Intervención de la ong frente al Banco Hipotecario
Greenpeace y los últimos yaguaretés
Intervención por los últimos 20 yaguaretés del Gran Chaco argentino, frente al Banco Hipotecario.Intervención por los últimos 20 yaguaretés del Gran Chaco argentino, frente al Banco Hipotecario.Intervención por los últimos 20 yaguaretés del Gran Chaco argentino, frente al Banco Hipotecario.Intervención por los últimos 20 yaguaretés del Gran Chaco argentino, frente al Banco Hipotecario.Intervención por los últimos 20 yaguaretés del Gran Chaco argentino, frente al Banco Hipotecario.
Intervención por los últimos 20 yaguaretés del Gran Chaco argentino, frente al Banco Hipotecario. 
Imagen: Greenpeace

Luego de la actividad en la Sociedad Rural, Greenpeace volvió a apuntar a la ganadería intensiva como el mayor motor de destrucción de bosques nativos. Esta vez, hizo foco en el Banco Hipotecario, perteneciente a IRSA, al que señala como "uno de los principales destructores de bosques en el Gran Chaco argentino".

Veinte activistas se desplegaron por las escalinatas del BH, en el microcentro, personificados como los últimos veinte ejemplares de yaguaretés que quedan en la región chaqueña. “La destrucción y degradación de bosques en el Gran Chaco impacta directamente en la desaparición del yaguareté”, sostuvo Hernán Giardini, coordinador de la campaña de bosques de Greenpeace. “Por eso, nos presentamos hace pocas semanas ante la Corte Suprema de Justicia argentina para reclamar por el reconocimiento de derechos de esta especie”, agregó.

De acuerdo al reciente informe de la organización “El sacrificio de los bosques del Gran Chaco” , la producción ganadera es la principal responsable de la deforestación en Argentina. 

Según sostiene el informe, IRSA, la compañía cuyos principales accionistas y directores son Eduardo Elsztain y Alejandro Elsztain, ya ha desmontado más de 120.000 hectáreas en la provincia de Salta, lo que equivale a 6 veces la ciudad de Buenos Aires. Esta empresa es un importante actor agropecuario en América Latina, con negocios en Argentina, Bolivia, Brasil y Paraguay en cultivos, caña de azúcar y ganado, donde posee más de 800.000 hectáreas. Exporta, a través su marca Carnes Pampeanas, a Alemania, Holanda e Israel.

"La actual crisis climática y de biodiversidad nos obliga a tomar medidas en forma urgente. Las empresas deben implementar políticas de Deforestación Cero. Destruir bosques es un crimen", agregó Giardini.

Según datos oficiales, el país perdió 7,7 millones de hectáreas de bosques entre 1990 y 2017, una superficie similar a Bélgica y Holanda juntas. “Cada año en Argentina se destruyen 100.000 hectáreas de bosques por ganadería intensiva, más del doble que por agricultura”, explicó Giardini.

La organización ambientalista advirtió que de implementarse el acuerdo Mercosur-Unión Europea crecerá la demanda de carne vacuna argentina, aumentará la ganancia de los frigoríficos exportadores y habrá aún más presión sobre los bosques.

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ