IPA presentó un observatorio de la actividad

"Hay confianza con el rumbo"

Industriales Pymes Argentinos, una de las cámaras del sector, destacó la baja de tasas, la moratoria y el impulso al consumo.
Las pequeñas y medianas empresas consideraron que las tarifas deberían bajar. Las pequeñas y medianas empresas consideraron que las tarifas deberían bajar. Las pequeñas y medianas empresas consideraron que las tarifas deberían bajar. Las pequeñas y medianas empresas consideraron que las tarifas deberían bajar. Las pequeñas y medianas empresas consideraron que las tarifas deberían bajar. 
Las pequeñas y medianas empresas consideraron que las tarifas deberían bajar.  

Las pymes industriales realizaron un balance positivo a casi un trimestre del gobierno del Frente de Todos. Destacaron la baja en la tasa de interés del Banco Central, la moratoria de la AFIP, la ampliación de las licencias no automáticas para regular el comercio exterior, el congelamiento de tarifas y los impulsos al consumo a través de la tarjeta alimentar y Precios Cuidados. “Las medidas muestran un cambio de rumbo, los empresarios estamos confiados porque el fondo ya lo tocamos”, aseguró Daniel Rosato, presidente de Industriales Pymes Argentinos (IPA).

En noviembre de 2015, Argentina tenía 569 mil empleadores, de los cuales 56,3 mil eran industriales, que empleaban a 1,26 millones de personas. Hacia diciembre de 2019, los empleadores cayeron a 544 mil, y los industriales a 50,8 mil, mientras que el empleo industrial se redujo a 1,11 millones de personas. Así fue establecido este jueves por la tarde en un encuentro realizado por la entidad empresaria, que lanzó el Observatorio IPA, el cual llevará a cabo informes con variables de la actividad económica y un seguimiento de las normativas oficiales que anuncia el Gobierno. Los documentos se presentarán bimestralmente y estarán disponibles para las más de 5000 industrias que conforman la entidad en todo el país.

“Las nuevas medidas van en el sentido de promover la industria nacional”, aseguró el empresario metalúrgico Gustavo Castells. Consideró positivas las medidas apuntadas a mejorar la demanda agregada. “Era necesaria una recomposición salarial, porque los salarios bajos implican menor consumo”, aseguró Rosato. Sin embargo, se mostraron en contra de la cláusula gatillo porque consideran que podría generar mayor inflación.

Los industriales informaron que ya comenzaron a observar los primeros signos de recuperación en el área textil, que en enero creció 9 por ciento interanual y comenzó a reincorporar personal. Marco Meloni, empresario textil y miembro de Protejer, afirmó que esto se debe en parte a la ampliación de las licencias no automáticas, dado que muchas marcas volvieron a hacer pedidos a los telares locales en lugar de importar. “Pasé de vender 30 mil metros de tela para camisa a 3 mil en 2016”, contó el industrial a este medio. “Hace cuatro meses que venimos levantando, incluso comenzaron a bajar los cheques rechazados, pero hay que saber también que así como la textil es la primera en subir es la primera en caer”, anticipó.

Por otro lado, los empresarios solicitarán al Gobierno modificar algunas medidas para que varíen en caso de aplicarse a pymes o a grandes corporaciones. Pedirán que las retenciones a las exportaciones tengan un reintegro del 10 por ciento en el caso de las pymes. Y que la doble indemnización no se aplique en las pequeñas empresas. “No somos despedidores porque nos cuesta mucho formar a nuestros trabajadores, hasta nos hemos endeudado para mantener la planta de operarios”, afirmó Castells durante el encuentro. El mismo planteo harán en el caso de las tarifas. Pedirán que haya un desdoblamiento para pymes cuando finalicen los 180 días de emergencia económica y comiencen a descongelarse los precios. En los últimos 4 años, las tarifas fueron dolarizadas y aumentaron 3000 por ciento, mientras que los precios mayoristas de la industria manufacturera subieron 333 por ciento.  

“Si bien hoy aparece como una verdad, la confirmación técnica de que los negocios energéticos y financieros, y la inflación de la materia prima industrial fueron las variables responsables de la pérdida de rentabilidad, hasta el punto de la extinción de miles de fábricas, permite mensurar y conocer cómo afectaron de manera fuertemente negativa a la producción manufacturera el privilegio que se le dio a algunos sectores por encima la industria”, afirmó Rosato.

Finalmente, los industriales pedirán que se incorporen políticas de compre nacional y de desarrollo de proveedores de las empresas estatales. También solicitarán la intervención de Defensa de la Competencia en el mercado de los insumos, donde hay pocos jugadores y los precios se encuentran dolarizados. Sobre la estructura impositiva, explicaron que es alta, pero que no es determinante para el desarrollo. “En algún momento pudimos sobrevivir y también ganar”, dijo Castells. Todas estas solicitudes serán presentadas a mediados de marzo cuando vuelvan a reunirse, junto a la Mesa Nacional de Unidad Pyme, con las autoridades del Ministerio de Desarrollo Productivo.

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ