Entrevista en AM750 con el intendente wichi de la localidad

Falleció otro nene por desnutrición en Salta

Son cinco los muertos en lo que va del año. El jefe comunal de Santa Victoria Este habla de un "problema inmenso de pobreza y hambre".

Un bebé wichi de 8 meses falleció en Tartagal, Salta, por desnutrición. Se suma de esta manera a la lista de 5 chicos que ya murieron por la misma causa en esa zona del país.

De acuerdo al certificado de defunción, el niño murió por un "shock séptico" en el hospital Juan Domingo Perón. Provenía de la comunidad originaria de Las Vertientes, municipio de Santa Victoria Este.

El intendente de esa localidad, Rogelio Nerón, habló en AM750 sobre la situación de emergencia nutricional, sanitaria e hídrica en que se encuentran. "Falleció por desnutrición y deshidratación”, indicó Nerón.

“Este problema lo venimos arrastrando desde hace años. Tuvimos visitas del gobernador Gustavo Sáenz y del ministro de Desarrollo Social Daniel arroyo, pero no veo frutos. Hay un problema inmenso de pobreza, hambre y de salud”, describió el jefe comunal quien es, además, el primer wichi en ocupar ese cargo desde el 10 de diciembre.

Hace dos semanas los funcionarios nacionales y provinciales se acercaron a recorrer la zona alertados por las muertes en ascenso por desnutrición y deshidratación, allí se resolvió que desde febrero comenzara la instrumentación de la Tarjeta Alimentar con la que se repartirán módulos alimentarios a las comunidades originarias.

Necesito encontrarme con el Ministro Arroyo para ver cómo encaramos la situación. La gente sobrevive en el monte donde no hay comercios. En los pueblitos no existe sistema para usar tarjeta”, señaló Nerón.

“El gobierno anterior escondía la realidad de cómo vivimos en la comunidad de Santa Victoria Este”, denunció en diálogo con Alan Longy y reconoció que “no hay trabajo, la gente se gana la vida yendo al monte o al río. Hay pocos que sí tiene ayuda social por programas nacionales. Los demás se ganan la vida al día, no tienen casa, no tienen nada.”

“En estos momentos estamos en emergencia. Tenemos sequía y nos cuesta un montón  porque nos encontramos con las maquinarias rotas y tiradas. Necesitamos herramientas para llevar agua”, contó.

Además, se mostró alertado por el comportamiento del río Pilcomayo: "Sabemos que los primeros días de febrero se desborda. Recurrimos a la Provincia y Nación para que nos den herramientas. Como intendente originario quiero adelantarme a lo que ocurre todos los años para que no muera alguien. Los criollos pierden sus animales y sus casas por el desborde del río.”

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ