Jorge Repiso y la vigencia de su libro Los Kennedy
“Nunca renunciaron a su lucha, ni en el exilio”
A cuatro años de su edición, el libro de investigación sobre esos tres hermanos entrerrianos y libertarios fue declarado de interés social y cultural por la Legislatura porteña.
“Conocer a la familia fue clave y mi historia personal con el litoral argentino hizo más fáciles las cosas”.“Conocer a la familia fue clave y mi historia personal con el litoral argentino hizo más fáciles las cosas”.“Conocer a la familia fue clave y mi historia personal con el litoral argentino hizo más fáciles las cosas”.“Conocer a la familia fue clave y mi historia personal con el litoral argentino hizo más fáciles las cosas”.“Conocer a la familia fue clave y mi historia personal con el litoral argentino hizo más fáciles las cosas”.
“Conocer a la familia fue clave y mi historia personal con el litoral argentino hizo más fáciles las cosas”. 
Imagen: Carolina Camps

Mario, Eduardo y Roberto. Los Kennedy. Tres hermanos de la aristocracia entrerriana que se la jugaron a todo o nada en defensa de sus ideas libertarias: derrocar al dictador José Félix Uriburu, y reponer a Hipólito Yrigoyen, detenido en la Isla Martín García, como Presidente de la Nación. Aunque la moneda no cayó del lado del triunfo -un detalle inesperado frustró la revolución-, aquella historia ocurrida a comienzos de 1932 y que tuvo como centro a la ciudad de La Paz (Entre Ríos), quedó como un hito sobre el poder irrenunciable de las convicciones.

De eso trata Los Kennedy. Tres hermanos que casi cambiaron la historia (Emecé) que el periodista y narrador Jorge Repiso publicó en 2015 y que, a cuatro años de su edición, fue declarado de interés social y cultural por la Legislatura porteña.

“Me sorprende que el libro provoque el mismo interés que cuando apareció en la librerías. Supongo que, entre otros factores, aquellos hechos de 1932 suenan hoy tan transparentes que es ahí por donde viene la sorpresa. Tipos que se juntan para dar vuelta la historia en serio y llevan a cabo sus convicciones hasta el final, algo extraño para los que consumimos noticias políticas en estos tiempos. Porque los Kennedy nunca renunciaron a su lucha ni aún en el exilio. El caso de Mario lo muestra claramente: en 1933 ingresó clandestinamente a la Argentina para plegarse al copamiento de un regimiento de Concordia, también frustrado, y que casi le costó la vida”, señala Repiso, autor también de la biografía Kerouac para principiantes (2000) y de la investigación histórica y de los textos del reciente Evita, nacida para molestar, de Rep.

Los Kennedy no sólo se destaca por lo riguroso de la investigación  -el asalto a la comisaría, la persecución y bombardeo policial, el exilio al Uruguay, y hasta las apariciones de Gardel y Atahualpa Yupanqui-, también por el lenguaje (del orden de la novela) que lima la asperezas de los datos históricos para ofrecer al lector un retrato humano de los aciertos y contradicciones de una época. Por todos esos méritos, el libro de Repiso se suma a la bibliografía ineludible sobre la épica de estos criollos de origen irlandés como son: Los fabulosos Kennedy de Ricardo Lopa, Los Kennedy del uruguayo Yamandú Rodríguez y Los Kennedy del Sur del narrador y poeta Daniel González Rebolledo.

Sin embargo, y a pesar de la importancia de esos trabajos, para Repiso la poca visibilización de la gesta heroica de los hermanos tiene sus razones:  “Desde el comienzo de mi investigación tuve la certeza de que los hechos habían sido deliberadamente olvidados. Fue humillante para los gobiernos militares de Uriburu y Justo, para las fuerzas armadas y de seguridad, y además, para los pobladores de La Paz que se adhirieron a la represión contra los Kennedy, haber perdido o en todo caso, no haber podido encarcelarlos. Tengamos en cuenta que tres hermanos pudieron contra un número aproximado de 400 efectivos” dice. Y sostiene que contra ellos se cometió “el primer bombardeo aéreo de argentinos contra argentinos: ocurrió 23 años antes de los hechos trágicos de Plaza de Mayo”.

Contento con el reconocimiento, el autor explica que comenzó a escribir este libro durante unas vacaciones y que al regresar a Buenos Aires “ya con documentación, horas de grabación y todo lo que tenía en la cabeza tras los viajes al lugar de los hechos más los largos almuerzos y reuniones con los descendientes”, inició la tarea de escritura a fondo. “Una vez escrito el primer capítulo, me centré en los tres principales, los que contaban el copamiento, la batalla en el campo y el escape. Luego, me ocupé del antes y el después de la ‘revolución’ de La Paz. Mi planteo fue sentarme a escribir por las madrugadas y sin más vueltas. Todo lo escrito esta basado en testimonios y datos duros. Conocer a la familia fue la clave, y mi historia personal con el litoral argentino, (viví dos años en Corrientes y dos en Misiones), hizo más fáciles las cosas”.

Mientras su versión de los Kennedy sigue despertando la atención de los lectores, el narrador comenta sobre sus nuevos proyectos: “Estoy actualizando una investigación que inicié en 2006 sobre una serie de obras y emprendimientos inconclusos, patología argentina si las hay, eso de venir a destruir lo que inició o construyó el anterior, interrumpir un gran proyecto sea por razones políticas o por desidia. Además, escribo la biografía definitiva de Fangio, con el agregado de datos y testimonios inéditos de gente que fue muy cercana al quíntuple campeón del mundo de Fórmula Uno. En cuanto a la patriada de los radicales y los militares contrarios a los regímenes de facto de los años ´30 hay algunos hilos para tirar, pero eso quedará para más adelante”.

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ