Sin novedades en el frente 
La primera mujer jefa de la Policía no planea cambios en la fuerza 
Norma Morales sostuvo que seguirá con el trabajo que viene haciendo la institución, no planteó cambios ni respuestas más comprometidas con las demandas sociales.
Norma Morales y Gustavo SáenzNorma Morales y Gustavo SáenzNorma Morales y Gustavo SáenzNorma Morales y Gustavo SáenzNorma Morales y Gustavo Sáenz
Norma Morales y Gustavo Sáenz 

La jefa de la Policía de Salta, Norma Morales, asumió ayer. Es la primera mujer en ocupar ese cargo en la provincia. En sus breves y huidizas respuestas a la prensa enfatizó que va a abocarse a una continuidad del trabajo de la institución, al que calificó como “enorme y exitoso”. Consideró que su caso demuestra equidad de género en la fuerza, aunque respondió con un procedimiento de denuncia cuando se le consultó por las policías que demandaron por violencia a sus compañeros y superiores dentro de la institución. No contestó cómo va a abordar la represión y sobre los casos de gatillo fácil dijo que los que hubo en Salta ya están judicializados

Pasadas las 10 de la mañana se inició el acto de asunción de Morales, y la despedida del anterior jefe, Ángel Mauricio Silvestre.

Morales dijo que es el anhelo de todo oficial de policía llegar a la más alta jerarquía. No cree que haya diferencias entre un hombre y una mujer al frente de la Jefatura, “tanto hombres como mujeres estamos capacitados para dirigir”. Consideró que la institución “ha madurado y es algo positivo”. Cuando se le preguntó por qué piensa que ella es la primera mujer en ocupar el rol de jefa, sostuvo que desconoce por qué no le plantearon antes este desafío a una mujer.

“Hoy quedó demostrado que hay equidad en la fuerza”, afirmó Morales. Cuando se le consultó qué opina del feminismo respondió que siempre ha trabajado en la dependencia con hombres y mujeres y nunca ha sentido diferencias

Sobre los casos de gatillo fácil que han cobrado relevancia en Salta no solo por la cantidad (5 en 2019), sino también por la lucha de familiares de víctimas y de organizaciones de derechos humanos por justicia, Morales consideró que ya están judicializados. "Los funcionarios (han sido) separados de la fuerza, hay un protocolo de intervención. Estos casos se investigan en la Secretaría de Seguridad donde van a determinar o no su responsabilidad”, se limitó a decir.

Este año el ahora ex ministro de seguridad Carlos Oliver, al ser citado por la Cámara de Diputados, expuso que había policías denunciados por violencia de género, pero además algunos casos se mediatizaron. También hubo mujeres policías que denunciaron a sus superiores por violencia de género, como Yanina Gay en Tartagal, quien demandó al comisario Juan Carlos Miguez, de la Unidad Regional 4 por acoso sexual, la institución policial le dio de baja a ella.

Al consultar con Morales cómo piensa abordar estas problemáticas de violencia de género dentro de la Policía respondió casi de manual “todos los hechos de denuncias contra personal policial se judicializan e independiente o paralelamente se realiza una denuncia administrativa que se investiga fuera del área de la institución, en este caso la Secretaría de Seguridad es la que va a determinar si hay responsabilidad o no. En caso de ser así, se va a disponer las sanciones que consideren necesarias o también separación de la fuerza”.

Morales planteó que la Policía está sectorizada trabajando “en la prevención del delito, la lucha contra el narcotráfico. Estamos trabajando con todos los centros vecinales para conocer las problemáticas de la sociedad”. Dijo que va a continuar trabajando, “fortaleciendo los lugares donde se requiera”.

Un legajo a la altura de las circunstancias 

El gobernador Gustavo Sáenz sostuvo que la nueva jefa tiene un “legajo impecable, un trabajo de 29 años de mucha responsabilidad y que va a estar a la altura de las circunstancias”.

Respecto a los casos de gatillo fácil en Salta, Sáenz dijo que “tiene que haber justicia por sobre todas las cosas, las mujeres tienen eso (...) la sensibilidad de saber”. El martes familiares de víctimas y organizaciones hicieron una marcha dirigida al nuevo mandatario provincial pidiéndole que garantice justicia, no más encubrimiento a policías y que retire del cargo al ministro de Seguridad, Juan Manuel Pulleiro, por "militar negacionista". Sáenz aseveró que espera que “se trabaje de la mejor forma posible, que la seguridad sea para todos los salteños en armonía y en paz”.

Sobre la cuestión de género, Sáenz explicó que seguirá dependiendo del Ministerio de Gobierno, Derechos Humanos y Justicia. “El tema de la violencia de género va a estar tratado desde dos puntos de vista, tanto desde lo humano como desde la seguridad. Para que las mujeres que tengan algún problema, tengan una vinculación con Seguridad, donde les den la protección necesaria, por otro lado va a haber un equipo interdisciplinario trabajando con ellas y con las familias”.

El gobernador también reiteró de forma pública: “No estoy de acuerdo con el aborto pero respeto todas las opiniones”. 

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ