Hasta tanto se designe al reemplazante definitivo

El juez Marcelo Martínez de Giorgi quedó a cargo del juzgado de Claudio Bonadio

El despacho del juez fallecido estaba interinamente a cargo de Sebastián Casanello. La Cámara Federal resolvió hacer otro sorteo para cubrir la vacancia. Detrás de esa decisión estuvo la inquietud acerca de cómo siguen las causas que llevaba Bonadio y qué podría surgir si se hace un repaso de ellas.

El juez Marcelo Martínez de Giorgi fue sorteado para ocupar de manera interina el despacho que dejó Claudio Bonadio. La subrogancia del Juzgado Federal 11 se prolongará hasta tanto se designe a un magistrado/a definitivo, proceso que podría demorar varios meses o años. La Cámara Federal no permitió que Sebastián Casanello, en las antípodas ideológicas y jurídicas del juez fallecido, continuara a cargo.

Pocos recuerdan en Comodoro Py un sorteo con tantas expectativas. Este martes, todas las miradas estuvieron puestas en el bolillero, que a las 11 en punto de la mañana, como estaba previsto arrojó el nombre del juez que habitará de manera interina el despacho ocupado por Bonadio por más de veinte años.

El nombramiento de Martinez de Giorgi terminó con varias especulaciones que habían sobrevolado tras la muerte del denominado "juez de la servilleta". Una semana después del deceso, la Cámara Federal Porteña, bajo la presidencia de Martín Irurzun, definió realizar un nuevo sorteo y no permitir que Casanello continuara con la subrogancia para la que había sido designado, también por sorteo, ya que Bonadio se había pedido una licencia hasta marzo.

La decisión de la Cámara no fue menor. En tribunales muchos hablan de “la caja de Pandora” con la que se podría encontrar el subrogante de Bonadio y el destino posiblemente oscuro que espera a las causas de mayor volúmen político. Las denuncias por irregularidades y arbitrariedades en los expedientes indicarían que gran parte de ellos podrían caerse a pedazos.

Quién es Martínez de Giorgi

De carrera judicial y bajo perfil, Martínez de Giorgi ocupa el Juzgado número 8 desde el año 2012. Con aspiraciones de un ascenso, en la actualidad está concursando por un puesto en la Cámara Federal.

Entre los casos más resonantes que pasaron por sus manos estuvo el de “Sueños Compartidos”, donde en 2016 declaró en rebeldía a Hebe de Bonafini. También, un expediente vinculado con las investigaciones locales de la causa Odebretch, donde procesó a los ex funcionarios Julio de Vido y Roberto Baratta, al tiempo que dictó la falta de mérito para Ángelo Calcaterra, primo de Maurio Macri. Además, instruye la causa por presuntos desmanejos macristas en la compra-venta de parques eólicos.

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ