Recomendaciones de la Procelac
Telar de la abundancia: cómo no caer en la estafa
La Procuraduría de Criminalidad Económica y Lavado de Activos dio una serie de pautas y aconsejó realizar la denuncia penal en caso de ser víctima del engaño.
Cómo evitar caer en la estafa del Telar de la abundancia. Cómo evitar caer en la estafa del Telar de la abundancia. Cómo evitar caer en la estafa del Telar de la abundancia. Cómo evitar caer en la estafa del Telar de la abundancia. Cómo evitar caer en la estafa del Telar de la abundancia.
Cómo evitar caer en la estafa del Telar de la abundancia.  

A raíz del nuevo boom de la estafa piramidal conocida como el “Telar de la abundancia” o “Flor de la abundancia”, que en los últimos días estuvo circulando en las redes sociales, la Procuraduría de Criminalidad Económica y Lavado de Activos (Procelac) difundió una serie de recomendaciones para no caer en la trampa. Las víctimas que son en su mayoría mujeres, porque la maniobra circuló bajo un manto de “empoderamiento femenino”, pueden hacer la denuncia en el organismo.

“Se trata de un mecanismo mediante el cual se invita al público a colocar su dinero con promesas de retribuirle intereses exorbitantes”, advirtieron desde la Procelac, argumento que aplica a todas las estafas de tipo piramidal.

Frente a la fuerte difusión en los últimos días, el organismo reiteró las recomendaciones para evitar ser víctima de este delito.

Como el dinero que ingresa al sistema o “telar” no se destina a ninguna actividad que produzca ganancias, la posibilidad de obtener lo prometido depende pura y exclusivamente del ingreso de nuevos participantes.

Con la creación de nuevos grupos –condición indispensable para obtener más dinero– se necesitan cada vez más personas para completarlos. Por lo que aumenta las posibilidades de que el mecanismo se quiebre y se produzcan las pérdidas.

Toda captación de dinero para su utilización en inversiones debe tener sí o sí autorización por parte de las autoridades competentes, como el Banco Central o la Comisión Nacional de Valores.

“Antes de hacer una inversión, es conveniente conocer su funcionamiento, sus condiciones y sus riesgos, así como también obtener información acerca de la seriedad y solidez de quien la administra”, remarcaron desde el organismo de criminalidad económica. Desde el organismo, aclararon que el lavado de activos y la intermediación financiera no autorizada son delitos federales (artículos 303 y 310 del Código Penal).

Cómo es el mecanismo

El sistema de engaño piramidal, similar al que implementaba el estafador italiano Carlo Ponzi en la década del 20, y por el que fue condenado en 2009 a 150 años de cárcel el financista estadounidense Bernard Madoff, no es nuevo en el país. Circuló con fuerza en 2016, bajo el mismo disfraz: un combo de discursos que mezclan el feminismo con esquemas new age.

La propuesta habla de mandalas, flores, energías y un sentido de trascendencia mística para, en definitiva, reproducir el dinero de quien ingresa a un círculo de aportantes. Bajo diversos nombres: “Telar de las Mujeres”, “Flor de la Abundancia”,  “Telar de los Sueños”, “Mandala de la abundancia” y “Fractal”, entre otros, se esconde una misma promesa, siempre tentadora, y más aún en tiempos de crisis económica, de multiplicar por ocho una inversión inicial, a la que no denominan inversión sino “regalo”. Sin embargo, a diferencia del esquema Ponzi, en el que se prometen altos rendimientos a través de inversiones, en esta estructura piramidal no hay inversión en juego. El dinero se genera sólo en la medida en que nuevos integrantes ingresan a la red. Por eso aquellos que entran primeros pueden obtener ganancias y generar un efecto de confianza en cascada.

Los mensajes que circula en las redes sociales afirman que hay “una nueva forma de relacionarnos con el dinero y nuestra abundancia”. Invitan a integrar “un grupo de economía entre mujeres que se regalan dinero para cumplir sueños”. Y para que eso ocurra propone entregar una suma de dinero –varia entre 2000 y 18.000 pesos– a quien está en centro de la flor, para luego ir escalando niveles hasta llegar a ser quien recibe el dinero de los nuevos participantes. La estructura consta de cuatro niveles: “agua”, que es el centro de la flor y quien recibe el dinero; “tierra”, que son los dos pétalos que rodean el centro; “aires”, que son los pétalos que rodean a las “tierras” y que tienen la tarea de conseguir cada una dos aportantes, que se convertirán en los ocho fuegos.

Cada vez que el centro de la flor (el agua) recibe el dinero de los ocho fuegos, se retira y el esquema se divide en dos nuevas estructuras (telares o flores) donde cada uno de los “tierra” se convertirá en el centro de una nueva flor ocupando el lugar de “agua”.

En esta bipartición, los cuatro “aires” se convertirán en “tierras” (dos en una flor y dos en la otra), y los fuegos se transformarán en “aires” (cuatro en una flor y cuatro en otra), y deberán conseguir cada uno dos nuevos fuegos para completar la flor o telar. Nadie recupera su inversión hasta que alcanza el centro. Por cada persona que gana, siete pierden, y tienen que esperar para llegar a la posición central, en esta estructura que apela al discurso de la “economía solidaria” o “sagrada” para reclutar incautos. Cada telar completo está compuesto por quince mujeres: un agua, dos tierra, cuatro aires y ocho fuegos. Para que ganen éstas deberían completarse otros 14 telares y participar 112 personas nuevas, y la estructura reproducirse ad infinitum para que todas ganen.

A pesar de las advertencias de la Procelac y de que una mujer fue detenida y acusada en 2016 en Chamical, La Rioja, por estafar con este esquema a 300 personas, la cantante Fabiana Cantilo salió a defender la propuesta a través de una carta abierta. Entre las famosas que salieron a responderle, Julia Mengolini y Malena Pichot, fueron las más tajantes a la hora de remarcar que la propuesta es un “delito” y “una estafa”.

Dónde denunciar

En caso de ser víctima de una estafa, la Procelac recomienda efectuar la denuncia penal ante cualquiera de las fiscalías en lo criminal y correccional.

 

Desde el organismo, aclararon que el lavado de activos y la intermediación financiera no autorizada son delitos federales (artículos 303 y 310 del Código Penal).

 

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ