La vicepresidenta de Abuelas recibió la Mención de Honor Juana Azurduy
El Senado premió a Rosa Roisinblit
Rosa Roisinblit sonríe junto a la distinción que reconoce su trayectoria. Rosa Roisinblit sonríe junto a la distinción que reconoce su trayectoria. Rosa Roisinblit sonríe junto a la distinción que reconoce su trayectoria. Rosa Roisinblit sonríe junto a la distinción que reconoce su trayectoria. Rosa Roisinblit sonríe junto a la distinción que reconoce su trayectoria. 
Rosa Roisinblit sonríe junto a la distinción que reconoce su trayectoria.  
Imagen: Twitter Abuelas

La vicepresidenta de Abuelas de Plaza de Mayo, Rosa Roisinblit, fue galardonada hoy con la Mención de Honor Juana Azurduy, conferida por el Senado de la Nación. Así se reconoció su trayectoria y aporte en la defensa de los derechos humanos, un mes después de haber celebrado un siglo de vida.

En el acto de esta tarde, Roisinblit definió a las Abuelas como "constructoras de valores sociales protegiendo la vida, el honor y la memoria y manteniendo la lucha contra el abuso del poder y la defensa de la democracia". Afirmó que "si un grupo de mujeres como las Abuelas, con mucho de amor y dolor, hemos podido reparar el agravio infligido a nuestros nietos, qué no podrían revertir a favor de tantos sufrientes el poder del Estado, el Parlamento y la Justicia, en fin, todos los poderes del hombre".

Nacida en Moisés Ville el 15 de agosto de 1919, Rosa Tarlovsky de Roisinblit se recibió de obstetra en la Universidad del Litoral. Perdió a su única hija, Patricia y a su yerno, en 1978, a manos del terrorismo de Estado, al igual que a su nieta de quince meses entonces, que fue devuelta a su familia. Patricia Roisinblit estaba embarazada de ocho meses y dio a luz en la ESMA a un niño que recién recuperó su identidad en 2000: Guillermo Pérez Roisinblit, nieto recuperado número 68.

La distinción fue iniciativa de la senadora nacional por Santa Fe María de los Ángeles Sacnum (PJ), quien destacó la "trascendental lucha que han llevado adelante las Abuelas" y consideró que "la historia de Rosa" debe servir "para poder vislumbrar una Argentina gloriosa abrazando la memoria, la verdad y la justicia".

A sus cien años, la vicepresidenta de Abuelas es querellante en la causa que investiga la desaparición de su hija y su yerno. También fue querellante en el juicio que dio por probado el Plan Sistemático de Apropiación de Niños durante la última dictadura militar. 

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ