Lo acusa de "violencia económica"
Mariana Zuvic denunció a su ex pareja, el senador Eduardo Costa
En los papeles y para la Afip, la precandidata a diputada oficialista era un ama de casa que ni tarjeta tenía. Pero por la ley de Protección Integral reclama su parte de una trama de negocios millonarios investigados por evasión.
El senador y su pareja tienen varias investigaciones abiertas por facturas compradas, evasión y trucos contables.El senador y su pareja tienen varias investigaciones abiertas por facturas compradas, evasión y trucos contables.El senador y su pareja tienen varias investigaciones abiertas por facturas compradas, evasión y trucos contables.El senador y su pareja tienen varias investigaciones abiertas por facturas compradas, evasión y trucos contables.El senador y su pareja tienen varias investigaciones abiertas por facturas compradas, evasión y trucos contables.
El senador y su pareja tienen varias investigaciones abiertas por facturas compradas, evasión y trucos contables. 
Imagen: NA

La precandidata a diputada nacional de Juntos por el Cambio en la Ciudad Mariana Zuvic denunció a su ex pareja, el senador nacional por Santa Cruz Eduardo Costa, por “violencia económica”. Ambos conformaron una sociedad política y económica de hecho. Para la AFIP, Zuvic es una anónima: no tiene bienes registrados a su nombre, ni tarjetas de crédito ni débito. En cambio Costa es dueño de un patrimonio neto de más de 210 millones de pesos constituido por 16 empresas diferentes. En las presentaciones juradas del Senador ante el Congreso, Zuvic aparece como “ama de casa”. Para prevenir y sancionar la violencia de género, la Ley de Protección Integral incluye la violencia económica y patrimonial. Ese es el derecho que le podría asistir a la pre candidata por CABA a partir de la “unión de hecho” entre ambos. Pero la cuestión de fondo es lo que se esconde: el entramado de negocios de Eduardo Costa con epicentro en la cadena de supermercados de la construcción Hiper Tehuelche, con causas por evasión tributaria y lavado de activos incluidos. Zuvic conoce al detalle cada uno de estos movimientos.

El 20 de mayo de 2017, la aprendiza de Carrió afirmó en una nota del diario Clarín que ella no tenía bienes a su nombre ni tarjetas de crédito. Sin embargo, era una usuaria cotidiana de las extensiones de tarjeta de crédito corporativas del Hiper Tehuelche. Según consta en el expediente CFP N°7771/2014 (lavado de activos), el movimiento de las tarjetas de crédito de Costa y Zuvic generaron al menos 60 reportes sistemáticos de la Unidad de Información Financiera (UIF). El 99 por ciento del capital de Costa, que el próximo 11 de agosto competirá nuevamente por la gobernación de Santa Cruz como representante de Macri, está integrado por las acciones de su grupo económico, donde el Hiper Tehuelche es la sociedad de mayor envergadura. Se le suman negocios hoteleros, compra y venta de autos, emprendimientos inmobiliarios y energéticos (hidrocarburos y renovables).

En 2014, Costa registró un patrimonio neto total de 210,9 millones de pesos. De este total, sólo había exteriorizado 98,4 millones de pesos según determinó la AFIP. Al final del ejercicio 2015 registró el mismo patrimonio que en un año atrás. La trampa estuvo en anotar una considerable baja al comienzo del período 2015 y luego corregirla hacia el final del año. El saldo fue que en 2015 no registró movimientos en sus bienes declarados. Este dato podría pasar desapercibido salvo porque el actual senador enfrenta una causa por evasión tributaria por el uso de facturas apócrifas y otra por lavado de dinero. En la primera apeló a la Ley de Blanqueo de 2016 para obtener la eximición penal pero el fiscal federal Gonzalo Miranda –actualmente de licencia- entendió que ese expediente podría relacionarse con el otro que instruía sobre lavado de dinero. El 18 de diciembre de 2017, a ocho días después de haber asumido como senador, la justicia federal rechazó cerrarle la causa por evasión hasta tanto no se resolviese la causa por lavado.

Las sospechas de lavado de activos surgieron en 2014, cuando la AFIP detectó que el Hiper Tehuelche había recibido aportes de capital de una empresa uruguaya –Holmen SA- que luego de un tiempo fueron capitalizados directamente por Costa y su grupo familiar. La Procelac detectó al menos dos operaciones por aproximadamente 3 millones de dólares. Holmen SA es una empresa fantasma creada en Uruguay en el estudio de Rubén Roberto Weiszman Gluckman, un contador uruguayo especializado en radicar sociedades en paraísos fiscales que en 2008 fue condenado por lavado de dinero del narcotráfico (Operación Campanita). Weiszman ya había sido denunciado por Lourdes Di Natale, la ex secretaria privada de Emir Yoma, principal testigo de la venta ilegal de armas a Croacia durante el menemismo.

De ese estudio uruguayo salieron los primeros prestanombres de Holmen SA –según la documentación del expediente 7771/2014- mientras que los socios de fantasía en Argentina fueron aportados por el estudio de Horacio Harkatz ubicado en Florida 439. El vínculo directo entre Weiszman y Harkatz fue confirmado a este periodista por el titular de la Junta de Transparencia y Ética Pública de Uruguay, Ricardo Gil y por los archivos desbloqueados de los Panamá Papers, donde aparecen referencias sobre “El Tehuelche” y su relación con los servicios de Harkatz. Costa utilizó un “vehículo” (la empresa fantasma y sus prestanombres) para capitalizar dinero no declarado. Esa fue la hipótesis central de la Procelac en su dictamen del 29 de diciembre de 2014:

“Teniendo en cuenta los antecedentes expuestos y en base a la información aportada a esta Procuraduría, se advierte la existencia de distintas operaciones que habrían significado poner en circulación en la economía formal grandes sumas de dinero, a través de aportes de capital integrados por los accionistas de la empresa El Tehuelche, implicando un incremento significativo del patrimonio sobre el que se desconoce cuál sería el origen de los fondos utilizados.” Es más, la Dirección General de Asesoramiento Económico y Financiero en las Investigaciones sostuvo en septiembre de 2017 que “no se visualiza en el período analizado que se hubiera exteriorizado en las declaraciones juradas la existencia de los aportes irrevocables en la sociedad El Tehuelche”.

Mariana Zuvic fue testigo directa de estas maniobras y una usuaria habitual del dinero líquido generado por todo el Grupo Costa. La denuncia por violencia económica ¿estará vinculada al nivel de información que manejaba esta aprendiza de Lilita Carrió?

@spremici

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ