Decisiones políticas profundas para las universidades

“Por el Ministerio de Educación se procederá a determinar la incidencia que financieramente tenga en cada organismo universitario la medida a que se refiere el artículo anterior, debiendo –en el caso de que los menores ingresos por derechos arancelarios no puedan ser compensados con los recursos específicamente universitarios– proponer al Ministerio de Hacienda el arbitrio que estime corresponder”. [1]

El sistema universitario público argentino es, sin dudas, uno de los principales orgullos de nuestra patria, no sólo porque en la actualidad garantiza el derecho a la educación superior gratuita a más de 1,5 millones de estudiantes en las 24 jurisdicciones del país sino también porque encarna uno de los consensos sociales y políticos de mayor trascendencia de nuestra historia. Sin embargo, esto no significa que su actual configuración haya estado exenta de pujas y conflictos. Si tuviéramos que realizar un repaso por los momentos más significativos en la construcción del sistema universitario público nacional es preciso tener presente tres momentos que marcaron un antes y un después en su historia.

Primero, la reforma universitaria de 1918. Una movilización de jóvenes estudiantes que comenzó en la Universidad Nacional de Córdoba y se expandió al resto de América Latina. Este movimiento bregó por democratizar la universidad, promoviendo una mayor participación estudiantil y la libertad de cátedra. Además, fomentó una mayor vinculación de las casas de altos estudios con los problemas sociales argentinos y latinoamericanos, algo que, sin duda, debemos poner en valor tras la delicada situación política y social en Chile y el golpe militar en Bolivia.

La segunda transformación es la que mañana conmemoramos el 70 aniversario. Se trata de la firma del Decreto N° 29.337 por parte del entonces Presidente de la Nación, Juan D. Perón, a través del cual se eliminaron los aranceles a los estudios universitarios y se permitió que una gran cantidad de trabajadores y jóvenes hijos de trabajadores se incorporaran a la universidad. Lo datos lo confirman: entre 1945 y 1955 la matrícula universitaria se expandió notablemente pasando de 40 mil estudiantes a más de 138 mil.

Como se observa, en 1918 la transformación tuvo su origen en el propio seno del sistema universitario, mientras que en el segundo hito se trató de una decisión desde afuera hacia adentro de la Universidad.

Años más tarde, con la recuperación democrática, la Argentina reinstauró el ingreso irrestricto, normalizó la vida universitaria y dio inicio a un nuevo período de creación de universidades que fue sostenido y se multiplicó durante el período 2003-2015. Los gobiernos de Néstor Kirchner y Cristina Fernández de Kirchner se caracterizaron por financiar como nunca antes al sistema universitario, por repatriar investigadores, por promover un fuerte impulso a las becas para carreras estratégicas y por crear nuevas universidades que garantizaran el derecho a la educación superior en todas las provincias de nuestro país. En total, durante ese período, se crearon 19 [2] de las 56 Universidades Nacionales que hoy componen el sistema universitario nacional (lo que equivale al 33% de las Universidades Nacionales del país).

Somos hijos de estas decisiones. La Universidad Nacional de Hurlingham es hija de esas decisiones: de la universidad democrática, autogobernada, desarancelada, latinoamericanista, con libertad de cátedra, autopensada. Hijos de la posibilidad de que los trabajadores y los más humildes lleguen a la universidad. Hijos, al fin, de decisiones políticas profundas, como la de crear universidades autónomas, gratuitas y participativas “por todos lados”.

Jaime Perczyk: Rector de la Universidad Nacional de Hurlingham (UNAHUR) y presidente del Consejo Interuniversitario Nacional (CIN).

[1] Artículo 2 del Decreto 29.337.

[2] Universidad Nacional de Chaco Austral; Universidad Nacional de Río Negro; Universidad Nacional del Oeste; Universidad Nacional de Villa Mercedes; Universidad Nacional de Moreno; Universidad Nacional de José C. Paz; Universidad Nacional de Avellaneda; Universidad Nacional Arturo Jauretche; Universidad Nacional de Tierra del Fuego; Universidad Nacional de Rafaela; Universidad Nacional de los Comechingones; Universidad Nacional de las Artes; Universidad Nacional de la Defensa; Universidad Nacional de Hurlingham; Universidad Nacional Scalabrini Ortiz; Universidad Nacional de Almirante Brown; Universidad Nacional del Alto Uruguay; Universidad Nacional de San Antonio de Areco.

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ