Los pueblos originarios esperan respuestas

Odarda: "En Salta la aplicación de la emergencia es urgente"

La presidenta del INAI recorrió comunidades originarias y escuchó las demandas. Dijo que sumando esfuerzos de Provincia, Nación y las Organizaciones será posible llevar soluciones.
Encuentro en EmbarcaciónEncuentro en EmbarcaciónEncuentro en EmbarcaciónEncuentro en EmbarcaciónEncuentro en Embarcación
Encuentro en Embarcación 

La presidenta del Instituto Nacional de Asuntos Indígenas, Magdalena Odarda, estuvo en Salta Capital, Tartagal, Santa Victoria Este y Embarcación. Recorrió los territorios y se encontró con referentes de pueblos originarios que le hicieron conocer sus problemáticas y demandas vinculadas a la salud, a la educación, al territorio, al medio ambiente y al trabajo. La funcionaria dijo que Salta es prioridad y que las medidas que se tomen deben ser urgentes. Ahora en las comunidades esperan que las soluciones lleguen.

“Estamos viendo con nuestros propios ojos las necesidades de la gente”, sostuvo la funcionaria a Salta/12. Evaluó que no se requieren obras multimillonarias para mejorar la calidad de vida de las comunidades originarias y que son posibles si se suman los esfuerzos de la Provincia, Nación y las organizaciones. Consideró que la puesta en funcionamiento de la emergencia es urgente, "no debería haber burocracia. Queremos trabajar en conjunto. Señalar la situación especifica de cada familia que está con riesgo por falta de alimentación y deshidratación", afirmó.

Salud

Odarda especificó que enTartagal se reunió con alrededor de 100 caciques en asamblea acompañados por más integrantes de las comunidades. Las demandas giraron en torno a la falta de médicos. En el Hospital no hay una terapia intensiva pediátrica. La funcionaria fue al nosocomio y llevó pañales a pedido de la referente indígena Octorina Zamora, quien colabora con un grupo de voluntarios con las familias de los niños y las niñas wichis en internación por desnutriciónEl hospital "tiene la complejidad requerida pero faltan profesionales y especialistas", manifestó Odarda. También sostuvo que le presentaron a 3 intérpretes bilingues que ya están trabajando en el lugar aunque le dijeron que hay 5.

En una reunión posterior, el jueves en Salta, la Unión de Pueblos de la Nación Diaguita le manifestó a Odarda la necesidad de un albergue sanitario en Tartagal para las familias que acompañan a las personas derivadas a la institución. Además los referentes de la UPND, Ulises Yanes y David Pastrana, le plantearon la problemática de la falta de reglamentación de la ley 7856 que prevé la conformación de la Red de Apoyo Sanitario Intercultural e Interinstitucional para Pueblos Originarios Sumaj Kausai (Buen Vivir)”. Esa legislación ya fue aprobada, sancionada en noviembre del 2014 y promulgada por la Provincia en diciembre de ese año. Ahora, la UPDN reclama la reglamentación y efectivo cumplimiento.

Odarda consideró que se puede convocar a médicos y médicas de todo el país para que hagan las residencias en Salta (aunque precisamente residentes en la Provincia vienen reclamando que el gobierno les recortó el transporte para viajar a los hospitales y centros de salud del interior). La presidenta del INAI sugirió que las universidades públicas deben colaborar con Salta ante esta emergencia.

La ministra de desarrollo social de la provincia, Verónica Figueroa estimó que para cubrir las zonas críticas se necesitan 25 médicos, indicó Odarda.

Proveeduría mixta

Odarda precisó que con la encargada del Consejo Federal de Políticas Sociales, Victoria Tolosa Paz,  y con la ministra de desarrollo social provincial, Figueroa, dialogaron sobre la posibilidad de implementar proveedurías mixtas. Serían espacios de compra venta gerenciados por el Estado con participación de las comunidades originarias dónde éstas podrían adquirir productos alimenticios y a la vez vender lo que producen.

Odarda dijo que Tolosa Paz estudia la forma de poner en marcha una prueba piloto de esas proveedurías mixtas en alguna comunidad. La propuesta surgió ante la necesidad de implementar una modalidad específica con cosmovisión indígena del Plan Argentina Contra el Hambre para que las comunidades alejadas a los centros urbanos puedan recibir y hacer uso de las tarjetas alimentarias.

“Nos interesa que en esas proveedurías se pueda vender lo que las comunidades producen, incluso las artesanías, carne, huevo, alimentos frescos que los módulos no traen”, sostuvo la funcionaria. Vieron factible la implementación de las proveedurías en las escuelas y los centros sanitarios que cuentan con internet y allí será posible colocar posnets para el cobro con la tarjeta.

“La gente quiere tener soberanía alimentaria, decidir qué comprar y cuánto. Estamos buscando la vuelta para que las personas de zonas alejadas puedan adquirir alimentos”, sostuvo. 

“El Plan Argentina Contra el Hambre entiende que tiene que tener una mirada indígena distinta al resto”, afirmó Odarda. Dijo que la mayor tasa de pobreza es de las comunidades indígenas y éstas están alejadas de los centros urbanos.

Por ahora, la funcionaria nacional aseguró que se entregarán bolsones en las comunidades de las zonas rurales lejanas.

Se necesitan pozos de agua

El agua es una de las principales demandas de las comunidades originarias de Salta. Odarda explicó que se requieren 16 pozos de agua para solucionar la falta de este recurso. Detalló que fueron relevando las necesidades y van a entregar un listado a la Provincia. “Hay que trabajar de forma inmediata”, sostuvo la funcionaria.

“Se hablaba de dos pozos de agua (por parte de la Provincia). La demanda es de alrededor de 16 pozos de agua. Hablamos con las comunidades, tenemos un listado estimativo”. 

Odarda indicó que quienes tienen acceso a colectar agua lo están haciendo en recipientes que han tenido agroquímicos. Ante esto la ministra de desarrollo social de la Provincia se comprometió a mandar cuencos para que “no usen bidones sucios y contaminados”.

Niñez con discapacidad

Odarda contó que envió pedidos de ayuda urgente para un niño de dos años con discapacidad que está bajando de peso. Dijo que el nene vive a 6 kilómetros de Santa victoria Este y tiene síndrome de Down (no recordaba el nombre de la comunidad). “El abuelo pide que lo asistan y si hay que internarlo que lo internen, con la familia. Desde el hospital se le dijo que tiene que vivir en una vivienda apta”, sostuvo Odarda. La funcionaria relató que fueron con el intendente Rogelio Nerón hasta la casa familiar por pedido del abuelo y se encontraron con que en el lugar hay vinchucas por lo que el niño y su familia están en riesgo de padecer mal de chagas, la vivienda es precaria de piso de tierra, techo de paja

“Presentamos al Ministerio de Salud de la Provincia y al de la Nación el caso para que lo asistan de forma inmediata”, afirmó.

Odarda dijo que estuvo hablando con la ministra de Desarrollo Territorial y Hábitat de la Nación, María Eugenia Bielsa para solicitarle que vuelvan a construirse viviendas indígenas “sobre todo para los casos más graves". "Necesitan además de viviendas dignas, adecuadas a su forma de vida"  donde se respete su cosmovisión y costumbres, sostuvo.

También la funcionaria expuso que fueron a ver a una niña con discapacidad que se encuentra en silla de ruedas, de la comunidad wichi Las Vertientes, cerca de Paraguay. “No cobra más un ingreso por discapacidad, durante el gobierno anterior lo perdió. Trajimos los recibos, ella tiene 8 o 9 años. El abuelo nos llevó a ver a la nieta y pidió ayuda”, afirmó.

Territorio

Odarda sostuvo que están en condiciones de entregar 70 carpetas técnicas del relevamiento territorial en las comunidades de Salta. Y dijo que esperan renovar convenios vencidos en la provincia. Además anunció que están trabajando en un protocolo "para hacer entrega de títulos comunitarios que es una deuda que tiene el Estado". En los años del macrismo afirmó que se "avanzó muy poco".

Los pueblos indígenas siguen reclamando el derecho al territorio. "Muchas comunidades han sido expulsadas por la deforestación, la crecida de los ríos, no hay obras públicas para detener la crecida, han sido desterrados", expresó.

Odarda dijo que volverá a funcionar el programa de fortalecimiento de las comunidades con abogados que puedan ejercer el derecho a la defensa, "no solo en juicio en causas penales, sino en cumplimiento del convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo y de la ley 26.160 que detiene los desalojos".

Demandas en Embarcación

En Embarcación se conformó la Organización La Nueva Integridad que reclamó la presencia de la presidenta del INAI. El jueves Odarda se reunió allí con 34 comunidades de los pueblos: wichi, guaraní, toba y weenhayek. Los y las referentes plantearon la necesidad de becas para estudiantes que puedan contribuir a evitar la deserción. Respecto a las becas solicitaron "que se transparente la distribución, que se amplíen y tengan control de representantes indígenas". También reclaman educación intercultural bilingüe.  

Las comunidades quieren desarrollar proyectos productivos relacionados con la agricultura que caracterizaba a sus ancestros pero el cambio climático y la falta de agua han hecho imposible tal desarrollo, señaló Odarda. Otro pedido de las comunidades apunta a "la necesidad de que el Estado ayude en la comercialización de las artesanías".  Por esto, Odarda dijo que habló con el Ministro de Cultura, Tristan Bauer, para que desde la cartera pueda generar proyectos con el tema. Odarda también precisó que hay comunidades que tienen cooperativas de servicios y consideró que deben tener prioridades en planes de obras públicas.

El vicepresidente de la organización La Nueva Integridad, Mario Molina, sostuvo que  están siendo afectados por los agroquímicos que se usan en la zona y que en su comunidad Misión La Esperanza hay una niña de 6 años, otro niño de 3 años y una bebé de un año, con malformaciones.  El referente denunció que no tienen ni salita de primeros auxilios ni escuelas en su comunidad y que las más cercanas quedan en Padre Lozano a 4 kilómetros.

"Todas las comunidades están pasando por los mismos problemas. Planteamos el tema del IPPIS (que está intervenido). Tenemos turno para médicos y no podemos ir porque no tenemos pasajes. La municipalidad tampoco tiene en el área de Desarrollo Social, conversé con el intendente Carlos Funes y me dijo que no hay nada", manifestó Molina. Quiere que todas instituciones "en el hospital o en los municipios" tengan intérpretes y representantes indígenas.

Molina dijo que hay niños con bajo peso, y les entregaron módulos alimentarios con "mercaderías viejas, algunos alimentos están bien". Demanda una audiencia también con el gobernador Gustavo Sáenz y planteó que el intendente no les ayuda "está borrado". Expresó que se sienten marginados y discriminados.

"Queremos tener acceso a planes para trabajar la agricultura, criadero de cerdos, ladrillera porque necesitamos para nuestro hogar. Nuestros hogares son bastante precarios. Las viviendas son de techo de nylon, de adobe, de barro", manifestó Molina.


Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ