Editorial
Un ecosistema para el desarrollo tecnológico y la formación de sus recursos humanos 

En el escenario actual de Industria 4.0, es imprescindible plantear políticas activas de promoción de la formación de recursos humanos de niveles de grado y posgrado en ingeniería y tecnología, así como de los sectores de ciencia e innovación en estas áreas.

Las universidades nacionales se encuentran distribuidas en todo el país, y por lo tanto es necesario que ampliemos los objetivos prioritarios, de manera de no solo focalizarnos en formación de recursos humanos en ingeniería y tecnología, sino que debemos ,además, transformarnos en centros de producción de conocimiento y transferencia, con un fuerte compromiso hacia el sector PyME.

Las políticas activas, que se deben formular, implican implementar estrategias de promoción de carreras de grado y posgrado en ingeniería y tecnología, tanto mediante la implementación de becas de grado y posgrado para los estudiantes de estas áreas, como en la inversión en equipamiento de laboratorios e infraestructura. Este paquete incluye medidas de diversa índole y alcance, como aduaneras que faciliten drásticamente el acceso a equipamiento para fines académicos, hasta políticas de género que reviertan la fuerte segmentación que se observa en el área disciplinar de la tecnología e ingeniería en todos sus niveles.

Además, el desarrollo equilibrado del país exige que se planteen políticas activas focalizadas en la vacancia geográfica en ingeniería y tecnología. Se deben formular planes que contemplen los recursos necesarios para radicar docentes-investigadores en ingeniería y tecnología en universidades ubicadas fuera de las zonas centrales del país.Este escenario de revolución industrial basada en el conocimiento tecnológico requiere enlazar, articular y conectar los sectores productivos y científico-tecnológicos. La experiencia indica que esto no se logra con políticas voluntaristas, sino que requiere de políticas que promuevan y premien esta interacción, tanto mediante incentivos a los grupos académicos como a las empresas.Se requiere líneas de subsidios, créditos y proyectos que en forma continua demuestren que se trata de políticas de estado y no meros impulsos esporádicos. Existen experiencias de agencias provinciales y nacionales que demuestran que si estas políticas tienen continuidad comienzan a aparecer los resultados.

Héctor Eduardo Aiassa: Rector de la Universidad Tecnológica Nacional.

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ