“Quitan a los animales garantías que ya tienen reconocidas"
Protesta contra la nueva ley de protección animal
Más de 150 organizaciones se concentrarán mañana frente al Congreso para rechazar el proyecto que ya tiene dictamen y será tratado en Diputados.

Más de 150 organizaciones de todo el país se movilizarán mañana a las 17 horas hacia el Congreso de la Nación en repudio de la reforma a la ley penal 14.346 de protección animal, aprobado por las Comisiones de Legislación General y Penal de la Cámara de Diputados de la Nación el 17 de julio. Las asociaciones animalistas denuncian que los cambios que se pretenden introducir a la norma representan una “traición a los animales” porque “quitan a los animales garantías que ya tienen reconocidas por la ley”. “La reforma es un claro retroceso a la protección de nuestros animales”, advirtieron.

El colectivo denuncia que las modificaciones no respetan a los animales porque el proyecto con dictamen en en Diputados aumenta las penas de prisión para los condenados por maltrato de 15 días a 2 años, pero al mismo tiempo “vuelve las penas inaplicables en la mayoría de los casos”. La principal crítica es que la pena máxima seguirá siendo excarcelable, algo que se pretendía cambiar.

Los animalistas alertaron que el proyecto, que sintetiza las más de 20 iniciativas que llegaron a ambas comisiones de distintos partidos, permite también que se deje de alimentar e hidratar a los animales domésticos o cautivos, al resaltar que la privación   “podría llevarlos a la muerte”.

“Así convierten en delito alimentar o dar agua a animales en situación de calle y, por el contrario, no alimentarlos en cualquier situación en que se encuentren cautivos no configura delito, lo que permitiría sacrificios encubiertos convirtiendo de esa manera a la ley en eutanásica”, puntualizaron en la convocatoria, en la que explicaron que la reforma legaliza la experimentación en animales, “drogarlos sin fines terapéuticos, castigarlos, mantenerlos enjaulados, encerrados o atados de por vida”.

La Ley 14.346 fue sancionada en 1954 para proteger a los animales de los malos tratos y actos de crueldad, al establecer una pena de prisión de 15 días a un año. Fue un hito en el país y en la región en el reconocimiento de la figura de víctimas aplicables a animales víctimas de actos humanos. En ese marco, los animalistas reclaman que las modificaciones impliquen una “verdadera protección que marque el camino del respeto y cuidado hacia los animales no humanos”.

“Exigimos una ley que marque el camino a una sociedad deseosa de terminar con la violencia en todas sus manifestaciones, que marque valores y sirva para hacerlos respetar, una sociedad que no quiere ya confundir tradición con crueldad y muerte”, subrayaron. 

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ