Opinión
¿Lula libre?

Desde Río de Janeiro

El pasado viernes los abogados de Lula da Silva informaron formalmente a los tribunales correspondientes lo ya sabido: el expresidente se rehúsa a aceptar cualquier decisión judicial que no sea la anulación del juicio que lo condenó (dicho sea de paso, sin prueba alguna).

Se trata de una decisión política, sin mucha salida en términos jurídicos: la legislación brasileña impone que una decisión del Poder Judicial sea cumplida.

Por lo tanto, si se decide que la condena pase del actual régimen cerrado al semiabierto, y que Lula deba salir de la cárcel atendiendo a determinadas normas, habrá que aceptar y cumplir. A ver qué determina la jueza encargada de su caso.

Un día antes, o sea, el jueves, empezó en el Supremo Tribunal Federal brasileño, instancia máxima de la justicia en el país, una discusión absolutamente insólita: se trata de decidir si es constitucional algo que está en la Constitución.

La decisión será conocida esta semana, y tendrá influencia definitiva sobre Lula y otro nutrido par de detenidos.

Ninguno, sin embargo, y ni de lejos, con el impacto del ex presidente.

Parece ridículo, pero Brasil es, cada día, un país cada vez más propenso a ridiculeces como esa.

Dice la Constitución que alguien solo podrá ser llevado a la cárcel cuando estén agotados todos los recursos judiciales. Y Lula no tuvo una decisión en la Corte Suprema, último recurso.

Su situación es un caso clarísimo de violación de lo que dice la Constitución. Y eso para no mencionar, claro, toda la manipulación de su juicio, ampliamente comprobada por el material obtenido y divulgado por la publicación The Intercept del periodista norteamericano Glenn Greenwald.

Está más que demostrado que el entonces juez Sergio Moro actuó de manera parcial, orientando a los fiscales, para llegar a la condena sin prueba alguna contra Lula.

El Moro que ahora es ministro de Justicia de Bolsonaro, quien fue elegido porque Lula no disputó las elecciones.

Mientras la Corte Suprema decide si es constitucional algo que está en la Constitución, y el preso político más notorio del mundo anuncia que no acepta otra salida que no sea que se le declare inocente, se da por descontado que en las próximas semanas o a lo sumo de aquí a fin de año Lula da Silva saldrá de la cárcel donde está desde abril de 2018.

Y la gran duda es qué pasará cuando él pueda hablar a la gente y a crear o intentar armar nuevas articulaciones políticas y reforzar viejos lazos.

El actual cuadro político brasileño es absolutamente caótico. El clan presidencial, integrado por el presidente Jair Bolsonaro y su trío de hijos políticos (el senador Flavio, investigado por desvío de dinero público, el diputado nacional Eduardo y el concejal municipal por Río de Janeiro Carlos), hace un desastre cada día.

Mejor dicho, cada hora.

Ahora mismo han logrado crear una violenta ruptura en su propio partido, el PSL (Partido Social Liberal, que no es una cosa ni otra, sino una mezcolanza de intereses espurios), que resultará en una corrosión más en una ya harta desarticulación de gobierno.

Bolsonaro no cuenta con ninguna articulación en el Congreso, lo que hace que Brasil viva una especie de parlamentarismo blanco.

Como no existe diálogo y articulación entre un gobierno sin norte, pues que sea en el Congreso lo que los dioses determinen.

Una vez suelto, Lula será pieza absoluta e irreversiblemente fundamental en el panorama político brasileño.

Lo que Bolsonaro y sus seguidores más sólidos lograron imponer en Brasil es algo indescriptible.

Hay un clima de odio y violencia, de antagonismos radicales, mientras el país navega sin rumbo ni norte en dirección a un abismo cuya profundidad es ignorada.

Las acciones descerebradas de Bolsonaro no afectan solamente a la más absolutamente confusa realidad brasileña.

Se extienden por el mapa, aislando Brasil cada hora que pasa de cualquier posición mínimamente compatible con el rol que el país merece.

Con Lula libre, y por más limitada que sean su libertad y su espacio de acción, el muy descerebrado Bolsonaro tendrá que enfrentarse a un experto en articulaciones políticas.

Y eso será esencial y decisivo para alterar de manera radical el tenebroso panorama político brasileño, que se encuentra en el más bajo nivel de toda su conturbada historia.

Nunca antes hubo un mandatario tan mercurial y mediocre, nunca antes se vivió un ambiente tan abyecto, y tan lleno de abyecciones.

Nunca antes, ni siquiera en tiempos de la última dictadura militar (1964=1985), hubo un clima tan intensivamente tenso en Brasil.

Nunca hubo un tiempo de tan intenso e insensato antagonismo, de tanta agresividad, de tanto absurdo desvariado y sin sentido llevado a cabo por un jefe de gobierno desgobernado.

 En semejante escenario Lula volverá a aparecer.

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ