Las mono-obras de Perfil Bajo Teatro
Espectador y protagonista
Ezequiel Hara Duck, Brenda Taubin y Macarena Lo Russo generan textos teatrales únicos en obras para un público unipersonal, vía WhatsApp y al aire libre.
Imagen: Cecilia Salas

Ezequiel Hara Duck (productor, agente de prensa, actor) tuvo una idea: hacer una obra de teatro en lugares públicos y para un solo espectador, que recibiera instrucciones por Whatsapp. “Quería hacer una obra interactiva en un camping, pero cuando vi Usted está aquí era como mi idea pero cien veces mejor, entonces me junté con las chicas de UEA para hacer algo con celulares”, dice. El resultado es una experiencia teatral a medida del espectador/protagonista, y por el Abasto, Palermo o el microcentro, que Hara Duck, Brenda Taubin y Macarena Lo Russo ofrecen a quien se anime a contactarlos.

El NO cargó el celular, fue al Abasto y esperó hasta que llegara la primera indicación de esta experiencia casi secreta con Perfil Bajo Teatro. Suena el Whatsapp: “No le cuentes a nadie que estás participando de Perfil Bajo.” Ok, nadie lo sabrá. Otro mensaje: “Preguntale a la mujer que está a tu izquierda si espera a alguien.” Hay que cambiar el chip, esta experiencia exige actividad del espectador. “Es espectador y protagonista a la vez”, aclara Hara Duck. “Le doy un marco de contención ficcional para inducirlo a que haga cosas que si no, no haría.” Todo, asegura, sin correr ningún riesgo. ¿Alguno de los que están cerca es cómplice del que da las indicaciones? Más mensajes. Hay que moverse, seguir instrucciones. Cuando las resistencias desaparecen y uno se deja llevar por el juego, siente que está cumpliendo una misión secreta que solo pocos conocen, que requiere que nadie descubra sus pasos. Y, la verdad, a nadie tampoco le interesan.

La ciudad tiene infinidad de “escenarios naturales” donde cientos de historias suceden a diario. “En la puerta de un local, un estacionamiento o un baño hay estímulos, escenografías y personajes”, explica el ¿director?, y hacia allí lleva Perfil Bajo. Además, cada experiencia está pensada en función del espectador/protagonista, al que Hara Duck investiga para conocer sus gustos. “Es muy fácil por las redes sociales, pero con algunos apellidos se me complica”, confiesa. A partir de allí, diseña algo específico para esa persona, a lo que le agregará lo que el lugar le permita sumar en el momento. “Es muy difícil que te aburras en lo que dura la obra. En ese sentido, el teatro tradicional tiene una contra que es luchar contra el aburrimiento. ¡Hay pocas obras mejores que cualquier capítulo de Breaking Bad!”, compara.

No hay que spoilear, pero con Perfil Bajo Teatro uno hace cosas que no haría en otras circunstancias, termina su misión y vuelve a casa preguntándose qué acaba de pasar.

* Información y reservas en www.perfilbajoteatro.com.

Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ