecnologías que pueden ser utilizadas militarmente.

“Identificamos una serie de debilidades en el sistema de controles de seguridad de JPL que disminuye colectivamente su capacidad para prevenir, detectar y mitigar con eficacia los ataques cibernéticos que se dirigen a sus sistemas y redes informáticas”, puntualizó el informe. La intrusión también afectó a la Red de Espacio Profundo (DSN) de la NASA, administrada por el JPL, una red mundial de antenas parabólicas que permite enviar y recibir información de naves espaciales de la NASA en misiones activas.

Hasta el momento, no se ha capturado ni identificado a ningún culpable, aunque el informe OIG de la NASA dice que la investigación está en curso. Mientras tanto, JPL instaló más agentes de monitoreo en sus firewalls y aseguró que está revisando los acuerdos de acceso a la red para socios externos.

Esta no es la primera vez que los hackers se aprovechan de los fallos de seguridad de la estación espacial. El año pasado el Departamento de Justicia acusó a un par de ciudadanos chinos por piratear la NASA y los servicios en la nube de la Armada de los EE. UU. Estos hackers trabajaron para la Compañía de Ciencia y Tecnología Huaying Haitai, radicada en Tianjin, China. Su objetivo incluía el robo de propiedad intelectual de las principales compañías de tecnología de defensa y comercial.

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ