El recorte de Cambiemos a los programas de protección de la infancia 
La saña del ajuste con niños y adolescentes
La  Asignación Universal por Hijo no cubre lo que necesitan la mayoría de los chicos para comer.  Tras cuatro años de gestión de Mauricio Macri, hasta la vacunación infantil pasó a ser un privilegio 
A partir de los 4 años, el monto actual de la AUH no cubre las necesidades mínimas de los chicos.A partir de los 4 años, el monto actual de la AUH no cubre las necesidades mínimas de los chicos.A partir de los 4 años, el monto actual de la AUH no cubre las necesidades mínimas de los chicos.A partir de los 4 años, el monto actual de la AUH no cubre las necesidades mínimas de los chicos.A partir de los 4 años, el monto actual de la AUH no cubre las necesidades mínimas de los chicos.
A partir de los 4 años, el monto actual de la AUH no cubre las necesidades mínimas de los chicos. 
Imagen: Sandra Cartasso

En la Argentina que deja Mauricio Macri, la mitad de los niños son pobres y once de cada cien son indigentes. Según datos oficiales del Indec,  hoy el 49,6 por ciento de los menores de 14 años están en situación de pobreza ( es decir que viven en hogares que no pueden cubrir sus necesidades esenciales), y el 11,3 por ciento permanece en la indigencia, término que señala que no tienen lo suficiente para comer. En esta situación de empobrecimiento de chicos, el gobierno de Cambiemos devaluó todas las políticas que hacían al reconocimiento de sus derechos. El monto de la Asignación Universal por Hijo hoy no alcanza para que las madres pongan sobre la mesa los alimentos que necesitan. Los programas de inclusión digital para los estudiantes secundarios fueron abandonados. El paquete de planes para niños y adolescentes fue desfinanciado al punto de que la inversión real del Estado es del 20 por ciento de lo que era en 2015. Hasta en aspectos tan básicos como la vacunación, que en 2014 llegó a ser la más completa del mundo, se volvió atrás.

Este es el panorama descrito por el Centro de Economía Política Argentina (CEPA) en su último informe, en el que analizó que hizo Mauricio Macri con los programas destinados a la protección de los chicos. 

Asignación Universal por Hijo (AUH)

La AUH fue creada en 2009, como un derecho de la niñez. Consistió en extender las asignaciones familiares (que el Estado paga a los trabajadores formales con hijos) de para que también la cobraran los trabajadores informales. Hoy hay casi cuatro millones de chicos que la perciben.

De las herramientas de protección a la infancia la AUH fue la que Cambiemos más reajustó frente a la inflación. Aún así perdió capacidad adquisitiva frente al aumento de los precios de los alimentas. Según la estimación que realizó el CEPA,  Macri dejará en diciembre una AUH con un poder de compra reducido en un 20 por ciento...  siempre que no se produzca una nueva subida del dólar antes de fin de año.

El monto actual de la asignación es de 2667 pesos por hijo. Los investigadores calcularon cuánto necesita un niño para cubrir sus necesidades de acuerdo a los valores de la canasta básica alimentaria. Se trata de un monto que cambia según edad y sexo: por ejemplo, un chico de 3 años necesita 2048 pesos mensuales, mientras que para un adolescente de 17 es necesario el doble, 4176 pesos.

La estimación por edad permite ver que cómo AUH sólo alcanza para cubrir completamente las necesidades de los chicos menores a 4 años. De esa edad para arriba, la asignación queda corta.  

En esta Tabla, puede leerse el detalle de las edades y sexo, y su correspondiente canasta alimentaria. Bajo el sombreado están señaladas las edades en las que los chicos no tienen garantizados los ingresos mínimos para su desarrollo. La brecha se ensancha  a medida que crecen: a los 17, la asignación sólo cubre la mitad de sus gastos de alimentación.

¿Para qué alcanzan 2 mil pesos?

Hace diez días, luego de perder las PASO, también después de la corrida cambiaria, Macri anunció la Parte II del Plan Alivio. Entre las medidas para paliar la inflación decidió pagar dos refuerzos, de mil pesos cada uno, a los beneficiarios de la AUH. El tema es ver cuál será su verdadero poder de compra. El CEPA señala que, considerando que las últimas estimaciones privadas ya hablan un año que cerrará con un 56 por ciento de inflación, los 2 mil pesos comprarán bienes por el equivalente de lo que se compraba, antes de las elecciones, con 850.

Más sobre la AUH

* Hay que recordar que los beneficiarios cobran mensualmente el 80 por ciento de la AUH. A fin de año y presentando la libreta de salud y escolaridad, el Estado deposita el 20 por ciento restante. Por esto las madres disponen cada mes de menos que los 2677 de la asignación.

* Proyectando la inflación a diciembre y considerando que sólo se percibe el 80 por ciento de la AUH, resulta que hoy sólo los niños de hasta un año de edad tienen sus necesidades alimentarias cubiertas con la asignación.

* La mayoría de sus beneficiarias son mujeres que completan sus ingresos con trabajos informales. Pero con el empobrecimiento de la clase media sus posibilidades de empleo también se reducen.

* Esto ayuda a entender por qué es tan alto el nivel de endeudamiento de las mujeres que perciben una AUH. A junio de 2019, el 81 por ciento de las asignaciones por hijo tenían otorgado un crédito de la Anses, casi el doble que el año anterior, cuando era de un 42 por ciento. Donde antes había titulares de un derecho ahora hay endeudadas por entre 3 y 4 veces lo que perciben.

* Como elemento positivo el informe del CEPA reconoce que durante la gestión de Cambiemos la AUH se extendió a los hijos de monotributistas. Pero aclara que eso no redundó en un aumento significativo de la cantidad de beneficiarios, debido a que no fueron actualizadas las categorías más bajas de monotributo. Entre marzo 2016 y marzo 2019 sólo hubo un 3,58 por ciento de aumento en la cantidad de beneficiarios.

El informe fue elaborado por Eva Sacco, Linoel Stiglitz, Alejandra Scarano, Felix Schmidt, Julia Strada y Hernán Letcher, que al revisar la ejecución de los planes destinados a la infancia los encontraron como regla general su cierre y subejecución. 

Conectar Igualdad

El programa Conectar Igualdad consistía en dotar de una computadora personal a cada estudiante de escuela secundaria o media pública del país. Se inició en 2011 y para 2015 había entregado más de 5,3 millones de unidades. Cuando era candidato a presidente, Macri prometió profundizar el programa. Pero en 2016 despidió a más de mil empleados del plan y disminuyó drásticamente la cantidad de unidades entregadas, pasando de 611.397 en 2015 a 313.691 en 2016, la mitad. En 2017 sólo se repartieron 274.381 unidades. Finalmente, en mayo de 2018 se anunció el cierre del programa. En su reemplazo se creó el programa Aprender Conectados, con un fin mucho más acotado: dar conectividad y computadoras a las escuelas públicas que no las tengan.

Qunita

El Programa Qunita, lanzado en 2015, consistía en el acompañamiento de la embarazada y entrega de un kit para el recién nacido y la mamá. Aquel año se entregaron 90 mil kits con una cuna, ropa de cama, indumentaria y otros elementos como un termómetro digital, mordillo y chupete. En 2016, con la excusa de que algunos elementos del kit no eran seguros, el Ministerio de Salud de Cambiemos lo derogó.

Vacunación

En 2014 Argentina logró tener el calendario de vacunación gratuito y obligatorio más completo del mundo. Esa política sufrió continuas reducciones y ajustes tras la asunción de Cambiemos. Algunos casos mencionados en el informe:

Meningitis: en agosto de 2018 el Ministerio de Salud pospuso por tiempo indeterminado la última dosis de refuerzo de la vacuna contra la meningitis correspondiente a los 11 años, dejando sin cobertura a 750 mil niños.

*Varicela, tos convulsa y hepatitis A y B: la Secretaría de Salud reconoció que 2017 y 2018 redujo significativamente su compra.

* Triple (para embarazadas y niños de 11 años y que inmuniza contra la difteria, tétanos y tos convulsa) pasó de 1,6 millones de dosis en 2016 a 980 mil en 2018.

Abandonados

La subejecución, es decir el retaceo de fondos ya aprobados, aparece como el modo más frecuente en el abandono de programas que reconocían derechos de niños y adolescentes. Algunos casos:

* Programa de Atención a la Madre y el Niño: entre 2015 y 2018 su financiamiento disminuyó en términos reales un 80 por ciento.

* Acciones para la promoción y protección integral de los Derechos de niños, niñas y adolescentes: se redujo en un 12 por ciento.

* Políticas Federales para la Promoción de los Derechos de niños y adolescentes: se achicó también en un 12 por ciento.

En el total de los programas hay una reducción del 42 por ciento en la ejecución presupuestaria entre 2015 y 2018 en términos absolutos, que se reduce al 22 por ciento si se considera el efecto inflacionario. El 2019 no parece una excepción.

Jardines de infantes

Durante la campaña presidencial de 2015 Macri se comprometió a construir “los 3 mil jardines de infantes que faltan”. En 2017 esta promesa se diluyó y pasó a hablar de la construcción de 10 mil aulas. Sin embargo, tampoco cumplió con ese modesto compromiso. Según se infiere del uso de los fondos para la Construcción y Mejora de Jardines de infantes, el presupuesto ejecutado alcanzó para construir apenas 236 aulas.

Los únicos programas que incrementaron su ejecución (187 por ciento) en términos reales fueron los destinados a los Espacios de Primera Infancia (EPI), que reciben a chicos de entre 45 días y 4 años. Estos EPI vienen funcionando como un parche a la falta de jardines. Uno de sus problemas es que reemplazan el abordaje educativo por uno meramente asistencialista. Otro, que tampoco hicieron los prometidos. En campaña, Macri aseguró que construiría 4 mil EPI en todo el país. Tomó un crédito de 1200 millones de dólares con el BID, pero sólo se construyeron 243 entre 2016 y 2019. Otros 1500 fueron establecidos mejorando espacios ya existentes. El Gobierno fue denunciado por asociaciones civiles por la reasignación de partidas comprometidas por el préstamo BID a otros programas.



Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ