En la consagración estuvo presente el presidente electo, Alberto Fernández
Máximo Kirchner ya lidera el bloque de diputados del Frente de Todos
Este miércoles, Sergio Massa será ungido presidente de la Cámara de Diputados. El futuro bloque oficialista será la primera minoría, cerca del quórum propio.
Alberto Fernández, Máximo Kirchner, Sergio Massa y Agustín Rossi en Alberto Fernández, Máximo Kirchner, Sergio Massa y Agustín Rossi en Alberto Fernández, Máximo Kirchner, Sergio Massa y Agustín Rossi en Alberto Fernández, Máximo Kirchner, Sergio Massa y Agustín Rossi en Alberto Fernández, Máximo Kirchner, Sergio Massa y Agustín Rossi en 
Alberto Fernández, Máximo Kirchner, Sergio Massa y Agustín Rossi en  
Imagen: NA

En una reunión con muy buen clima y la presencia del presidente electo Alberto Fernández, el peronismo selló la unidad en la Cámara de Diputados y consagró a Máximo Kirchner como jefe del futuro bloque oficialista, que en la sesión preparatoria de este miércoles consagrará a Sergio Massa como presidente de la Cámara baja. La bancada del Frente de Todos contará con 118 diputados propios a los que se sumaron dos peronistas puntanos y la aliada neuquina del MPN, con lo que asegura ser la primera minoría en el cuerpo legislativo. Aunque el FdT se arrimó en los números no llega al quórum propio, por lo que estará obligado a negociar con distintos bloques opositores la apertura de los debates y construir mayoría para consagrar las leyes del próximo gobierno. Allí se abre un abanico de posibilidades que incluyen a Juntos por el Cambio --la segunda bancada en cantidad de diputados--, Consenso Federal que construyó un interbloque con el pejotismo cordobesista de Juan Schiaretti; y el incipiente interbloque que unió a 8 diputados de distintas provincias con predisposición de una relación más amigable con el oficialismo.

El numeroso encuentro a puertas cerradas se realizó en la sala más amplia con la que cuenta el Congreso. Allí se fueron sumando los diputados que continúan su mandato y los nuevos que jurarán este miércoles. Agustín Rossi, que llegó junto a Máximo Kirchner y Sergio Massa, presidió la reunión, que sería la última en la Cámara baja antes de emigrar a la cartera de Defensa en el Ejecutivo. Luego llegó Alberto Fernández junto a Eduardo “Wado” De Pedro, el diputado de La Cámpora que también tendrá un lugar en el gabinete nacional como ministro de Interior. El buen humor de todos, era palpable.

Rossi, elogió las “condiciones” de Máximo, su labor como legislador y su tradición militante. También le pidió a quien lo sucederá como jefe de la bancada, “disfrutar” de ese lugar complejo con el que tendrá que lidiar. Rossi hasta recordó, como dato de color, las cosas que le soplaba Máximo al oído mientras hacía uso de la palabra en las sesiones en nombre de la entonces principal bancada opositora.

Lo quiero muchísimo”, abrió Fernández sobre Máximo, a quien conoce desde chico. Allí, el presidente electo recordó emocionado a Néstor Kirchner y sus encuentros y almuerzos con el ex presidente en la quinta de Olivos, en los que Máximo “era la conciencia crítica”.  “Ya es un hombre. Está grande”, agregó Alberto y destacó su pasión militante.

A su turno, Máximo Kirchner llamó a sus colegas a “laburar” y “apoyar al gobierno”, que tendrá una “tarea difícil”. Prometió un bloque de puertas abiertas para todos los diputados y ratificó que el reparto de las comisiones que le correspondan al futuro oficialismo se hará respetando la igualdad de género. Una postura que también incluiría la conformación del resto de las comisiones legislativas. Aunque no hubo anuncio oficial, la bonaerense Cristina Alvarez Rodríguez, continuaría al frente de la secretaría parlamentaria del ahora bloque unificado. Mientras que el sanjuanino y presidente del PJ nacional, José Luis Gioja, ocuparía la vicepresidencia segunda de la Cámara.

Massa agradeció la ratificación de la propuesta para consagrarlo como presidente de la Cámara de Diputados. También se refirió a la necesidad de construir mayorías para cada ley que envíe el Ejecutivo. Una tarea en la que estuvo concentrado en los últimos días. Incluso, orientó a un grupo de 8 diputados, más predispuestos a colaborar con el oficialismo, pero del que no serían parte a armar un interbloque (Unidad Federal para el Desarrollo) que los tenga como interlocutores.

Una tarea compleja que requerirá de variadas estrategias en una Cámara polarizada entre el Frente de todos y Juntos por el Cambio. Pero donde empezaron a tallar interbloques menores, como el que bajo el nombre de Interbloque Federal unió a los diputados que respaldaron la candidatura presidencial de Roberto Lavagna y peronismo cordobesista de Schiaretti. Diez diputados que esperan sumar al menos otros dos que reemplazarán a quienes ocuparán un lugar en el futuro Ejecutivo pero que ingresaron en 2017 en la listas del Frente Renovador (ver aparte).

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ