Festival Internacional de Artes Escénicas de Uruguay
Una celebración de cuño oriental
Con Francia como país invitado, pero programación esencialmente iberoamericana, esta nueva edición del Fidae pone el acento en cuestiones de género. 
Cheta, de Florencia Caballero Bianchi, es uno de los varios estrenos uruguayos del festival.Cheta, de Florencia Caballero Bianchi, es uno de los varios estrenos uruguayos del festival.Cheta, de Florencia Caballero Bianchi, es uno de los varios estrenos uruguayos del festival.Cheta, de Florencia Caballero Bianchi, es uno de los varios estrenos uruguayos del festival.Cheta, de Florencia Caballero Bianchi, es uno de los varios estrenos uruguayos del festival.
Cheta, de Florencia Caballero Bianchi, es uno de los varios estrenos uruguayos del festival. 

Con programación mayormente iberoamericana, comienza hoy martes la sexta edición del Festival Internacional de Artes Escénicas de Uruguay (Fidae). Participan artistas de España, Portugal, Argentina, Brasil, Chile, Perú, México y, además, Canadá, Alemania e Italia. Francia es el país invitado. Habrá 34 espectáculos, entre ellos obras de teatro, danza, títeres y circo, hasta el 23 de agosto. Si bien el grueso de las propuestas se presenta en Montevideo, el encuentro se extiende a otras 17 localidades del país vecino. La diversidad estética y la búsqueda de nuevos espectadores hacen a la impronta de este evento organizado por el Instituto de Artes Escénicas de Uruguay.

José Miguel Onaindia, titular del Instituto, pasó por Buenos Aires para el lanzamiento del festival en la embajada uruguaya. Estuvo junto a Sergio Blanco, uno de los más destacados directores de la escena de ese país, quien estará estrenando Cuando pases sobre mi tumba. Ambos destacaron el buen momento del teatro y la danza uruguayos y las políticas públicas que fomentan a ambas disciplinas. Del Fidae participan todos los elencos estables de Uruguay como la Comedia Nacional, el Ballet Nacional del Sodre, la Orquesta Sinfónica, la Banda Sinfónica, la Orquesta Juvenil y las Escuelas del Sodre. El encuentro lo financia el Ministerio de Educación y Cultura a través del Inae. También colaboran la Federación de Teatros Independientes y la Asociación de Amigos del Inae. En esta edición hay especial hincapié en cuestiones vinculadas al género y a la mujer, por eso están invitadas un buen número de coreógrafas, dramaturgas y directoras. De hecho, entre las diez obras nacionales elegidas por un jurado internacional, seis son de creación femenina. 

Onaindia indicó que la temática de género “es importante en un país donde la mujer ha tenido los mayores logros en América”. “Las uruguayas fueron las primeras que se divorciaron, votaron y abortaron. Son las únicas que tienen este derecho ahora. Hay muchas mujeres políticas. No hubo presidentas, pero sí hay un gabinete muy potente. En las artes escénicas fueron las primeras que dirigieron”, destacó. “El teatro siempre es muy permeable a lo que está pasando en una sociedad. Como el tema de la diversidad y los derechos está en la agenda de las políticas sociales en el mundo entero, sobre todo en Occidente, eso tiene un impacto en el teatro”, agregó Blanco. “El teatro es un reflejo, no fiel ni real ni corrector ni formador de opinión. Refleja la oscuridad del mundo”, definió.

Con eje en la calidad y en la diversidad y la intención de conquistar a nuevos espectadores, la programación da preponderancia al teatro iberoamericano. Algunas de las obras uruguayas que integrarán la programación del Fidae son Cheta, de Florencia Caballero Bianchi; Ella sobre ella, de Marianella Morena; If, festejan la mentira, de Gabriel Calderón; La incapaz, de Carlos María Domínguez; y La tundra y la taiga, de Sofía Etcheverry. También se presentará La reunificación de las dos Coreas, versión de la Comedia Nacional sobre la obra de Joël Pommerat, dramaturgo francés invitado especial de esta edición. De él también se verá su puesta de Caperucita Roja, en la versión original en francés. 

Francia será el país invitado, también con El retrato de Raúl (Portrait de Raoul) y El uruguayo (L'uruguayen). De Bélgica llegará el musical El hombre de La Mancha (L'homme de La Mancha), basado en la versión que Jacques Brel realizara en 1968. De España se podrá ver Jauría, con dramaturgia de Jordi Casanovas, que toma palabras textuales del juicio contra un grupo de violadores conocido como La Manada. La actriz Blanca Portillo protagonizará la puesta de Mrs. Dalloway, sobre la obra de Virginia Woolf. También por parte de España se verá Pericles, Príncipe de Tiro, de Shakespeare.
Argentina quedará representada con Airefuego, con Thelma Biral y Francisco Pesqueira; Hidalgo, de María Marull, y La Columna Durruti, con tres performances protagonizadas por Emilio García Wehbi y Maricel Alvarez, entre otros trabajos. Por parte de Perú se verá la obra Solo cosas geniales; de Chile, Estado vegetal, de la reconocida dramaturga Manuela Infante. La propuesta de danza Cão Sem Plumas, de Deborah Colker (Brasil), es una de las propuestas destacadas.

“Al festival lo organiza por primera vez el gobierno del Frente Amplio, en 2009. Lo toma como festival público, retomando la tradición de uno que se hacía en los ochenta, cuando se salía de la dictadura uruguaya y lo organizó la asociación de críticos. Es decir que tiene una tradición mayor. Aquél festival, que era privado, se discontinuó por las crisis financieras de la región”, relató Onaindia. “Es bianual y esencialmente iberoamericano. En general, los festivales de la zona tienen una mirada más hacia Europa. Queremos que sea un festival amable para el público. No está hecho para la gente de teatro.” El Fidae ofrece “obras de representación, ballet clásico, ópera, teatro de calle y absolutamente contemporáneo. Su gran justificación es lograr que personas que nunca tuvieron un encuentro estético con un espectáculo puedan tenerlo en este marco”, concluye el funcionario, que es de nacionalidad argentina.

Blanco, director de la célebre Tebas Land, anticipó de qué trata el estreno que ocurrirá dentro del festival. Primero hay que hablar de las condiciones de producción: Cuando pases sobre mi tumba fue escrita a mano con sangre de un toro fallecido en una corrida. “Habla de la creación, la muerte, la eutanasia, las pulsiones de Eros y Tánatos. La escribí hace dos años. Durante cuatro meses escribí todas las mañanas, muy temprano. Hice traer sangre en polvo desde España y después, con otro proceso, la diluí. El arte no habla más que de dos temas: ‘estoy enamorado’ y ‘tengo miedo de morirme’. Quería juntarlos en una obra. Es un espectáculo que se inscribe en la crisis de la representación; se da en un sistema teatral que no reproduce un teatro de la representación clásica, sino que busca otras formas para elaborar discursos escénicos”, reveló el director y dramaturgo.

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ