Indagan sobre las irregularidades cometidas en la era Macri

Avanza la investigación por los préstamos del Banco Nación a Vicentin

El Juez Ercolini ordenó que se realicen las pruebas pedidas por el fiscal

La investigación sobre el préstamo millonario otorgado por el Banco Nación a la cerealera Vicentin durante el gobierno de Mauricio Macri dio los primeros pasos claves. El juez Julián Ercolini ordenó una batería de medidas de prueba propuestas por el fiscal Gerardo Pollicita, quien había dictaminado que hay razones para sospechar que existió una “maniobra por la cual se habría perjudicado al Estado Nacional”. Hasta ahora están imputados el ex titular del Nación, Javier González Fraga y dos responsables de la empresa, Alberto Padoan y Gustavo Nardelli. La empresa agroexportadora recibió 18.500 millones de pesos, que superarían lo que está permitido que otorgue el banco y que –además-- no fueron devueltos. Ahora entró en convocatoria de acreedores, lo que hace suponer que tampoco pagará.

Una medida elemental requerida por Ercolini fue pedirle al Banco Nación el informe elaborado por uno de sus directores, Claudio Lozano, donde surgió la denuncia respecto del dinero recibido por Vicentin, cuyos compromisos pendientes –además—representarían el 20 por ciento del patrimonio de la entidad. Si bien Pollicita apoyó su dictamen inicial en ese reporte, al que se puede acceder desde la página web de la fuerza política que integra Lozano, Unidad Popular, el juez dice que quiere ver el original. 

Como informó Página/12, uno de los argumentos del informe es que el préstamo cuestionado “superó los límites a los que podía acceder la firma en función de la normativa del Ente Regulador para las Grandes Empresas y sin fundamento alguno habría obtenido una refinanciación sin hacer las cancelaciones correspondientes para encuadrar en la normativa vigente, lo cual habría sido posible gracias a los vínculos del empresa con funcionarios del anterior gobierno nacional y del BNA, y a sus aportes proselitistas a favor de la Coalición Juntos por el Cambio, que la ubican como principal contribuyente”. En efecto, Vicentin fue la principal aportante a la campaña de Macri.

Ercolini también pidió, según informaron a Página/12 allegados a la causa, toda la normativa sobre préstamos y la carpeta crediticia correspondiente a Vicentin, requirió informes a la AFIP sobre la situación de la firma y de las empresas vinculadas a ella, también datos sobre la composición societaria, al Banco Central si tuvo información acerca la situación de la compañía, el expediente del concurso de acreedores y que la Unidad de Información Financiera le diga si recibió reportes de operaciones sospechosas sobre la empresa.

El documento de Lozano advertía también que la decisión de otorgar el préstamo no fue tomada en un acto administrativo del directorio del banco sino que aparece como si corriera por cuenta de las gerencias. “Es decir, las autoridades políticas del banco en la gestión anterior no quisieron dejar huellas respecto de esta decisión”, señalaba. “En las múltiples reuniones que existieron con la empresa Vicentín –describe-- para tratar de imponerle la necesidad de volver a encuadrarse en la normativa, frente a las exigencias de los funcionarios del banco, los dueños de la firma cruzaban del Banco Nación a la Casa Rosada para hablar directamente con la Presidencia. Eso luego se transformaba en un llamado de la Presidencia de Mauricio Macri al ex Presidente del Banco González Fraga quien se encargaba de llamar la atención de los funcionarios del banco para que se allanaran a los requerimientos de la empresa”.

El incumplimiento de Vicentin con los pagos de su deuda con el BNA son simultáneos con las Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (PASO) y poco después se declaró en “estrés financiero”. A la campaña de Juntos por el Cambios aportó 13.500.000 pesos. Para el fiscal Pollicita esa circunstancia no se correspondía con el crecimiento de su facturación que había tenido los años previos de hasta un 92.4 por ciento en 2018. Por eso busca establecer si existió una crisis “autogenerada” o alguna otra maniobra. La deuda de Vicentín con el Nación representa el 78 por ciento de todo su pasivo. A otros bancos les debe cifras menores. Hoy la mayoría de sus plantas no tienen actividad. 

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ