"No se puede llevar a cabo a costa del hambre del pueblo", indicó el titular de la Conferencia Episcopal Argentina (CEA), Oscar Ojea 

La Iglesia se alineó con el gobierno respecto al pago al FMI

Imagen: Télam

En línea con la postura del gobierno nacional respecto de la deuda externa, el titular de la Conferencia Episcopal Argentina (CEA), Oscar Ojea, consideró que si bien el país debe "cumplir los compromisos" con los acreedores, el pago "no se puede llevar a cabo a costa del hambre del pueblo". “Tenemos que pagar hasta donde podamos”, remarcó.

“Hay que honrar las deudas, hay que pagarlas y tenemos que cumplir los compromisos. Sin embargo, esto no se puede llevar a cabo a costa del hambre y de situaciones muy dolorosas para la mayoría de nuestro pueblo. Pensamos que tenemos que pagar hasta donde podamos, no condicionando cosas esenciales que tienen que ver con el equilibrio social del país”, puntualizó el también obispo de San Isidro.

Durante una entrevista con Télam, Ojea recordó que la Iglesia católica se había pronunciado al respecto en sintonía con la postura del papa Francisco, ratificada durante el encuentro en el Vaticano con referentes económicos de todo el mundo , entre los cuales estaban la titular del FMI, Kristalina Georgieva, y el ministro de Economía argentino, Martín Guzmán.

Según el obispo, “el Papa quiere que los economistas jóvenes trabajen para encontrar fundamentos éticos en el sistema financiero internacional y debatan sobre cuál es el lugar de las naciones y las multinacionales en estos temas”.

“Además –agregó- (Francisco quiere) que piensen cómo se puede salir a una economía más humana que tenga como centro el interés del hombre y no la multiplicación del lucro y cómo se pude repensar un mundo a través del diálogo y los consensos indispensables por los riesgos climáticos que vive el planeta”.

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ