Emma Lim

"No future, no kids"

En Canadá, más de dos mil chicas y chicos firmaron ya un compromiso que la activista Emma Lim, de 18 años, lanzó el 17 de septiembre: resignar los deseos de maternidad y paternidad hasta tener la certeza de que el gobierno de su país encara acciones urgentes contra el cambio climático. “Prometo no tener hijos hasta estar segura de que mi gobierno asegurará un futuro seguro para ellos”, reza el compromiso "No future, no kids" lanzado por Lim, una estudiante de medicina de la universidad McGill.

“Siempre imaginé que sería madre. Sé que, para un montón de gente, la decisión de tener niños es algo que se asume más tarde en la vida, pero para mí nunca fue algo que necesitara meditar. Amo tanto a los niños que trabajé como niñera en el verano” entre el fin de la primaria y el comienzo de la secundaria, contó en una web que armó para hacer crecer su exigencia como movimiento generacional entre jóvenes de Canadá. “¿Qué tipo de madre sería si trajera un bebé a un mundo en el que no puedo hacerlo sentir seguro?”, se preguntó en ese mismo sitio.

Lim contó a medios canadienses que desciende de una familia de sobrevivientes del Holocausto. Por eso, detalló, “la idea de que mis hijos podrían enfrentase a lo peor que la Humanidad pueda ofrecer me aterra más que cualquier cosa en el mundo”.

En Canadá, en promedio mujeres y varones tienen hijos a los 30 años. Para cuando la generación de Lim alcance esa edad, de acuerdo con las previsiones de expertos, a los cambios climáticos drásticos se podrían sumar crisis de inseguridad alimentaria, migraciones masivas y colapsos económicos.

Lim es oriunda de Ontario y lanzó el compromiso en Ottawa, hasta donde su madre, Catherine Cartman, viajó para acompañarla y apoyarla. “Es el rol de los padres apoyar a los hijos”, dijo la mujer y añadió: “Sería egoísta de mi parte alentarla a tener niños en estas circunstancias” de cambio climático y pronósticos apocalípticos. “¿Quién podría culparla de no querer tener hijos?”, preguntó.

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ