La suma de todos los males

Una conferencia estadounidense promete a las mujeres enseñarles a ser femeninas

Ay, ay, ay: el terror tomará forma de convención el próximo mayo, cuando debute en Estados Unidos The 22º Convention, serie de charlas dictadas por acérrimos varones antifeministas que buscan enseñar a las mujeres cómo ser “idealmente femeninas”.  


Estupendas noticias para la penúltima reencarnación de las poseídas de Stepford: del 1 al 3 de mayo, en Orlando, Florida, una batería de conferencias -aunadas bajo el título The 22 Convention: Make Women Great Again- promete enseñar a las mujeres “cómo aumentar su feminidad en un 500 por ciento”. Siempre y cuando sigan a rajatabla las enseñanzas de quienes dictan los cursos, claro ¿Y quiénes dictan los cursos? ¡Varones, por supuesto! Machitos con ínfulas de versados (en diseñar fembots, a lo sumo), chirriantes antifeministas que replican -sin cortarse medio pelo- exhortaciones misóginas de antaño. Nada que envidiarle a la infame Guía de la buena esposa del franquismo, escrita por Pilar Primo de Rivera, fundadora y dirigente de la Sección Femenina de Falange, a juzgar por el contenido que prometen los creadores del “evento mansplaining del siglo”. Que, entre otras cosas, ungirán al público femenino presente con fórmulas salvadoras (del patriarcado, porque como ellos mismos dicen: “si las feministas destruyeron el viejo, construyamos uno nuevo, revitalizado”). Entre sus imperdibles: cómo estar delgaditas, delgaditas (“el movimiento body positive es una patraña, los hombres admiran a las mujeres sanas y en forma porque quieren reproducirse y serán quienes pasen info genética a sus hijos”); cómo convertirte en la mejor cónyuge y ama de casa (“conocé la verdad sobre confianza, sumisión y relaciones funcionales”); cómo embarazarte y “tener bebés ilimitados” (“¡tu reloj biológico llama!”); cómo salvaguardar a la familia tradicional (“la pobreza, la delincuencia, los problemas de salud mental y la disminución general del bienestar en Occidente se deben a la propaganda feminista contra la maternidad”)…

“¿Es este evento real?”, figura entre las frequently asked questions de su propio sitio. La duda está a la orden del día para más de un almita perpleja y, por qué no decirlo, aterrorizada. “Extremadamente real”, es la sucinta respuesta dada. Y ya luego, en otro rincón de la página: “Ya no tendrás que ceder ante el tóxico dogma feminista e ir en contra de tu naturaleza como mujer. Los hombres están aquí para ayudarte a ser grandiosa nuevamente”. “Hoy se enseña a las mujeres a comportarse como varones, ¿y a dónde nos ha llevado eso? A que se disparen las tasas de familias rotas; a una disminución documentada de felicidad femenina, en franca caída desde la década del 70; a un crecimiento de la disfuncionalidad social; a una baja en citas; a que Estados Unidos tenga el puesto número 1 en madres solteras”, redoblan burdamente. Y aclaran -como si fuera necesario- que solo pueden asistir mujeres cisgénero a las charlas. Ojo, siempre y cuando abonen los mil dólares que cuestan las entradas (actualmente en preventa; en unos días, fuera de promo, se duplicará el costo).

La funesta mente detrás de la iniciativa tiene nombre y apellido: se trata del estadounidense Anthony “Dream” Johnson, veinteañero que se jacta de ser “el primer presidente de la manosfera” (del inglés manosphere, red informal de foros, blogs y webs construida por y para varones, cuyo discurso se articula en torno a la masculinidad antifeminista; de los rincones más rancios y tóxicos de la web). Nótese que uno de sus mensajes favoritos es: “Los hombres prefieren vírgenes sin deudas y sin tatuajes” (el “sin deudas” es su modo de decir “sin préstamos estudiantiles”, sin formación, sin estudios). Sobra mencionar que, nomás conocerse el venidero debut de The 22 Convention, le ha caído un vendaval de críticas de activistas lógicamente preocupadas. Lo cual tiene a Johnson “riéndome a carcajadas desde hace una semana, porque todo va exactamente como esperaba”. De hecho, alienta “el odio irracional de las extremistas (sic) porque nos ayuda a la difusión” y pide que el gobierno considere al feminismo “como una amenaza a la seguridad nacional” que llevará “al colapso a los Estados Unidos”.

No está solo en la cruzada: su “equipo soñado” incluye a algunos de los personajes más chirriantes del movimiento alt-right norteamericano. Entre los speakers que enseñarán a la platea femenina presente “cómo ser la mujer ideal”, confirmados Stefan Molyneux, podcaster y youtuber de extrema derecha, conocido por exaltar la supremacía blanca, y el bloguero Mike Cernovich, especialista en propagar fake news (un solito ejemplo: ayudó a instalar la falsa conspiración de que Hillary Clinton lideraba una red de pedofilia durante la pasada campaña presidencial). También estará presente el trainer Alexander Cortes, que meses atrás fuera noticia por sus viralizados “12 consejos para ser una mujer hermosa” (la lista abre con ser flaca, saber cocinar, tener pelo largo, usar maquillaje, vestir rosa y colores suaves…). “Solo un hombre verdadero puede decirle a una mujer cómo actuar” o “Si se enojan por tus indicaciones es porque son arpías con las que nunca, nunca deberías procrear”, algunos de sus tuits más “iluminados”.

Por lo demás, vale aclarar que The 22 Convention: Make Women Great Again es un derivado de The 21 Convention: ciclo de conferencias abiertamente machistas, dictadas por “gurúes de la masculinidad” (trogloditas) que dispensan reaccionarios tips a tipos sobre los temas más variopintos -salud, negocios, relaciones, etcétera-, multiplicando pernicioso alcance a través de numerosísimos clips disponibles en línea. Entre ellos, habemus: “El futuro sigue siendo masculino”, “Liberá a tu animal interior”, “El amor incondicional es para los débiles”, “Mejorando tu confianza a través de la violencia”. Y ya luego, como no podía ser de otro modo: “Los cuatro arquetipos femeninos”, “El feminismo es el Ku Klux Klan rosa”, “Las mujeres pueden asesinarnos genéticamente”, “Casarse con Medusa: cómo sobrevivir a una psicópata”…  

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ