Una campaña necesaria 

Salta, entre las tasas más altas de niñas y adolescentes madres

Socorro Rosa señaló que sigue habiendo restricciones y vienen realizando acompañamientos de acceso a la Interrupción Legal del Embarazo a menores de 13 años que sufrieron violaciones.
Imagen: dw.com

Socorristas en Red a nivel país implementó la campaña “Niñas, no madres” para visibilizar que en la Argentina cada 3 horas una nena de 10 a 14 años es forzada a gestar, parir y criar

La campaña consiste en la difusión de contenidos en las redes sociales y en pintadas de murales con el mismo lema. En Salta, la delegación local de Socorro Rosa sostuvo que si bien la adhesión al Protocolo Nacional de Interrupción Legal del Embarazo (ILE) ha aumentado las garantías de acceso a la práctica, sigue habiendo restricciones.

Ayer a las 13 comenzó la campaña que señala que "en un mundo justo las niñas no son madres". Se extenderá hasta la semana próxima. La miembra de Socorro Rosa Salta, Verónica Birfdoff, explicó que la iniciativa surgió por los casos que hubo desde el año pasado principalmente en el Noroeste: en Catamarca, Tucumán, y Jujuy. Contó que en Salta han acompañado casos que no han tenido difusión mediática, donde se dificultaba el acceso a la interrupción del embarazo en Tartagal y en Orán y tenían que ver con niñas embarazadas menores de 13 años producto de violaciones.

El informe de Natalidad y Mortalidad publicado por el Ministerio de Salud de la Nación en 2018, señaló que en Salta, el 22,3% de los nacimientos corresponden a madres menores de 20 años, el cuarto lugar más alto de Argentina. Sobre la mortalidad materna, en el país se registraron 3,9 muertes cada 10.000 nacidos vivos, cifra que se duplicaba en la provincia.

La campaña Niñas, no madres, "va de la mano también de la política pública que se viene desarrollando a partir del plan ENIA, de prevención del embarazo adolescente y que ha sacado este año un protocolo de atención para los casos de niñas menores de 13 años embarazadas”, sostuvo Birfdoff.

Se pretende generar una discusión para facilitar "el acceso a la información acerca del derecho de las familias de las niñas a solicitar las interrupciones legales de los embarazos que además están relacionados con casos de abuso sexual", explicó.

En el marco del activismo implementado por 54 colectivas que conforman la Red, este fin de semana se pintarán murales con el mismo lema de la campaña, uno de ellos se hará en Salta aunque desde Socorristas prefirieron que no se difunda el lugar para evitar cualquier tipo de ataques de los sectores antiderechos.

Se focalizó esta vez en las niñas, "son menores de 13 años por una cuestión legal", dijo Birfdoff. Según la ley penal no pueden prestar consentimiento para una relación sexual y por lo tanto los embarazos se consideran producto de violaciones. Además “cuando hablamos de niñas hay una particularidad en el desarrollo madurativo, psicosocial que es diferente", especificó.

Birfdoff especificó que no disponen de datos estadísticos en Salta respecto a embarazo y aborto en niñas. Dijo que desde Socorristas evalúan que hay un aumento de las interrupciones legales del embarazo en Salta producto de la adhesión al Protocolo Nacional, la derogación del decreto provincial 1170 que operaba de forma restrictiva, y del trabajo que viene desarrollando la Red de Profesionales por el Derecho a Decidir, “quienes vienen dando la batalla cotidiana, que el protocolo se garantice y ejecute es también una tarea de los y las profesionales de salud”.

Restricciones a la ILE

Birfdoff sostuvo que sigue habiendo restricciones a la ILE en Salta, "por parte de personal de los hospitales, de los sectores antiderechos que siguen revictimizando a las mujeres, haciendo visibles sus datos para que sufran hostigamientos. Sigue habiendo prácticas de violación de derechos, de dificultades de acceso a la ILE, enfermeros que se declaran objetores de conciencia que no quieren atender”, afirmó la militante.

La socorrista contó que las situaciones que describe ocurren en el Hospital Materno Infantil de Salta Capital. “Sabemos por las mujeres que han recurrido a nosotras, que hay personal de salud del Hospital que viola el derecho a la confidencialidad de las pacientes y facilita datos personales de las que van pidiendo ILE a sectores antiderechos para perseguirlas, hostigarlas y hacerlas desistir de acceder (...) Las mujeres no denuncian por miedo, porque hay un sector que depende del sistema público de salud y no quiere recibir más hostigamientos ni violencias”.

“La gerencia (del Materno Infantil) está al tanto de estas situaciones y trata de sancionar este tipo de conductas, pero la falta de ética profesional de los sectores antiderechos no acata ningún tipo de restricción”, afirmó Birfdoff. También destacó que hay profesionales "de altísima calidad en el Hospital Materno Infantil y en el (Hospital) Papa Francisco que sí se ocupan de garantizar, que están colapsadas de trabajo porque están haciendo lo que debería ser trabajo de todos los médicos y las médicas, garantizar el derecho a la ILE".

Birfdoff dijo que en Materno Infantil hay una mayoría de profesionales objetores de conciencia. “Si uno va a ser objetor de conciencia no debiera trabajar en el sistema público de salud porque es el único lugar donde gran parte de la población puede acceder a sus derechos particularmente de salud sexual y reproductiva, obstaculizan los derechos de los sectores más vulnerados", manifestó.

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ