Fue fotografiado mientras tomaba un café en un bar
Eduardo Ascheri, otro genocida que viola la prisión domiciliaria
El represor está imputado en el causa por la Contraofensiva. Los querellantes solicitaron que le revoquen el beneficio.
Eduardo Ascheri en el bar donde fue fotografiado violando su prisión domiciliaria.Eduardo Ascheri en el bar donde fue fotografiado violando su prisión domiciliaria.Eduardo Ascheri en el bar donde fue fotografiado violando su prisión domiciliaria.Eduardo Ascheri en el bar donde fue fotografiado violando su prisión domiciliaria.Eduardo Ascheri en el bar donde fue fotografiado violando su prisión domiciliaria.
Eduardo Ascheri en el bar donde fue fotografiado violando su prisión domiciliaria. 
Imagen: Gustavo Molfino

El represor Eduardo Ascheri, imputado en la causa que investiga el secuestro y desaparición de militantes montoneros durante la Contraofensiva, violó su arresto domiciliario. Los abogados de la querella solicitaron al Tribunal Oral Federal N1 4 de San Martín donde se cursa el juicio que revoque el beneficio. Fue fotogriafiado por Gustavo Molfino, uno de los querellantes, caminando por la calle y en un bar cerca del tribunal

Ascheri fue Jefe de la División Planes del Departamento de Inteligencia (G2) del Comando de Institutos Militares desde el 16 de octubre de 1978 hasta el 29 de noviembre de 1979. En la causa está acusado de 33 privaciones ilegítimas de la libertad agravadas, en 27 de esos casos doblemente agravado, seis allanamientos y 29 homicidios. Todos los represores que están juzgados por delitos de lesa humanidad en esta causa cuentan con el beneficio de la prisión domiciliaria. 

El fotógrafo Molfino tiene tres familiares desaparecidos como víctimas en el juicio, y logró fotografiar a Ascheri mientras tomaba un café en un bar contiguo al tribunal. Las fotos que documentan la violación del domicilio fueron publicadas en el sitio que narra el juicio:  https://juiciocontraofensiva.blogspot.com . El abogado de la querella, Pablo Llonto, solicitó al TOF 4 que revoque el beneficio de Ascheri por la violación a su prisión domiciliaria. Llonto pidió además que se coloque el dispositivo de control necesario ya que la libertad de la que gozaba el genocida "pone en riesgo a las víctimas".

El abogado del represor, Hernán Silva, intentó explicar la situación ilegal en la que se encontraba Ascheri al señalar que "tomar un café desde la delegación de San Martín de la policía hasta acá no es una violación de la domiciliaria. Estas fotografías no muestran una violación de la domiciliaria. Rechazamos el pedido de revocación. Es lógico que con estos días de frío se quiera tomar un café".

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ