La campaña 2018/2019 coloca a la pampa húmeda como gran beneficiario del modelo
Cosecha récord de granos: 147 millones de toneladas
La producción de maíz superó por primera vez a la de la soja en las últimas décadas. El gobierno espera más ingreso de dólares, pero es elevada la proporción aún retenida. 
La cosecha superó las estimación previas: 57 millones de toneladas de maíz y 55,3 millones de soja, los principales aportes. La cosecha superó las estimación previas: 57 millones de toneladas de maíz y 55,3 millones de soja, los principales aportes. La cosecha superó las estimación previas: 57 millones de toneladas de maíz y 55,3 millones de soja, los principales aportes. La cosecha superó las estimación previas: 57 millones de toneladas de maíz y 55,3 millones de soja, los principales aportes. La cosecha superó las estimación previas: 57 millones de toneladas de maíz y 55,3 millones de soja, los principales aportes. 
La cosecha superó las estimación previas: 57 millones de toneladas de maíz y 55,3 millones de soja, los principales aportes.  

La cosecha de granos alcanzó en la actual campaña 2018/2019 un récord histórico de 147 millones de toneladas, según informó la Secretaría de Agricultura. La producción de maíz habría superado, por primera vez en las últimas décadas, a la soja, con 57 millones de toneladas, contra 55,3 millones producidas de soja. Estas cifras, junto a las que periódicamente se difunden desde el indec y otras fuentes oficiales y privadas, ratifican que la pampa húmeda (pero no el conjunto del sector agropecuario) y las finanzas son los dos únicos sectores que salieron favorecidos por la política económica de los últimos cuatro años.

Detrás del maíz y la soja, le sigue en importancia por volumen de producción el trigo, que en la presente campaña habría alcanzado a 19,5 millones de toneladas. Estos tres granos representan, en conjunto, el 90 por ciento del total de la cosecha de cereales y oleaginosos computados. Del resto, se destacan la cebada, que en este ciclo obtuvo 5 millones de toneladas; el girasol, con 3,8 millones; sorgo, 1,6 millones; arroz, 1,3 millones; maní, 921 mil toneladas, y el algodón, con 814 mil toneladas.

El resultado de la cosecha es una de las performances económicas que mayor expectativa generaba en la Casa Rosada, por la vigencia de una política absolutamente jugada al endeudamiento externo y la oferta de negocios especulativos para lograr atraer divisas y evitar un default. Desde el primer semestre de 2018, el riesgo de cesación de pagos de compromisos externos quedó cubierto por el megacrédito del Fondo Monetario Internacional, no obstante el cual las cuentas externas siguieron expuestas o sometidas al ritmo de la fuga de divisas. La cosecha récord, como único ingreso genuino de dólares en ese contexto, resultó un alivio para el gobierno. Aunque, por las normas vigentes, los exportadores no estén obligados a ingresar el total de las divisas resultantes de sus operaciones de ventas al exterior.

Las liquidaciones de exportaciones durante el primer semestre del año alcanzaron a 10.718 millones de dólares, según las cifras de la Cámara de la Industria Aceitera y la Cámara de Exportadores de Cereales. Estimaciones privadas, citadas ayer por medios locales, estiman que los productores ya se desprendieron de aproximadamente 30 millones de toneladas de soja, pero aún mantendrían almacenadas sin vender otras 25 millones, lo cual abre las expectativas oficiales de que se mantenga, durante las próximas semanas, la presión predominante de la oferta en el mercado local de divisas.  

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ