Un nuevo sospechoso en el caso de la masacre de Florencio Varela
El vecino que quedó en la mira
El hombre, de 31 años, tenía relación a través de Facebook con al menos dos de las víctimas. Hasta ahora no fue detenido y hoy será llevado a una rueda de reconocimiento. El nuevo acusado declaró ante la prensa que conocía del barrio a las cuatro chicas, pero que es inocente.
Las víctimas fatales del misterioso ataque a la salida de un boliche en Florencio Varela.Las víctimas fatales del misterioso ataque a la salida de un boliche en Florencio Varela.Las víctimas fatales del misterioso ataque a la salida de un boliche en Florencio Varela.Las víctimas fatales del misterioso ataque a la salida de un boliche en Florencio Varela.Las víctimas fatales del misterioso ataque a la salida de un boliche en Florencio Varela.
Las víctimas fatales del misterioso ataque a la salida de un boliche en Florencio Varela. 
Imagen: Télam

Los investigadores de la masacre de Florencio Varela, en la que fueron asesinadas dos adolescentes amigas y otras dos resultaron heridas a balazos el sábado en esa localidad bonaerense, identificaron ayer a un nuevo sospechoso. El hombre quedó vinculado al expediente luego de cinco allanamientos realizados ayer por la Delegación Departamental de Investigaciones (DDI) Quilmes a pedido de las fiscales Mariana Dongiovanni, de la fiscalía 2 de Florencio Varela, y Mariela López, de la fiscalía de Violencia de Género de Quilmes.

El nuevo sospechoso tiene 31 años, y, por orden de las fiscales, no quedó aprehendido pero sí fue identificado y notificado respecto a que está siendo investigado y que será sometido el lunes a ruedas de reconocimiento con testigos del hecho.

Los investigadores llegaron a él luego de análisis de cámaras de seguridad, toma de declaraciones testimoniales e investigaciones de redes sociales, entre ellas Facebook, donde el hombre es amigo de al menos dos de las víctimas. “No entiendo por qué me están involucrando. A todas las conocía del barrio, cuando yo salía las cruzaba a las chicas, hablaba normal, como cualquier otro”, aseguró a la prensa al retirarse de la fiscalía.

El sospechoso, que dijo ser instructor de boxeo, afirmó que las víctimas “eran buenas vecinas, buenas personas” y que la madrugada del sábado último no las vio porque él se encontraba en un boliche diferente al que habían concurrido ellas.

Consultado sobre si había publicado fotos con armas en las redes sociales, respondió que se trataba de “réplicas” y aclaró que no conoce al vigilador privado Luis Weiman, de 36 años, único detenido en la causa por ahora.

Por su parte, el abogado Daniel Giaquinta, representante del sospechoso, sostuvo que éste es “inocente de estos atroces homicidios” y que fue vinculado a la causa en base a declaraciones testimoniales, pero que a su entender “no son fuertes”. “Él no tiene antecedentes, no tiene vinculación directa con la causa, solamente es vecino de las jóvenes”, expresó el defensor, quien adelantó que el lunes su cliente se someterá a las ruedas de reconocimiento que ordene la fiscalía.

Además, dijo que hay grabaciones de imágenes del sábado que muestran a su defendido en otro local bailable y que aportará esa y otras pruebas al expediente.

En tanto, la policía comenzó a investigar ahora si el ataque pudo haber estado relacionado al tráfico de drogas y si el único detenido pudo haber utilizado a las jóvenes con ese fin. “A partir de los testimonios que surgen en la causa, los crímenes están relacionados con el mundo de la noche y esto incluye el alcohol y las drogas. Puede ser que Weiman las haya llevado a esto”, dijo la abogada María Florencia Casamiquela.

La letrada, que representa a las familias de Sabrina Barrientos, de 16 años, una de las jóvenes asesinadas, y Némesis, de 15, quien ayer permanecía internada, añadió que “hay otras personas más que están tratando de ser identificadas” en relación a esta hipótesis.

En la misma línea se manifestó Julio Torrada, abogado de la familia de Magalí, de 16 años, otra de las heridas, quien aseveró que “para una buena y sana investigación penal es importante que se investiguen todas las hipótesis”.

“Primero hablábamos de un múltiple femicidio, después de un despecho, de un rapto de celos y ahora se agrega esta posibilidad del narcotráfico. Si tiene sustento probatorio, bienvenido sea. Nosotros lo que le acabamos de decir al instructor y a la fiscal es que no venimos acá a meter presos a ‘perejiles’, queremos que estén presos los que mataron e hirieron a las chicas”, remarcó.

En los procedimientos de ayer también se detuvo a otros hombre, de 35 años, pero no por los homicidios, sino por la tenencia ilegal de una pistola calibre 9 milímetros que fue hallada en su domicilio, junto a un cargador, 23 municiones y una gorra policial. El arma es una pistola marca Bersa –del mismo calibre que el empleado en el ataque–, con pedido de secuestro del 6 de junio del año pasado en La Plata.

Tanto el nuevo sospechoso como el poseedor del arma son conocidos del único detenido, aunque el primero, en su breve contacto con la prensa, lo negó.

Al respecto, Vanina Leal, una de las abogadas de Weiman, señaló que su cliente no conoce a ninguno de los dos y que le había manifestado que “no entendía cómo le pudo haber pasado esto a las chicas porque eran buenísimas”.

Leal agregó que hoy estará el resultado del dermotest, que establece si una persona disparó un arma de fuego, al que fue sometido su cliente y que el lunes se conocerá la pericia balística.