No hicieron lugar a los planteos de la defensa del fiscal
Bidone con procesamiento confirmado

La Cámara Federal de Mar del Plata ratificó el procesamiento del fiscal de Mercedes Juan Ignacio Bidone, en la causa que investiga la red de espionaje ilegal. De esta manera, el tribunal no hizo lugar a la apelación presentada por la defensa de Bidone, por lo que ratificó lo actuado por el juez Alejo Ramos Padilla y confirmó el procesamiento sin prisión preventiva del funcionario judicial, por extorsión y abuso de autoridad. A diferencia de su par Carlos Stornelli, Bidone siempre estuvo ajustado a derecho y no gozó de la protección de sus superiores. Por el contrario, fue suspendido por la procuración de la provincia de Buenos Aires a los pocos días de haber quedado involucrado en la causa que puso en vilo al entramado de la política, los medios de comunicación, la justicia y los servicios de inteligencia.

En un fallo firmado este lunes, los jueces Alejandro Tazza y Eduardo Giménez consideraron que hay “evidencias suficientes” contra Bidone y que no alcanzó la defensa que hizo cuando fue indagado: “los dichos exculpatorios vertidos por el imputado, al momento de prestar declaración indagatoria, no poseen el peso suficiente para desvincularlo de los hechos”, señala la resolución de nueve páginas. En concreto, según lo investigado hasta el momento, Bidone tuvo un rol clave en la organización liderada por el falso abogado detenido y multiprocesado Marcelo D'Alessio. Desde su despacho y utilizando los canales de comunicación oficiales, Bidone era quien conseguía movimientos migratorios y entrecruzamientos de llamadas. Con esa información la banda luego amenazaba y extorsionaba a sus víctimas.

Los camaristas lo encontraron responsable del delito de abuso de autoridad en perjuicio del diputado Alfredo Olmedo, el ex gobernador de Corrientes Ricardo Colombi, el dirigente radical Eduardo Tassano, el senador Sergio Flinta, el dirigente radical Eduardo Alejandro Vischi, los empresarios Mario Víctor Cifuentes, Bernardo Marcelo Yungman, Pedro Etchebest y Dov Killinsky y la ex abogada de Leonardo Fariña Giselle Robles. Además, lo consideraron partícipe necesario de la extorsión a Etchebest, principal denunciante en la causa.

En lo que constituye un respaldo a lo actuado por Ramos Padilla, Tazza y Giménez afirmaron que “es sobreabundante la prueba que el magistrado refiere en el caso y que corroboran los vínculos aceitados del imputado para con al menos dos miembros de la organización investigada (Marcelo D’Alessio y Rolando Barreiro)”. Según los jueces, “esa relación se instituía con miras a concluir actividades de investigación ilegal y espionaje político y judicial, utilizando el encartado, a todo evento, su condición de fiscal de Mercedes para obtener información sensible y volcarla a la estructura con los fines criminosos reseñados”. El fallo destaca, además, que “no se debe soslayar” la gravedad de los hechos investigados, lo que generó el corrimiento de Bidone de su cargo. En contraposición, Carlos Stornelli -el otro fiscal involucrado en la causa- sigue gozando de la protección del procurador interino Eduardo Casal, quien aún no resolvió el sumario iniciado hace seis meses y nunca le ordenó presentarse a declarar. El ex jefe de seguridad de Boca Juniors se ausentó seis veces al llamado a indagatoria para evitar ser procesado, por lo que su estado de rebeldía ya fue ratificado por todas las intancias judiciales. 

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ